Las encomiendas se han convertido en uno de los métodos más utilizados por los traficantes de fauna silvestre en el mundo. Colombia no es excepción. En varias oportunidades las autoridades han descubierto especies camufladas en este tipo de envíos con destino, principalmente, a grandes ciudades como Bogotá o el extranjero.

Ranas, arañas y mariposas hacen parte del grupo de las más traficadas. No obstante, las aves ocupan un renglón importante. Una prueba de esto se pudo evidenciar en un puesto de control realizado por la Policía de Tránsito y Transporte en la vía que conduce hacia el municipio de Honda (Tolima).

Le sugerimos: Tráfico de fauna silvestre, principal detonante de enfermedades zoonóticas

En el baúl de un bus de servicio público que cubría la ruta Valledupar – Cali, los agentes sorpresivamente hallaron al interior de unas cajas que venían metidas entre costales, a cuatro loras frentiazules (Amazona amazónica), una lora frentiamarilla (Amazona ochrocephala) y cinco pericos garganta de fuego (Brotogeris jugularis). Los animales se encontraban en mal estado de salud debido al largo viaje y a las condiciones inadecuadas a las que fueron sometidos

Al percatarse de la situación, los uniformados procedieron a incautar las aves y trasladarlas hasta donde un médico-veterinario que las valoró y estabilizó.


En esta caja eran transportadas las aves que luego iban a ser vendidas. Foto: Corpocaldas. 

Posteriormente, los agentes los llevaron al Centro de Atención, Valoración y Rehabilitación de Fauna Silvestre (CAVR) Montelindo de la Coproración Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas), ubicado en la vereda Santágueda del municipio de Palestina, en donde iniciaron con los tratamientos respectivos para ser rehabilitarlos y luego, de ser posible, liberados en su hábitat natural. 

Le recomendamos: Pidieron un gato y recibieron un tigre: tráfico de fauna crece por Internet

Al igual que estas aves, la autoridad ambiental señaló que recientemente también había recibido por parte de la Policía, cinco loras frentiamarillas (Amazona ochrocephala) que habían sido incautadas por personal de la Escuela de Carabineros en el sector Sabinas.

Los animales eran transportados en una encomienda. Según el conductor del bus de servicio público que cubría la ruta Cúcuta–Cali, recibió el encargo en el municipio de Puerto Boyacá para que fuera entregado en Cali.


Las aves fueron puestas a disposición de personal especializado de la autoridad ambiental. Foto: Corpocaldas. 

De acuerdo con la Corporación, los animales traficados sufren de quebrantos de salud, muchas veces mortales, al ser sometidos a largos viajes, encerrados en bodegas sin ventilación.

Por esa razón, desde Corpocaldas instaron a la comunidad y a los pasajeros de vehículos de servicio público a denunciar el tráfico ilegal de fauna silvestre, así como a los conductores de buses que se presten para adelantar este delito, a la línea 123 o a la Línea Verde de esa Corporación 018000 968813.

Las autoridades buscan, tanto a las personas que enviaron las encomiendas, como a los remitentes para poder desmantelar las redes de tráfico existentes en varias regiones del país.