Como todos los años, el Parque Nacional Natural Tayrona cerrará sus puertas durante el mes de febrero, según lo dio a conocer Parques Nacionales Naturales. La decisión de suspender el ingreso de visitantes y la prestación de servicios ecoturísticos obedece a la necesidad de darle un respiro al área protegida y permitir la restauración de los diferentes ecosistemas. 

De esta forma, a partir del sábado primero de febrero y hasta el 29 del mismo mes, las puertas de este lugar estarán cerradas con el fin de que pueda recuperarse del impacto causado durante la temporada turística.

Mediante la estrategia #RespiraTayrona, la cual es concertada por la entidad con los cuatro pueblos indígenas Kogui, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo pertenecientes a la Sierra Nevada de Santa Marta, se busca que la biodiversidad presente en esta área protegida descanse. De igual forma, el objetivo es permitir la regeneración de los procesos naturales de las playas, los ecosistemas y las especies que habitan allí, así como realizar los procesos culturales de limpieza, sanación y protección ambiental y espiritual.

Le recomendamos: "Hay presión de varios grupos para modificar el plan de manejo del Parque Tayrona": Julia Miranda

De acuerdo con Parques Nacionales, se realizarán recorridos de prevención, vigilancia y control, así como actividades de monitoreo de especies silvestres de importancia ecológica, como el paujil, el caimán aguja y el jaguar, además de jornadas de captura y extracción del pez león, una especie invasora predadora voraz de peces, crustáceos y moluscos de los ecosistemas marinos.

Este periodo será aprovechado también para que asociaciones de prestadores de servicios realicen procesos de recolección de residuos sólidos en las playas y adelanten actividades que aporten al ordenamiento del ecoturismo con actores estratégicos institucionales y de la comunidad, con el propósito de lograr una mejora en el servicio, una vez entre nuevamente en funcionamiento.

#RespiraTayrona ha permitido durante los últimos años, la recuperación de los suelos, arroyos, quebradas, zonas acuáticas y el registro de fauna; lo que ha disminuido el estrés de los ecosistemas presentes en este parque natural, que se consolida como el segundo más visitado del país.