Dantas, venados, güagüas y chaquetos van y vienen dejando registros de su maravilloso día a día en cámaras trampa, ignorando que a pocos kilómetros las motosierras avanzan a pasos gigantescos sobre su hábitat natural.

Así lo evidenció la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible que instaló diez de estos aparatos de monitoreo en el área de conectividad entre los Parques Nacionales Naturales de La Macarena y Chiribiquete, dos de las víctimas recientes de la deforestación en Colombia.

Le puede interesar: ¡56 animales silvestres ahora son libres!

En sobrevuelos de hace menos de un mes, la Fundación captó imágenes aterradoras de la situación actual en ambas áreas protegidas.

En el costado suroccidental de Chiribiquete, declarado recientemente como Patrimonio de la Humanidad, cuatro potreros de más de 900 hectáreas marchan hacia el hogar carijonas, huitotos y urumis, pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

Cuatro inmensos potreros en La Macarena lucen hoy como un cementerio de bosques. Cultivos ilícitos y latifundios de ex guerrilleros hacen parte del panorama del parque, parecido al paso arrasador de un gigante dinosaurio que dejó profundas cicatrices en los bosques amazónicos.

En contexto: Chiribiquete, un tesoro amenazado por la deforestación

En 2017, La Macarena fue el Parque Nacional más deforestado del país, con una pérdida de 3.576 hectáreas de bosque.

Según Rodrigo Botero, Director de la FCDS, la zona comprendida por los parques La Macarena, Chiribiquete y Tinigüa es la más crítica por deforestación en el país.

"La deforestacion creciente en la zona de conectividad biologica entre La Macarena y Chiribiquete ha intensificado la presión sobre la fauna local, en particular sobre poblaciones que son claves en la dispersión de semillas que permiten el flujo genético entre estos ecosistemas", dice.

De acuerdo con Parques Nacionales Naturales, las expediciones científicas en Chiribiquete han arrojado registros de 4.854 animales de 1.676 especies (8 carnívoros, 7 primates y 382 aves), de las cuales 57 eran desconocidas, 5 endémicas y 32 posibles nuevas especies para la ciencia.

En La Macarena la entidad cuenta con registros de 456  especies de aves (27 por ciento de toda la avifauna colombiana) de  las Guyanas, Amazonas y hasta la región Andina, además de otros animales como tortuga terecay, mono capuchino, mono aullador, danta, paca común y nutria gigante.

También puede leer: El manifiesto contra la deforestación de La Macarena que pocos escucharon

Jaguares, dantas y nutrias gigantes de Chiribiquete han sido estudiadas gracias al aporte de las cámaras trampa que desde hace 15 años sirven de herramienta a  biólogos e investigadores para saber más de la vida salvaje en el mundo.

Estos aparatos cuentan con sensores que permiten que se dispare la cámara cuando algo se mueve. Actualmente capturan fotos y vídeo.

Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.