A partir del año 2021 en los países que hacen parte de la Unión Europea quedaría prohibida la utilización de plásticos de un solo uso. Esto quiere decir que elementos como copitos, pitillos, cubiertos, vasos y platos, entre otros productos no podrían volver a ser utilizados. 

Esta legislación, que fue aprobada este miércoles en un tiempo récord, luego de la propuesta inicial presentada en mayo por la Comisión Europea, se basa en que el 70% del plástico que termina en los océanos y en las playas proviene de esta categorías de productos. 

Le puede interesar: Mosquitos transportan partículas microscópicas de plástico por el aire

Sin embargo, a este proyecto aún le resta un largo camino para que quede en firme, pues aún requiere el aval de otras dos instituciones, el Parlamento y el Consejo de la Unión Europea, pero se espera que termine su recorrido legislativo a principios de 2019 para poder empezar a aplicarse en 2021.

"Si se mide en peso, en 2050 habría más plástico que peces en los océanos del mundo, si seguimos echando plástico al mar al ritmo actual. No podemos dejar que esto ocurra", advirtió Elisabeth Köstinger, ministra austriaca de Desarrollo Sostenible, cuyo país ejerce la presidencia pro tempore de la UE.

Cada minuto son entregadas 1 millón de botellas plásticas, al igual que 10 millones de bolsas en el mundo. De estas un gran porcentaje termina en los océanos. Foto: archivo/Semana.

Adicionalmente la Unión Europea también quiere prohibir los plásticos llamados oxodegradables que son considerados como biodegradables, aunque en realidad solo se fragmentan en partículas minúsculas, así como los vasos y los recipientes de poliestireno expandido, que suelen usarse para la comida para llevar.

El acuerdo además crea el objetivo de reciclar el 90% de las botellas de plástico antes de 2029 y fija la meta de que en 2025 la fabricación de botellas tenga un 25% de material reciclado y un 30% en 2030.

Le recomendamos: ¿Está en una relación tóxica?: la ingeniosa campaña de la ONU para ‘terminar‘ con el plástico

Con esta medida, además de la protección de los océanos, se busca alcanzar otras ventajas medioambientales y económicas, entre las que se encuentran impedir la emisión de 3,4 millones de toneladas de CO2 (dióxido de carbono) a la atmósfera, así como evitar daños medioambientales que costarían un equivalente de 22.000 millones de euros hasta 2030 y permitir que los consumidores se ahorren unos 6.500 millones de euros.

Colombia se quiere unir a la iniciativa

A través de un proyecto de ley unificado los representantes a la Cámara, Juan Carlos Losada y Harry Giovanny González, buscan que en Colombia siga los pasos de la Unión Europea.

Losada basa su propuesta en las estadísticas que maneja la ONU Medio Ambiente que dan cuenta de que cada minuto son entregadas 1 millón de botellas plásticas, al igual que 10 millones de bolsas.

"El 78% de los plásticos que se producen en el planeta tienen un solo uso, eso quire decir que nosotros lo único que estamos haciendo es llenar el mundo de basura y, por supuesto, que desde el Congreso de la República lo que pretendemos con esta iniciativa es contribuir a que el plástico no nos termine de invadir", apuntó Losada. 

Le sugerimos: Construirían carreteras de plástico que recargan los vehículos eléctricos

El representante considera que Colombia tiene que entrar cuanto antes en la onda de prevenir, a través de un consumo y una producción mucho más responsables, atendiendo, además, los compromisos adquiridos por el país en el Acuerdo de París para el 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente en el tema marino para 2025. 

"Se hace de vital importancia que las industrias que hoy trabajan el tema del plástico puedan ir transformado sus productos de aquí al 2025, año en el que quedarían prohibidos definitivamente esta clase de elementos en Colombia. Para tal fin, deben ser utilizadas la tecnología y nuevas materias primas", resaltó. 

Losada es consciente de la gran capacidad de lobby que tiene la industria del plástico nacional en el Congreso, pero confía en que los 7 años que se le está dando a este sector sean suficientes para tomar decisiones. 

Puede leer: La cruzada de un grupo de mujeres que navega hacia la "isla de basura" del Pacífico

"Los productores tienen una responsabilidad extendida, pues no es solamente producir 1.000 millones de botellas y luego hacerse los de la vista gorda sobre lo que pasa con ese plástico. El proyecto de ley incluye la incorporación de un modelo de economía circular en las empresas para que los desechos de esos productos puedan ser reutilizables el mayor tiempo posible", manifestó. 

El congresista cree que son retos para la industria del plástico demasiado enormes, pero necesarios ya que "no podemos seguir dejando que la responsabilidad de los plásticos recaiga solamente del lado del consumidor", dijo.

Le puede interesar: Más de 40 empresas británicas eliminarán los envases de plástico innecesarios

Con esta iniciativa los cubiertos y platos desechables, así como los pitillos tendrían que salir del mercado en 2020, mientras que el resto del catálogo de productos establecido en el proyecto, entre el 2022 y el 2025. Se trata de las bolsas plásticas, algunos empaques y las bombas inflables, al igual las colillas de los cigarrillos, entre otros. "La ley también cobija plásticos extendidos como el icopor que son terriblemente nocivos para el planeta. Estos pueden ser reemplazados por otros elementos, según pruebas que se han adelantado en otros países", puntualizó.

Inicialmente se contemplaba que la ley quedara en firme en 2030, pero por recomendación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en una audiencia pública la fecha fue modificada.  

*Con información de AFP.