Luego de casi un mes de haberse decretado en la capital del país la alerta amarilla por mala calidad del aire, por fin los niveles de concentración de material particulado en la atmósfera comenzaron a descender. Los cambios en los regímenes de vientos y las lluvias de las últimas horas en varias regiones del país han permitido esta reducción.

De acuerdo con la Secretaría de Ambiente del Distrito, las modificaciones en las condiciones meteorológicas han hecho que partículas de incendios forestales no estén siendo transportadas en grandes proporciones hacia la ciudad, lo que hoy permite de los habitantes de la ciudad respiren un aire más limpio. Esta es una muy buena noticia en épocas de coronavirus. 

Bogotá en medio de la cuarentena, este martes 31 de marzo. Foto: Guillermo Torres

Las condiciones generales de las 13 estaciones de la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá son positivas este miércoles. Las estaciones de Tunal y Guaymaral tienen un reporte favorable (azul), mientras en las otras 11 es moderado (verde). 

La entidad afirmó que los monitoreos continúan de manera permanente y se espera que estas circunstancias climáticas y atmosféricas se mantengan durante las próximas horas, para que la condición del aire continúe mejorando.

Le recomendamos: “La mala calidad del aire es el mayor problema ambiental de los bogotanos”: Carolina Urrutia

Según Daniel Bernal, experto en calidad del aire, todo indica que a partir de ahora las condiciones favorables se mantendrán para la atmósfera de la ciudad. "Sigue mejorando la calidad del aire. Ahora el panorama es verde y esto es bueno para la salud", manifestó, al indicar que el cambio ha sido radical y que, según los pronósticos, la nube de material particulado que se había posado en las últimas semanas sobre la capital, seguirá disminuyendo. 

El cambio en las condiciones del aire se comenzó a registrar este martes cuando al finalizar la tarde la Red de Monitoreo monstró todas sus estaciones en verde, una situación de que no se presentaba desde el pasado 23 de marzo en la mañana, cuando se pensó que el panorama empezaba a aclararse. Sin embargo, dado que se continuaron presentando incendios en varias regiones del norte y oriente del país, así como en Venezuela, la condición volvió a empeorar.

Ahora, con el cambio en la dirección de los vientos y a las lluvias que se registran en varias regiones del país, especialmente en la Orinoquia, aunado a las restricciones producto de la cuarentena, las condiciones evidencian la mejoría.

Mapa de calidad del aire en Bogotá, miércoles primero de abril. Imagen: Secretaría de Ambiente

Pero si bien el panorama es positivo, la entidad ambiental aclaró que para levantar la alerta amarilla, que se impuso en la capital desde el pasao 5 de marzo, se necesita una tendencia a la baja en la mala calidad del aire durante 48 horas constantes.