A Connor Berryhill un viaje a Hawái le cambió la vida. Tenía solo cinco años y al observar una foca monje salvaje durante una caminata por la playa, decidió investigar más sobre esta especie en peligro de extinción. 

Al percatarse que estos animales sufrían graves afectaciones por las basuras que la gente arrojaba en las playas, al igual que por las redes de pesca que eran desechadas, decidió emprender su misión de limpiar los océanos. 

La cruzada de este niño, que ahora tiene 11 años, se ha convertido en la inspiración para otros menores que se han dado a la tarea de limpiar las playas con sus propias manos. Se estima que alrededor de 60.000 niños le han acompañado durante los últimos seis años en esta causa

Le puede interesar: A finales del siglo, el color de los océanos no será el mismo

“Estamos creando la próxima generación de guerreros de los océanos", señala el menor, que creó una fundación sin ánimo de lucro denominada MicroActivist con la que ha logrado llevar su misión a gran escala. 

Las jornadas de limpieza son adelantandas en diferentes partes del mundo. Foto: MicroActivist.

Módulos educativos para los salones de clase, programas de estudio para el hogar y micro-movies en las que se dan a conocer videos y películas sobre el mundo que vive debajo del mar, al igual que colecciones de libros, son otros de los servicios que ofrece esta fundación. 

“Las limpiezas de MicroActivist eliminan la basura de la playa, pero también hacen que los niños se enamoren del océano y se conviertan en guerreros del océano para siempre”, escribió en su página web.

Le sugerimos: El olvido, otra amenaza contra los océanos

Sin embargo, su amor por el agua nació hace mucho tiempo atrás. Cuando tenía 10 meses ya asistía a clases de natación. Se destacó tanto que su entrenador afirmó nunca haber visto a un niño tan cómodo en el agua como Connor. 

Sus padres afirman, además, que a este niño, oriundo de California, Estados Unidos, siempre le gustaron más los documentales sobre los océanos que los dibujos animados. 

"Nos esforzamos para hacer de cada limpieza una experiencia única y divertida que los niños nunca olvidarán, con el fin de mostrar a los menores porque es muy importante eliminar y reducir la basura de los océanos", puntualiza Connor que logró con su ímpetu despertar la conciencia del mundo.