En momentos en que el clima está cambiando, la tierra se calienta, las especies se extinguen y se anuncia que los mares empezarán a cambiar de color, entre muchos otros efectos generados por el calentamiento global, se lleva a cabo una nueva versión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

En el encuentro, que se desarrolla en Nairobi- Kenia, se presentará un plan de acción para encaminarse hacia un futuro sostenible, tal como lo contempla la Agenda 2030.

Son varios los temas que están sobre la mesa en este encuentro, que se extiende hasta el próximo viernes 15 de marzo, entre ellos: la adopción de patrones de consumo y producción sostenibles, la protección de los ecosistemas marinos de la contaminación, la reducción del desperdicio de alimentos y la promoción de la innovación tecnológica para combatir el cambio climático.

Uno de los puntos a trabajar es cómo se combate el hambre. De acuerdo con el informe de Perspectivas sobre el Medio Ambiente Mundial (GEO-6), para que 10 mil millones de personas coman adecuadamente en 30 años, se tendrá que aumentar un 50% la producción de alimentos, sin que las presiones climáticas crezcan a la par. Esto significa que se deben generar alimentos con mayor eficiencia y resiliencia, y que las personas asuman dietas más sostenibles.

Le puede interesar: Un encuentro por el medio ambiente

Pero no solo el consumidor tendrá que poner de su parte, también deberán hacerlo los productores o agricultores a quienes se les deben brindar incentivos que les ayuden a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, y a hacer un uso eficiente de la tierra y del agua; a la vez que se debe reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Actualmente 33% de los mismos se pierde o se desperdicia.

Otro tema de gran interés y que será debatido en la Asamblea es el de la producción de energía renovable, dado que aún el mayor volumen de energía usado en el mundo proviene de combustibles fósiles; pero tal vez lo más grave es que todavía 1.000 millones de personas carecen del servicio eléctrico en sus hogares.

En el marco de la reunión se determinará la agenda ambiental global, a la vez que se presentarán nuevas investigaciones sobre el estado del medio ambiente y posibles soluciones a los principales desafíos que hay en esta materia. Las decisiones de la Asamblea tienen gran impacto en el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Un informe de ONU Medio Ambiente elaborado para ser presentado en la Asamblea, indica que el valor de los servicios ecosistémicos perdidos entre 1995 y 2011 se ubica entre 4 billones de dólares y 20 billones de dólares.

De igual forma, indica que las prácticas agrícolas están ejerciendo cada vez más presión sobre el medio ambiente, con un costo estimado de 3 billones de dólares por año, y estima los costos relacionados con la contaminación en 4,6 billones de dólares al año.

"Como nunca antes, el momento de actuar es ahora", dijo el presidente de la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente y Ministro de Medio Ambiente de Estonia, Siim Kiisler. “Sabemos que podemos construir sociedades más sostenibles, prósperas e inclusivas con patrones de producción y consumo sostenibles que aborden nuestros desafíos ambientales y no dejen a nadie atrás. Pero tendremos que crear las condiciones para que esto suceda. Y tendremos que hacer las cosas de manera diferente", añadió.

Escenario de tecnología e innovación

La tecnología jugará un papel importante en este encuentro, pues será escenario para la Exposición de Innovación Sostenible en donde se presentarán los últimos avances científicos, con más de 40 tecnologías e inventos ambientales que podrán ser apreciados por los más de 1.400 asistentes, entre jefes de Estado, ministros de medio ambiente, líderes de empresas multinacionales, ONG y otros actores interesados en alcanzar compromisos globales a favor de la protección del medio ambiente.

Lea también: Ecoinnovación ganan el medio ambiente y la economía

Es claro que este encuentro será determinante en los lineamientos que se den alrededor de la producción y el consumo sostenibles, los cuales se relacionan con el ciclo de vida de las actividades económicas, el cual pasa por la extracción, procesamiento de materiales y productos, y el posterior uso y descarte de los bienes.

Hemos crecido a expensas de nuestro planeta. Si queremos garantizar un futuro sostenible, debemos trabajar unidos para transformar nuestros patrones de producción y consumo”, dijo Joyce Msuya, directora Ejecutiva Interina de ONU Medio Ambiente.

Bajo el lema “Piensa en el Planeta. Vive Simple”, los Estados miembros de la Asamblea trabajarán en resoluciones audaces para estimular patrones sostenibles en todo el mundo a través de políticas transformadoras, tecnologías seguras para el medio ambiente, nuevos esquemas de financiación, educación, investigación y desarrollo, y otras estrategias creativas.