Reducidas a cenizas quedaron 221.906 hectáreas de bosque y vegetación nativa durante fenómeno de El Niño ocurrido entre 2015 y 2016, producto de 6.495 incendios forestales, en 523 municipios de 29 departamentos del país.

La fragilidad de los organismos de socorro para atender emergencias simultáneas o de grandes proporciones quedó al descubierto, al igual que la desidia de un gran porcentaje de los alcaldes por acatar la Ley 1575 de 2012, por medio de la cual se estableció la Ley General de Bomberos de Colombia. 

"Entre 2015 y 2016 tuvimos fines de semana en los que se registraron entre 80 a 85 incendios forestales simultáneos y hoy en día solo se nos presentan entre 4 y 5", indicó Cristian Urrego Camargo, subdirector de la Dirección Nacional de Bomberos.

Le puede interesar: Colombia podría llegar a afrontar escasez de agua por el fenómeno de El Niño

Los devastadores resultados del fenómeno anterior encendieron las alarmas del gobierno y de los entes de control. Comenzó entonces la ampliación de la cobertura de los cuerpos de bomberos en el territorio nacional, el equipamiento de los organismos ya existentes y la presión hacia la  obligatoriedad del cumplimiento de la norma para los mandatarios locales.  

Sin embargo, los esfuerzos han sido insuficientes, pues actualmente solo existen 765 cuerpos de bomberos para atender las emergencias de los 1.102 municipios de Colombia. 

"No son suficientes. La ley habla que en cada municipio debe existir un cuerpo de bomberos. Los alcaldes municipales deben propender por crearlos, pero en muchos casos hay desconocimiento de la norma o simplemente desinterés. Yo veo el tema como algo cultural, pues los mandatarios piensan más en la seguridad ciudadana (Fuerza Pública) que en la seguridad humana (riesgo de deslizamiento o fenómenos antrópicos)", apuntó. 

Le sugerimos: Época de heladas: Las zonas de Colombia en las que la temperatura podría llegar a los cero grados

Urrego afirmó que vienen trabajando, junto con Procuraduría, para intentar llamar la atención de los alcaldes con el fin de que se adapten la ley.

En este momento existen tres tipos de bomberos en Colombia: los aeronáuticos (en aeropuertos), los oficiales (28) y los voluntarios (700). Esto quiere decir que la gran mayoría depende presupuestalmente de los aportes que las alcaldías quieran darles y, por ende, son las administraciones municipales las que deciden si funcionan o no. 

Pese a este panorama, el Subdirector de la Dirección Nacional de Bomberos consideró que gracias al fortalecimiento estructural y logístico, y la amplia dotación de elementos que se ha venido realizado desde el 2014, los bomberos habían logrado ampliar su capacidad de respuesta. 

"Estamos preparados ahora sí para afrontar los incendios que sigan registrando en esta temporada de sequía", recalcó Urrego, quien a su vez dijo que aunque varios alcaldes han optado por firmar convenios, eso no era suficiente. 

"Desde el 2014, año que comenzó a funcionar la Dirección Nacional de Bomberos, hemos realizado montos de inversión que alcanzan los 150.000 millones de pesos en el fortalecimiento de los cuerpos de todo el país. Llevamos cuatro años reforzándolos y vamos por buen camino, aunque aún nos falta para llegar al ciento por ciento", expresó.