La Iniciativa Interreligiosa por los Bosques Tropicales de Colombia, (IRI-Colombia), recorrió los departamentos más afectados por el flagelo de la deforestación que causó en 2018 la pérdida de 197.159 hectáreas, según el Instituto de Hidrología, Metereología y Estudios Ambientales (Ideam), siendo la Amazonia la región más afectada con el 70,1 por ciento de esta cifra.

Ramón Guevara, quién ganó la alcaldía de San José del Guaviare, junto a su equipo de trabajo y algunos concejales y ediles electos, reafirmaron un acuerdo con IRI-Colombia que se había firmado durante la campaña electoral con la finalidad de ejecutarlo durante la administración 2020 - 2023 y que consiste en frenar la deforestación indiscriminada y la preservación del bosque que aún se encuentra en pie.

“Desde la alcaldía van a tener las puertas abiertas a las peticiones de la comunidad de incluir en el plan de desarrollo los temas ambientales y trabajaremos en contra de la deforestación de los bosques”, dijo Guevara.

Jornadas en las que participaron alcaldes, concejales electos, junto a comunidad religiosa y población en general, se dieron en los municipios donde la deforestación es el principal problema ambiental, con el objetivo de poner esta lucha dentro de las prioridades de las nuevas administraciónes. Foto: IRI-Colombia.

Guaviare fue el tercer departamento que más padeció con esta problemática ambiental en el país durante 2018 con 34,527 hectáreas, según las cifras del monitoreo de deforestación del Ideam, datos preocupantes para el obispo de la Diócesis del municipio Nelson Cardona, quien exhortó a la iglesia a profundizar en la ecología integral. “No es lo mismo que ambientalismo, ya que debemos impulsar medidas concretas para nuestra forma de vivir no necesite tumbar árboles”, dijo el prelado.

Por otra parte, Julio Roberto del Cairo, de la Corporación para la Investigación y el Desarrollo Agropecuario (CINDAP), explicó las alternativas agroforestales existentes en el territorio como el cacao, chontaduro, frutos amazónicos y dijo que esto se viene trabajando con los campesinos como alternariva económica para evitar que la ganadería extensiva, uno de los principales factores de deforestación, siga ganando territorio.

Caquetá: La zona más deforestada del país

Con 43.765 hectáreas este departamento fue en 2018 el más deforestador, con San Vicente del Caguán como el municipio con mayor pérdida de bosque y Cartagena del Chaira en el tercer lugar. Ambos sumaron el 19 por ciento del total deforestado del país.

Por esta razón, los concejales elegidos en San Vicente del Caguán, municipio que entre 2017 y 2018, según el Ideam, perdió 46.284 hectáreas de bosque, se comprometieron a luchar contra la deforestación que es causada, principalmente, para generar ganadería extensiva que viene afectando los 2,1 millones de hectáreas.

Le puede interesar: 2019: la cuota inicial para torcerle el brazo a la deforestación en Colombia

Y afirmaron que los debates ambientales estarán en el radar de la administración municipal y los integraran en la construcción del Plan de Desarrollo para los próximos cuatro años.

Entre tanto, los concejales electos de Cartagena del Chairá, hablaron sobre los efectos negativos que las acciones del hombre han causado al cambio climático y lo han venido evidenciando los campesinos de la región, que ahora cada vez deben hacer recorridos más largos por el río Caguán para pescar por el temor de los bancos de piedra que son más frecuentes, afectando la economía de las familias.

El reto es grande para los líderes de estos dos municipios, pues las prácticas de quema de bosque en verano ya son vistas como normales por los campesinos de la región que les enseñaron que, a mayor territorio, mayor productividad, por eso es normal ver potreros de de 100, 200 hectáreas con el mismo número de vacas.

Con 43.765 hectáreas San Vicente del Caguán fue el municipio con mayor pérdida de bosque durante 2018. Foto: FCDS.

Finalmente a este compromiso de los mandatarios de estas regiones, desde el Gobierno central, también se vienen adelantando acciones con el fin de frenar la deforestación al punto que en la pasada durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) en Madrid, Ricardo Lozano, ministro de Medio Ambiente hizo el anuncio de una fuerte inversión extranjera para salvar los bosques.

Noruega, Alemania y Reino Unido le entregarán a Colombia 366 millones de pesos, una de las inversiones ambientales más grandes, destinada a la lucha contra la deforestación, en una cooperación que se dará hasta el año 2025.

Ante este apoyo, Colombia se comprometió a reducir la deforestación de bosque a 155.000 hectáreas para el año 2022 y a 100.000 para 2025, entre otras obligaciones que incluyen la protección de parques naturales, procesos de restauración de bosque y la actualización catastral de las hectáreas de zonas rurales.