Seis días completan los incendios en el sector conocido como San Pedro de la Sierra, en jurisdicción del municipio de Ciénaga (Magdalena). El difícil acceso, los fuertes vientos y las altas temperaturas se han constituido en los principales obstáculos para poder sofocar las llamas. 

Le puede interesar: En video: ¿habrá ecoturismo en el Tayrona?

Al lugar no pueden ingresar los vehículos de bomberos y a pie también es complejo llegar debido a lo escarpado del terreno. Ante este panorama las comunidades vienen solicitando el apoyo aéreo de helicópteros dotados con bambi bucket para apagar las conflagraciones que, por el momento, han arrasado con varias hectáreas de cultivos de limón, guayaba, café y mango, dejando a los campesinos que residen en la zona sin sustento. 

El fuego está acabando, además, con la vegetación nativa propia del bosque seco tropical y, por ende, con el hábitat de especies como monos, armadillos, iguanas, guacamayas, boas, ardillas y osos perezosos, situación que pone a estos animales en riesgo. 

Rodolfo Tafur, habitante de San Pedro de la Sierra, aseguró que hasta ahora el daño ambiental es grande, debido a que varios cerros se han quemado. "Estos incendios comienzan en la parte plana, en cercanías de la carretera negra y se van extendiendo poco a poco hasta llegar a las fincas y los bosques. Inician en los grandes terrenos que hay en la entrada de San Pedro, donde hay quema de basuras", afirmó el labriego al periódico El Informador. 

Tafur enfatizó que la culpa no era de los campesinos, sino personas ociosas que le prendían candela a lotes baldíos o que arrojaban desechos como vidrios que, con las altas temperaturas, se constituían en focos de conflagraciones. 

Le sugerimos: Por la vía jurídica, indígenas de la Sierra Nevada piden protección de sus derechos

Los bomberos del municipio de Ciénaga (Magdalena) y la Defensa Civil, junto a los campesinos del lugar continúan intentando extinguir las llamas, pero sus esfuerzos parecen insuficientes.  

Hace un par de días se había registrado otro incendio en sector conocido como El Marañón, también en Ciénaga, en donde resultaron afectadas un poco más de 60 parcelas en estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta. 

Hasta el momento no hay una cifra oficial sobre el número de hectáreas consumidas en ese sector. Se investiga que o quiénes pudieron haber provocado la emergencia. 

Las autoridades estiman que hasta el momento más de 1.000 hectáreas han sido arrasadas por los incendios en los 29 municipios del departamento del Magdalena, incluido Santa Marta.

En Guasca y Puerto Gaitán también hay emergencia

Por lo menos 30 hectáreas de bosque han sido consumidas por el fuego en la vereda Mariano Pérez del municipio de Guasca (Cundinamarca).  

El incendio fue provocado por miembros de la Dijín de la Policía, a quienes las llamas se les salieron de control al momento de incinerar un laboratorio para el procesamiento de coca que fue encontrado en una finca de propiedad de la familia de Fernando Sanclemente, actual embajador colombiano en Uruguay.

El Cuerpo de Bomberos de Bogotá, la Defensa Civil, la Cruz Roja y organismos de socorro de La Calera, Cajicá y Guasca han atendido la emergencia que aún no podido ser controlada debido a los fuertes vientos y las altas temperaturas. 

"Hemos colocado de manera estratégica varias piscinas con agua con el propósito de crear una red hidráulica que nos permita sofocar más efectivamente el incendio", indicó Álvaro Farfán, delgado del Cuerpo de Bomberos de Bogotá. 

Entre tanto, en el departamento del Meta también se registra un incendio de grandes proporciones en límites entre Puerto Gaitán y Mapiripán, que, según la Defensa Civil, ha consumido hasta ahora 40.000 hectáreas de sabana. 

En la extinción de las llamas trabajan 40 unidades de bomberos y de Defensa Civil, sin embargo, las difíciles condiciones topográficas y la escasez de agua en el sector han impedido controlar la conflagración.