En el cierre de la primera fase de la Gran Alianza contra la Deforestación, proyecto de SEMANA, el gobierno de Noruega y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, las antiguas y nuevas generaciones de ambientalistas en Colombia tuvieron la oportunidad de debatir sobre el estado actual de los recursos naturales, en especial el de los bosques, además del compromiso de los ciudadanos por salvaguardarlos.

Por parte de la vieja guardia, Manuel Rodríguez, primer Ministro de Ambiente de Colombia y actual presidente del Foro Nacional Ambiental, aseguró que la política forestal global fracasó, argumentando que el planeta pierde al año más de 13 millones de hectáreas de bosque. Sin embargo, destacó que hay nuevos fenómenos de conciencia ambiental que indican un éxito por parte de los ambientalistas, como es el caso de la niña sueca de 16 años que reta a los dirigentes de su país a concretar acciones en defensa del verde.

Foto: Movimiento Ambientalista Colombiano.

Por su parte, Juan Pablo Ruiz, economista, ambientalista y consultor internacional, afirmó que el principal agente deforestador en Colombia es el Estado, que ha favorecido la destrucción de los bienes ecosistémicos para titular tierras. “En la Amazonia, la ausencia del gobierno podría ser una consecuencia de una política de ocupación del territorio. Además, el país sigue retrasado al seguir hablando solo de disminuir la cantidad de hectáreas deforestadas y no en aumentar la superficie de bosques”.

Puede leer: Pasos de fauna, una apuesta por la vida silvestre

Ante esto, Camilo Prieto, Director del Movimiento Ambientalista Colombiano, organización que promueve la preservación y protección del ambiente desde una perspectiva territorial y de derechos desde 2013, recalcó que esa nueva ola de jóvenes con espíritu verde es producto de las semillas de esperanza y sueños sembradas por los primeros ambientalistas, como Rodríguez y Ruiz.

“Estamos construyendo sobre lo que nos han enseñado las grandes eminencias del ambientalismo. No considero que todo ese trabajo haya fracasado, ya que sí ha sembrado una motivación y un espíritu colaborativo enorme entre los jóvenes. El reto está en vencer el escepticismo y en aprender trabajar unidos”, dijo el experto.

Sin embargo, indicó que las acciones en pro de la protección de los recursos naturales en Colombia tienen como protagonistas indiscutibles a las mujeres. “El género femenino tiene una profunda vinculación con el cuidado y protección de la naturaleza. Las mujeres son mucho más evolucionadas que los hombres en esta materia y sienten un arraigo marcado hacia la defensa de la vida. Las jóvenes, indígenas, afrodescendientes y campesinas están más conectadas con los recursos naturales”.

El Movimiento Ambientalista Colombiano es un vivo ejemplo de lo anterior. A la fecha, la organización cuenta con 318 voluntarios, de los cuales 270 son mujeres (85 por ciento), personas comprometidas desde su sentir con el cuidado de la Tierra, que aportan al mejoramiento de las situaciones ambientales conflictivas y al manejo adecuado del potencial ambiental.

Camilo Prieto, director del Movimiento Ambientalista Colombiano. Foto: Guillermo Torres/Semana.

Este grupo, conformado en su mayoría por personas jóvenes, desde 2016 ha sembrado 27.523 árboles en diferentes partes del país, y participa en procesos de sensibilización sobre reforestación, cambio climático, consumo responsable, seguridad alimentaria, minería, uso del suelo, entre muchos más.

“Las nuevas generaciones han comprendido cada vez más que son herederas de un siglo que no dimensionaba lo que es la relación del sujeto con una interacción de diálogo. Antes solo se pensaba en la apropiación, toma y transformación del territorio, y no en el cuidado del ambiente. Las mujeres están liderando ese cambio”, complementó el también médico cirujano.

Unidos contra la deforestación

Para Prieto, el principal problema ambiental en Colombia no es el fracking, la minería ilegal o los hidrocarburos: es la deforestación, accionar que cada día acaba con más de 611 hectáreas de bosque en el territorio nacional. “Sin embargo, los otros temas han sido más polémicos y sí llenan auditorios. Con la deforestación, la gente aún no se ha movilizado ni levantado su voz, a pesar de ser la principal generadora de Gases Efecto Invernadero. Es hora de pasar de expresarnos sólo en las redes sociales y empezar a concretar acciones”.

Le sugerimos: “Presidencia debe formular una política de Estado para proteger la Amazonia”: Procuraduría

Como la mayoría de ambientalistas, el director de este movimiento juvenil está en contra de la meta de deforestación planteada en el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno del Presidente Iván Duque, la cual pretende que la tasa no supere el 23 por ciento (220.000 hectáreas) durante los próximos cuatro años. “Es una meta de desaceleración en el vacío, una clarificación del gobierno ante las mafias de la deforestación. No podemos ceder ante eso ni claudicar en el intento”.

Foto: Movimiento Ambientalista Colombiano.

Le hizo un llamado directo a la Procuraduría General de la Nación para que tome medidas drásticas contra los protagonistas de la deforestación, en especial en la Amazonia y Orinoquia. “Tenemos que exigirle resultados a la Procuraduría contra los funcionarios públicos involucrados dentro de esas redes mafiosas de deforestación. El país necesita una entidad de control que no solo genere debates, sino que tome acciones concretas y haga investigaciones”.

Los voluntarios del movimiento han sentido la presión de diferentes fuerzas ilegales en las regiones. “En Colombia sí existen estímulos estatales que inciden en la deforestación. En Chocó, por ejemplo, tumban bosque para cultivar coca buscando que el Estado pague por hacer la sustitución y reconvención. Varios de nuestros voluntarios en Bahía Solano han tenido que migrar por las presiones de esas organizaciones criminales, quienes no están de acuerdo con el trabajo social y ambiental”.

Pedagogía

Además de las siembras de árboles, los 318 voluntarios de la organización ambiental participan en proyectos como la instalación de paneles solares en las rancherías de La Guajira y Puerto Carreño, campañas de educación ambiental para disminuir el consumo de plástico y mejorar la calidad del aire, restauración ecológica del bosque seco tropical y ganadería sostenible.

Foto: Movimiento Ambientalista Colombiano.

“En Coello (Tolima) ya iniciamos con la recuperación de un terreno que fue destinado a la ganadería extensiva, en el cual sembraremos cerca de 8.000 árboles del bosque seco tropical, uno de los ecosistemas más amenazados en el país. Con varias comunidades del municipio, llevamos a cabo transiciones socioecológicas para que aprendan a realizar una ganadería sostenible. El país necesita poner en marcha más procesos de pedagogía sólidos y no quedarse esperando a que el Estado resuelva todos los problemas”.

Le puede interesar: “En la Amazonia no hay Estado”: Rodrigo Botero

Por último, Prieto informó que realizará varios Facebook Live con los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, donde la tala de árboles y la Reserva Van Der Hammen serán grandes protagonistas. “También tenemos contemplado llegar a la Amazonia, en especial a Caquetá, para dialogar con los aspirantes a alcaldes y gobernadores y conocer sus estrategias de lucha contra la deforestación. Este año de elecciones es fundamental para combatir la problemática”.

Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.