Las imágenes satelitales del Instituto Brasileño de Pesquisas Espaciales (INPE), un órgano gubernamental, dieron del catastrófico panorama: en los primeros cuatro meses de este año fueron talados 1.202 km2 de selva en la Amzonia brasileña. 

Se trata de un nuevo récord de deforestación que revela una tendencia preocupante tras los devastadores incendios que afectaron a esa región en 2019.

Entre enero y abril de 2020 se registró a un aumento de 55% con relación al mismo período del año pasado y es la cifra más alta para el período enero-abril desde 2016, cuando se iniciaron las mediciones.

Le puede interesar: Amazonia colombiana concentró 85 por ciento de la deforestación durante último trimestre de 2019

Estos datos cuestionan nuevamente la política del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro respecto a la protección de la mayor selva del planeta, de la que Brasil alberga el 60%. 

Bolsonaro, un escéptico del cambio climático, generó indignación en la comunidad internacional el año pasado al minimizar los incendios forestales que afectaron la Amazonía entre mayo y octubre. 


La mayoría de incendios son provocados para dar paso a la agricultura intensiva y la ganadería. Foto: Víctor Moriyama / Greenpeace 

Solo en 2019, los incendios contribuyeron con la pérdida de 10.123 km2 de bosques en la región amazónica brasileña, superando por primera vez desde 2008 la marca de los 10.000 km2.

La tendencia para 2020 es aún más preocupante debido a que el período de incendios comienza apenas en mayo, con el inicio de la estación seca. 

Si la Amazonía vuelve a registrar incendios gigantescos este año, 2020 podría romper todos los récords de deforestación. 

Le recomendamos: “Tumben el bosque”: la sentencia macabra de las disidencias de las Farc a la Amazonia

La deforestación es provocada en gran parte por la actividad de madereros ilegales, la minería y la agricultura en áreas protegidas. 

Tras derribar los árboles, los invasores los dejan secar y los prenden fuego para despejar los terrenos. 

Bolsonaro pretende abrir más áreas protegidas a la actividad económica, alegando que los indígenas deberían poder explotar económicamente sus tierras ancestrales.


Los acaparadores ilegales de tierra generan incendios para ir abriendo lotes que después puedan explotar. Foto: FCDS.

El jueves, el mandatario firmó un decreto que autoriza a las Fuerzas Armadas a combatir la deforestación ilegal y los incendios forestales entre el 11 de mayo y el 10 de junio, en áreas protegidas, reservas indígenas y otras tierras de la federación dentro de la región amazónica. 

Grupos ambientalistas, sin embargo, sostienen que una estrategia más efectiva consistiría en aumentar el presupuesto y el número de funcionarios en las agencias ambientales