Mientras que el acaparamiento de tierras, la ganadería extensiva y los cultivos ilícitos son los principales motores de la deforestación en la Amazonia colombiana, en el Pacífico la motosierra está asociada directamente con la minería ilegal de oro, actividad que en Colombia mueve más de 1.200 millones de dólares al año.

Chocó es el principal centro de operación de la minería ilegal y la deforestación en el Pacífico. Según la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga, es el departamento con mayor cantidad de área destinada a la explotación de oro de aluvión en el país, con más de 33.000 hectáreas.

Por su parte, acorde con el Ideam, Chocó está entre los cinco territorios más afectados por deforestación a nivel nacional. Los informes del Ideam revelan que en 2017 perdió más de 10.000 hectáreas de bosque, mientras que entre abril y junio de 2018 concentró 43 por ciento del total de alertas tempranas por deforestación, la cifra más alta en esa época.

Le sugerimos leer: Golpe a minería ilegal en Antioquia

Para sacar un solo gramo de oro es necesaria la participación mínima de cuatro personas y una retroexcavadora, quienes remueven seis toneladas de suelo y bosque. Luego construyen una piscina artificial, donde aplican 1.000 litros de agua por segundo y cinco gramos de mercurio, una de las 10 sustancias químicas que más afectan la salud y que envenena los ríos y el suelo. Así lo estima la Dirección de Carabineros.

Las Fuerzas Militares pusieron fin a las operaciones ilegales de las 35 unidades productoras mineras. Según la Policía Nacional, toda la maquinaria que se encontró en las minas, está avaluada en 11.000 mil millones de pesos. Foto: Fuerza Aérea.

Con el fin de darle un vuelco a la actividad que está acabando con el bosque húmedo del Pacífico, uno de los mayores hervideros de biodiversidad a nivel mundial, las Fuerzas Militares tienen una batalla frontal contra la minería ilegal, un negocio que alimenta las finanzas de los grupos armados al margen de la ley que hacen presencia en la región.

En días pasados, la Policía Nacional, en coordinación con el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea y la Fiscalía General de la Nación, identificó 35 minas ilegales ubicadas en los municipios chocoanos de Paimadó y Cantón de San Pablo, que afectaban la calidad de las aguas del río Quito y la quebrada Managrucito, dos afluentes del Atrato, único río en el país declarado como sujeto de derechos.

Le puede interesar: La impotencia de controlar la minería ilegal en el Amazonas

En el operativo conjunto, las Fuerzas Militares pusieron fin a las operaciones ilegales de las 35 unidades productoras mineras, destruyendo 10 dragas, 10 excavadoras, tres motores y varias máquinas utilizadas para la extracción ilegal de minerales. Según la Policía Nacional, toda la maquinaria está avaluada en 11.000 mil millones de pesos.

Por su parte, la Fuerza Aérea informó que las minas y la maquinaria destruida le representaban ganancias superiores a los 16.000 millones de pesos al grupo armado organizado del Clan del Golfo, estructura “Héroes de Jesús Carretera". Esta banda criminal obtiene sus finanzas de la minería ilegal y del narcotráfico.

“Las 10 dragas, 10 retroexcavadoras y tres motores empleados en esta práctica ilícita, contaminaban gravemente las fuentes hídricas del departamento. Por medio de aeronaves e inteligencia del Comando Aéreo de Combate, establecimos que más de 550 hectáreas estaban siendo afectadas por el accionar de la minería”, aseguró la Fuerza Aérea.

Balance minero

La Policía Nacional informó que en los últimos tres años ha intervenido 380 minas ilegales en el departamento del Chocó, logrando la captura de 105 personas, destrucción de 109 dragas, inhabilitación de 68 retroexcavadoras e incautación de 35 máquinas pesadas.

Por su parte, la Fuerza Aérea informó que las minas y la maquinaria destruida le representaban ganancias superiores a los 16.000 millones de pesos al grupo armado organizado del Clan del Golfo. Foto: Fuerza Aérea.

En lo corrido de este año, las Fuerzas Militares han adelantado 175 operativos de minería ilegal en todo el país, que pusieron fin a 896 minas y arrojaron 282 personas capturadas y la destrucción de 20 máquinas pesadas y 38 dragas. “Durante 2018, hemos incautado 95 retroexcavadoras, 162 motores, 56 volquetas y 757 galones de ACPM, insumos son utilizados para la minería ilícita”, dijo la Policía.

Le recomendamos: Minería ilegal: estudio revela la peor devastación en la historia de la Amazonía

“Estos operativos contra la explotación ilícita de yacimientos mineros cuentan con minuciosas labores de inteligencia e investigación criminal adelantadas por la Dirección de Carabineros. Seguiremos realizando acciones para neutralizar y controlar estas prácticas ilegales, que ocasionan daño a los recursos naturales por medio de la deforestación, destrucción de la flora y la fauna y contaminación de fuentes hídricas con desechos estériles mineros”, puntualizó la entidad.

Control a la madera

En el municipio de Unión Panamericana, la Policía capturó a dos personas por transportar de manera ilegal 60 bloques de madera, delito relacionado con la explotación ilícita de recursos naturales.

El operativo fue realizado en el eje vial Animas Tadó. Los dos capturados no tenían permiso para transportar los 60 bloques madera, de especies como noanamo y chanú, con un un valor comercial de 2.000.000.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.