Una nueva decisión en torno a la inhabilidad del director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, tomó la Procuraduría General de la Nación, al pedirle al Consejo Directivo de esta autoridad ambiental revocar las decisiones que negaron la recusación contra Néstor Franco González y lo habilitaron para discutir el Plan de Ordenamiento Territorial y la modificación de la Reserva Forestal Thomas van der Hammen.

El pasado martes el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa y el director de la CAR, Néstor Franco firmaron los parámetros bajo los cuales se debe trabajar el POT y los nuevos lineamientos en torno al mencionado ecosistema natural, para el cual, según la concertación, la CAR le autorizó al alcalde la expansión de 1.773 hectáreas en el norte de Bogotá con la condición de que el 40 por ciento del suelo habilitado sea utilizado para vivienda de interés social (VIS) y prioritaria (VIP).

Lea también: La Van der Hammen y los cerros orientales una prioridad para Claudia López

En su solicitud, el Ministerio Público además pidió dar traslado del expediente del director de la Corporación a la Procuraduría General  para que sea este organismo el que resuelva la recusación interpuesta en su contra.

“Este organismo de control, amablemente recuerda, que en los términos de la Ley 734 de 2002, constituye falta gravísima, actuar u omitir, a pesar de la existencia de causales de incompatibilidad, inhabilidad y conflicto de intereses, de acuerdo con las previsiones constitucionales y legales. Asimismo, es falta gravísima, no declararse impedido oportunamente, cuando exista obligación de hacerlo, demorar el trámite de las recusaciones, o actuar después de separado del asunto (artículo 48 Num. 17 y 46)”, informó la entidad en una comunicación.

La Procuraduría envió una comunicación escrita al presidente del Consejo Directivo de la CAR, Efraín Eduardo Contreras, en la que enfatiza que la decisión del pasado 28 de mayo, de no aceptar la recusación formulada por la Veeduría Ciudadana para la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá D.C. Thomas van der Hammen, representa una grave violación a los artículos 6 y 122 de la Constitución Política, y al Decreto Único Reglamentario del Sector Ambiente y Desarrollo Sostenible, por que constituye una actuación sin competencia legal.

En su misiva, la entidad de control advirtió que aunque ese comité nomina al director no es su superior jerárquico, porque el funcionario como representante legal de la CAR tiene autonomía técnica, y sus decisiones, como las de los ministros, directores de departamentos administrativos y superintendentes, no pueden ser apeladas.


Parámetros definidos

Según la CAR, en los parámetros concertados se consolida la estructura ecológica principal buscando garantizar la protección de los ecosistemas presentes en la capital.

Además del tema de la reserva se concertó la consolidación de la Estructura Ecológica Principal - EEP de Bogotá, y su conexión con la Estructura Ecológica Regional, con la idea de dar cumplimiento a la sentencia del Consejo de Estado sobre el Río Bogotá, con el objetivo de garantizar la protección de esta cuenca hídrica a través de la ronda hidráulica, el parque lineal y una franja contigua a éste.

De igual forma, se acordó garantizar la conectividad de los ecosistemas presentes en los cerros orientales de Bogotá.

Le puede interesar: Cuál es el plan de Peñalosa con la Van der Hammen

Las dos administraciones concertaron también que la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá, se destinará a la habilitación de Parques Urbanos Metropolitanos, en la franja de adecuación definida en la Resolución 463 de 2005 del Ministerio de Ambiente, con el objetivo de incrementar  la oferta de espacio público para los habitantes de la ciudad.

Según la CAR, dentro del POT se incorporó la misma estructura ecológica regional establecida en los Planes de Manejo y Ordenamiento de una Cuenca (Pomca), de  la jurisdicción del Distrito.

La propuesta de revisión general del POT había sido radicada por la Alcaldía ante la CAR en noviembre del año pasado y según la Corporación, frente a la misma se hicieron observaciones y consideraciones, y los meses de abril y mayo, se llevó a cabo el proceso de concertación entre los equipos técnicos de ambas entidades, con la idea de que posteriormente el Distrito pueda continuar con el trámite legal previsto.