Bomberos de los municipios de Garagoa, Santa María, Guateque y Sutatenza, con apoyo de la Policía, la Defensa Civil y la comunidad de la zona se encuentran atendiendo desde el viernes un incendio forestal en la vereda La Vega de Macanal, población del departamento de Boyacá. 

Le sugerimos: Incendios en Colombia prenden un nuevo debate

El difícil acceso a la zona en donde se registra la emergencia, así como los fuertes vientos, han imposibilitado la extinción del fuego que amenaza con llegar a la reserva natural Cuchillas Negra y Guanaque, ubicada entre los municipios de Santa María, Chivor, Macanal y Campohermoso. 

Este Distrito Regional de Manejo Integrado abarca un área aproximada de 19.304 hectáreas, en su mayoría bosque nativo. Es, además, el hogar de más de 1.353 especies vegetales y 207 tipos de aves. 

"Hasta el día de hoy (sábado) ha sido imposible apagar las llamas, ya que la topografía del terreno impide que los bomberos trabajen bien, al igual que la comunidad que nos está brindando su ayuda", comentó Javier Andrés Solano, alcalde de Macanal, quien solicitó al Gobierno nacional el envío de apoyo aéreo para poder sofocar el voraz incendio.  

Germán Bermúdez, director de la Unidad Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres, informó que hasta el momento habían sido reducidas a cenizas cerca de 40 hectáreas de bosque, vegetación nativa y cultivos. De hecho, algunas viviendas tuvieron que ser evacuadas por precaución. 

Le recomendamos: Faltan bomberos para apagar tantos incendios en Colombia

"Hemos hechos los trámites ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y la Dirección Nacional de Bomberos para contar con el apoyo aéreo. Estamos a la espera del traslado del helicóptero para atender el incendio. Esperamos muy pronto poder contar con esa ayuda. Se nos ha requerido informar qué capacidad de abastecimiento de combustible hay en Boyacá y tras comunicación con el Ejército se estableció que existe una disponibilidad de 4.400 galones, por lo que está garantizado el apoyo en tierra", sostuvo Bermúdez. 

El funcionario afirmó que en la atención de la emergencia vienen trabajando más de 40 hombres de diferentes organismos de socorro. "Continuamos atentos a la atención de esta emergencia, que esperamos se pueda controlar y extinguir lo antes posible", manifestó. 

Las autoridades aseguran que luego de superada la emergencia adelantarán las investigaciones pertinentes que permitan determinar si el incendio fue provocado por manos inescrupulosas.  

Así, mientras en algunas regiones del país la temporada de lluvias comenzó a entrar con fortaleza, en otras zonas la sequía continúa generando estragos.