Es de tal magnitud el incendio que a esta hora devora los parques nacionales tanto de la Macarena como de Tinigua que el Procurador General de la Nación tuiteó cerca de la medianoche de este sábado que ordenaba a su delegado de Asuntos Ambientales instaurar una denuncia penal y constituirse en representante de la naturaleza como víctima, "para que se investigue si hubo manos criminales en el incendio en Caño Cristales en la Serranía de La Macarena".

Los incendios en la Amazonia y la Orinoquia colombiana no dan tregua. Tinigua arde desde hace ocho días y ahora, las redes sociales reportan desde el sábado cómo las llamas se acercan a Caño Cristales, en la Sierra de la Macarena, un ícono de la biodiversidad y del turismo en el país, lo que encendió las alarmas de diferentes autoridades y sociedad civil. 

Una de las emergencias se registra en la vereda La Cristalina, municipio de La Macarena, en donde, según los organismos de socorro, se han consumido más de 10 hectáreas. La Defensa Civil, junto con los bomberos trataban de controlar las llamas en la tarde del sábado. 

En otro extremo se dio la alerta de incendio en el municipio de Cabuyaro, en donde la situación es aún más compleja y las llamas parecen no tener control. Según Jorge Diaz, comandante de la Defensa Civil del Meta, la situación en este punto es complicada, pero trabajan para tratar de sofocar y controlar el fuego.

La Defensoría del Pueblo, calificó estos hechos como un atentado contra la humanidad. A través de redes sociales, la entidad afirmó que se están  excediendo todos los límites.

Esto se suma al difícil panorama que se observa en el Parque Nacional Natural Tinigua, en donde los niveles de deforestación tienen alarmadas a las autoridades que han iniciado una serie de operativos para tratar de recuperar este ecosistema que, según dijeron fuentes oficiales, ya ha perdido más de 1.900 hectáreas por esta causa. Tras la deforestación llegan los incendios porque los bosques se queman para luego ser aprovechados.

Según el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, estas áreas estarían siendo siendo utilizadas por las disidencias de las FARC para sembrar coca. "Están desforestando para sembrar coca, están desforestando para seguir matando y para seguir acabando con el medio ambiente”, explicó el funcionario. De acuerdo con el reporte entregado por Trujillo, 15 personas han sido capturadas y cinco menores de edad quedaron a disposición de la Policía de Infancia y Adolescencia.

Por ahora las autoridades no han cuantificado las gigantescas afectaciones generadas por las conflagraciones, lo cierto es que ya se completan ocho días desde que en cumplimientos de monitoreos, en el marco de la Operación Artemisa, la Fuerza Aérea detectó este incendio forestal de grandes proporciones en este parque ubicado entre la sierra de La Macarena y la cordillera Oriental. El incendio fue detectado pasado domingo, 16 de febrero. Las llamas han alcanzado tales proporciones que a pesar del trabajo conjunto de los organismos de socorro junto con la fuerza pública, no han podido ser controladas. 

Le recomendamos: La impresionante deforestación en el Parque Tinigua

La proporción de los incendios en esta región del país es tal que ha generado una importante afectación en la calidad del aire en Bogotá, según lo manifestó Daniel Bernal, ambientalista y experto en estos temas. Bernal aseguró que el sábado en la mañana se registró mala calidad del aire especialmente en el suroccidente de la capital, con estaciones que reportaron peores valores que los del viernes. Con esto, dijo, se reafirma que la contaminación que se ha vuelto a acentuar en algunas zonas de la ciudad obedecen a los incendios que se registran en la serranía de la Macarena.