Los altos niveles alcanzados por las temperaturas en el extremo norte de la península Antártica en los últimos días, han provocado un importante derretimiento de hielo, según lo muestran imágenes satelitales dadas a conocer por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa), en las cuales se evidencian los dramáticos efectos de la ola de calor.

Las imágenes captadas entre el 4 y el 13 de febrero, muestran cómo amplias áreas se han derretido, producto de que las olas de calor han alcanzado niveles récord.

Isla Águila el 4 de febrero. Foto: Nasa

El 6 de febrero la base argentina Esperanza reportó una temperatura de 18,3 grados centígrados, de acuerdo con un comunicado dado a conocer por el Observatorio de la Tierra de la NASA. Esta situación provocó el desprendimiento de varios glaciares. Adicionalmente, del 5 al 13 de febrero en el extremo norte de esta península la temperatura superó los 10 grados centígrados. 

Las imágenes obtenidas por el instrumento Operational Land Imager (OLI) del satélite Landsat 8, muestran el derretimiento de la capa de hielo en la Isla Águila. Según el informe de la Nasa, la capa de nieve de la isla perdió 106 milímetros entre el 6 y el 11 de febrero.

En tan solo nueve días, cerca del 20 por ciento de la acumulación de nieve la mencionada isla desapareció por completo, alterando los ciclos biológicos para esta zona del planeta y, en consecuencia, la vida en él.

Isla Águila el 13 de febrero de este año. Foto: Observatorio de la Tierra de la NASA

De acuerdo con los análisis realizados por la Nasa, la actual ola de calor que se registra en esta región del mundo es el resultado de altas temperaturas sostenidas, que no se presentaron en el continente hasta el siglo XXI.

Sin duda, este tipo de eventos se volverán cada vez más comunes en la medida en que las temperaturas globales se incrementan. 

El informe de la Nasa también apunta a que la alta presión sobre el Cabo de Hornos en el archipiélago de Chile permitió que las temperaturas cálidas se acumularan y viajaran. "La península más septentrional de la Antártida generalmente está protegida de estas altas temperaturas debido a los fuertes vientos que cruzan el hemisferio sur, pero esos vientos eran inusualmente débiles y no podían evitar que las altas temperaturas penetraran en el extremo norte del continente", dio a conocer la Nasa.

El deshielo de la Antártida se registra con mayor intensidad desde el año pasado. Foto: AFP

No he visto a los estanques derretidos desarrollarse tan rápido en la Antártida. Ves este tipo de eventos de derretimiento en Alaska y Groenlandia, pero no usualmente en la Antártida”, meniconó Mauri Pelto, glaciólogo de la Nasa.

Con esta ola de calor, la Antártida enfrentó su tercer mayor derretimiento desde el verano de 2019 cuando grandes icebergs comenzaron a derretirse con una rapidez que se había presenciado a inicios de la década pasada.

Ante este panorama, para el próximo 24 de abril, varias organizaciones de jóvenes en el mundo están convocando a una huelga mundial para exigir acciones contra el calentamiento global. El pedagogo Julián de Zubiría fue uno de los primeros en unirse al llamado.