Manzanas, cebollas, tomates, champiñones, ajos, plátanos, mandarinas, uchuvas, fresas y hasta mazorcas asadas se pueden encontrar ahora en los supermercados empacados en plástico e icopor, al vacío o en recipientes elaborados con derivados de este material.

Aunque esta tendencia se viene registrando desde hace mucho tiempo, la controversia por el excesivo uso de este material revivió este jueves tras un trino realizado por el representante a la Cámara, César Pachón, quien calificó como rídículo el hecho que ahora se empaquen aguacates en plásticos al vacío. "Ahora resulta que debemos reemplazar la cáscara de los aguacates por plásticos que tardan mucho tiempo en degradarse y contaminan el medio ambiente", indicó Pachón en su cuenta de Twitter.

Las reacciones no se hicieron esperar y miles de ciudadanos empezaron a mostrar su indignación y apoyo a través de redes sociales, al punto que el hashtag #MandanCáscaraPonerPlástico se convirtió este jueves en tendencia nacional.

Los tomates son algunos de los alimentos que ahora se venden en piezas de icopor y plástico. Foto: archivo particular. 

Líderes de opinión como Daniel Samper se unieron a la causa. "Entiendo que existan productos que  deben acudir a empaques plásticos porque no hay de otra, pero ¿un aguacate?¿una mandarina?", señaló en su Twitter, no sin antes afirmar "reemplazar la cáscara por plástico: a ese nivel de idiotez hemos llegado...", comentó.

Pachón aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a la comunidad a no visitar los negocios y dejar de adquirir los productos de empresas que promueven prácticas poco saludables y excesivamente contaminantes. "Volvamos a las plazas de mercado", dijo.

El representante a la Cámara cuestionó además el pasivo papel del Ministerio de Ambiente y el Invima frente al abuso que se viene dando del plástico. Pero también puso ‘el dedo en la llaga‘ sobre un tema del que se hablado mucho, pero poco se ha hecho: la regulación de los plásticos de un solo uso.

Puede leer: Colombia quiere seguir los pasos de Europa y prohibir los plásticos de un solo uso

Salvo por la aprobación del impuesto al consumo sobre las bolsas, que comenzó a regir el  1 de julio de 2017, el país no ha logrado avanzar en la desestimulación del uso de este material. 

Las esperanzas del sector ambiental se cifran ahora en el proyecto de ley unificado que presentaron los representantes a la Cámara, Juan Carlos Losada y Harry Giovanny González, a través del cual buscan que se prohíba la producción y distribución de los plásticos de un solo uso como pitillos, copitos de oídos, platos y cubiertos desechables, guantes para comer pollo y botellas, entre otros elementos.

Losada basa su propuesta en las estadísticas que maneja la ONU Medio Ambiente que dan cuenta de que cada minuto son entregadas 1 millón de botellas plásticas, al igual que 10 millones de bolsas.

"El 78% de los plásticos que se producen en el planeta tienen un solo uso, eso quire decir que nosotros lo único que estamos haciendo es llenar el mundo de basura y, por supuesto, que desde el Congreso de la República lo que pretendemos con esta iniciativa es contribuir a que el plástico no nos termine de invadir", apuntó el congresista, quien informó que están a la espera de la fecha para el primer debate en la Cámara. 

Mazorcas asadas como esta son comercializadas en los supermercados. Foto: archivo particular.  

El representante considera que la reacción promovida por Pachón le dará aún más fuerza al proyecto de ley que viene apalancando. 

"Se hace de vital importancia que las industrias que hoy trabajan el tema del plástico puedan ir transformado sus productos de aquí al 2025, año en el que quedarían prohibidos definitivamente esta clase de elementos en Colombia. Para tal fin, deben ser utilizadas la tecnología y nuevas materias primas", resaltó. 

Les sugerimos: En ocho países del Caribe inicia la prohibición al uso de plástico y poliestireno

Losada es consciente de la gran capacidad de lobby que tiene la industria del plástico nacional en el Congreso, pero confía en que los 7 años que se le está dando a ese sector sean suficientes para tomar decisiones. 

"Es que cada vez son más los productos envueltos en plástico que no tienen ninguna necesidad de empaque. ¿El aguacate?, ¡por Dios!, por ahorrarse la pelada", apuntó. 


Ahora las mandarinas se ofertan peladas y en empaques de plástico. Foto: archivo particular.

Y es que un plástico de un solo uso puede llegar a tardar entre 100 y 1.000 años en descomponerse en los rellenos sanitarios, mientras que las cáscaras de las frutas 3 meses, aproximadamente. Por ejemplo, las bolsas de plástico se demoran cerca de 150 años en biodegradarse y las botellas fabricadas de PET o PVC podrían tomar hasta 450 años.

Sobre el particular, Carlos Alberto Robles, director del Invima, comentó que desde esa entidad se no exige que los alimentos naturales estén empacados en esta clase de material. "El Invima no está obligando al uso del plástico, lo que se dice es que, si ya no tiene materia prima, utilice un material que esté dentro de la norma”, manifestó Robles en Blu Radio.
Semana Sostenible intentó comunicarse con el Director del Invima para conocer su versión sobre este tema, pero no fue posible contactarlo. 

Se dice que envolver los alimentos en plástico ayuda a preservar los alimentos, pero esta es una técnica que tiene un alto costo medioambiental.