Con casi 2.000 especies de aves reportadas, Colombia es el país con mayor diversidad de avifauna en el mundo. De este total, 82 aves son únicas o endémicas y 158 migratorias, mientras que aproximadamente 140 ya cuentan con algún grado de amenaza debido al cambio climático o las actividad del hombre.

El número de registros de aves ha venido aumentado de manera exponencial durante los últimos años no solo por el trabajo de los expertos en biología y biodiversidad. La ciencia ciudadana, conformada por personas amantes de las aves, ha jugado un rol fundamental en el estudio de este grupo de la fauna nacional.

En el Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia (SIB) aparecen más de 4,7 millones de observaciones de aves en el país registradas entre 1986 y 2019, su mayoría en las regiones Andina y Caribe y por parte de pajareros apasionados por el reino de los alados.

El pato turrio es una de las aves que más asombra por su belleza en los humedales de la sabana de Bogotá. Foto: Parque Jaime Duque.

En los últimos 34 años, Colombia ha reportado varios picos por registro de aves. 2004 es el líder indiscutible con 2.073 registros, seguido por 2008 con 1.512, 2003 con 1.454, 2002 con 1.404 y y 2018 con 1.356. El año 1993 fue el que menos registros aportó, con 73.

Le puede interesar: Los 10 animales más atropellados en carreteras colombianas

El reporte sobre el estado y tendencias de la biodiversidad continental de Colombia, Bio 2019, revela nuevos detalles sobre los registros de aves en el país, como las más vistas por la ciudadanía, las más amenazadas que se han dejado ver y las especies introducidas que aparecen en diversas zonas del territorio nacional.

La tingua bogotana es una especie en peligro de extinción que solo habita en los humedales del atiplano cundinamarqués. Foto: Parque Jaime Duque.  

Es evidente que la mayor representatividad de especímenes de aves colombianas se centra en la región Andina y la menor está en la Amazonia, Escudo Guayanés, Orinoquia, Carare-Lebrija-Nechí-Sinú, Catatumbo, Chocó y Caribe. Sin embargo, dicha representatividad debe abordarse luego con un análisis más completo que incluya las colecciones que no tienen presencia aún”, cita Bio 2019.

El reporte indica que el repositorio de ciencia participativa eBird ha contribuido con muchos de los registros de las aves en Colombia, con un crecimiento exponencial en la última década y siendo la plataforma de ciencia ciudadana que más registros aporta al SiB y con más datos de ciencia ciudadana en el país.

El cucarachero es una de las especies más vistas por los colombianos. Foto: Fundación Humedales Bogotá.

Rankings de alados

1. Las más comunes

En este grupo están las especies de aves que cuentan con una cantidad amplia de registros en los últimos 34 años (entre 1986 y 2019). “Son especies fáciles de identificar y que son constantemente reportadas por los observadores de aves, tanto principiantes como avanzados", dice Bio 2019. 

Le puede interesar: Piden comida para animales del zoológico Santacruz

El top 5 de aves comunes lo conforman: 1. Sirirí (Tyrannus melancholicus) con 64.700 registros. 2. Chulo (Coragyps atratus) con 63.851. 3. Azulejo (Thraupis episcopus) con 56.446. 4. Cucarachero (Troglodytes aedon) con 48.241. 5. Copetón o pinche (Zonotrichia capensis) con 44.597.

El azulejo, sirirí y copetón están entre las aves más observadas por la ciudadanía. Fotos: Fundación Humedales Bogotá y SDA.

2. Las introducidas

Una preocupación mundial en aspectos de biodiversidad es la invasión de especies introducidas. En Bio 2019 aparecen cuatro especies de aves introducidas ya establecidas en Colombia y otras 17 exóticas (introducidas o domésticas). 

“Se reporta un incremento de registros para este conjunto de especies denominadas raras, al estar invadiendo poco a poco los registros de avifauna en el país. El top 5 de este grupo lo conforman el ganso egipcio o ganso del Nilo (Alopochen aegyptic), pato doméstico (Anas platyrhynchos), paloma de plaza (Columba livia), capuchino tricolor (Lonchura malacca) y gorrión europeo (Passer domesticus).

Las aves introducidas incrementan su presencia en el territorio nacional. Fotos: Fundación Humedales Bogotá, CAR y Patriciass (publicada en Naturalist).

3. Las amenazadas

Bio 2019 resalta las especies endémicas y amenazadas que han contado con mayor número de registros, un top liderado por el cacique candela (Hypopyrrhus pyrohypogaster), especie vulnerable a la extinción con 3.197 registros.

Le puede interesar: Boa que escapó de sus captores volvió a la selva

Le siguen el arañero embridado (Myiothlypis conspicillata), ave casi amenazada; bangsia aurinegra (Chlorochrysa nitidissima), casi amenazada; reinita palmera (Bangsia melanochlamy), vulnerable; y la pava caucana (Penelope perspicax), en peligro de extinción.

Los registros de especies amenazadas por parte de los ciudadanos arrojan luces de esperanza. Fotos: Michael Woodruff (publicada en Naturalist), PNN y Santi MD (publicada en Naturalist).

Décadas de estudio

El conocimiento de la avifauna colombiana tuvo su primer gran hito en 1986, con la publicación de la Guía de aves de Colombia de Hilty y Brown, que abrió el camino para que el estudio ornitológico en el resto del neotrópico.

Le puede interesar: Ranas únicas del Pacífico se reproducen con éxito en el Valle del Cauca

“El desarrollo ornitológico enfocado en taxonomía y distribución de las especies condujo a actualizar la lista de chequeo para Colombia de 1.698 especies reportadas por la guía a 1.909 en 2017”, dice Bio 2019.

La ciencia ciudadana ha sido fundamental para el estudio de las aves en Colombia. Ilustraciones: reporte Bio 2019.

Aunque la guía de los años 80 sigue siendo una hoja de ruta para el estudio de las aves, desde 2010 aparecieron nuevos insumos de apoyo complementario a los observadores en Colombia, facilitando incluso la participación de personas no expertas.

“En ornitología, así como en otras áreas de estudio, las colecciones biológicas aportan información invaluable para seguir contestando preguntas en cuanto a la diversidad, distribución, variabilidad y conservación de aves de Colombia. A partir de una búsqueda en la infraestructura global de información de biodiversidad (GBIF), se logró rastrear 23.000 registros de colecciones para aves en el país entre 1986 y 2019”.