El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó este domingo en uno de sus talleres Construyendo País, en Leticia, Amazonas que elevará ante la ONU la propuesta de un pacto regional de conservación de la Amazonía, en respuesta a los incendios que consumen la mayor selva tropical del mundo.

"Queremos liderar entre los países que tenemos este territorio amazónico un pacto de conservación" que será llevado a la Asamblea de Naciones Unidas en septiembre, dijo el mandatario en un evento público en una comunidad indígena en Isla Ronda, departamento del Amazonas, limítrofe de Perú y Brasil.

Lea también: 

La iniciativa busca preservar al llamado "pulmón del mundo" de la deforestación y los incendios que devastan la selva amazónica compartida por Colombia con Brasil, Bolivia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, así como la Guayana Francesa, un departamento de ultramar de Francia.

"Nosotros no tenemos en este momento una situación de incendios como la que vive el Brasil, pero debemos prevenirlos también y esta visita es para generar alerta", agregó desde el resguardo indígena, situado en el selvático municipio de Leticia.

Antes de elevar la propuesta a la asamblea de Naciones Unidas, el mandatario derechista llevará el pacto a la reunión del gabinete binacional que sostendrá el próximo martes con el presidente peruano Martín Vizcarra en la ciudad de Pucallpa.

En Brasil, las llamas han arrasado áreas de la región fronteriza con Bolivia y han provocado una densa humareda que aumenta la contaminación a lo ancho de la Amazonía, un tesoro ecológico de 5,5 millones de kilómetros cuadrados bajo amenaza.

También le puede interesar: La realidad de la Amazonia colombiana no es diferente a la de Brasil

Los incendios provocaron una ola de indignación mundial y son un tema de preocupación en la cumbre del G7 en Biarritz, Francia.

En 2018, Colombia perdió unas 197.000 hectáreas por culpa de la deforestación, principal causante de los incendios en la Amazonía.

¿Y el Tratatado de Cooperación Amazónica?

En 1978, los países que hacen parte de la cuenca Amazónica firmaron un tratado en el que se comprometían a cuidar esta riqueza mundial. Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Guyana y Surinam.

Es un instrumento jurídico de naturaleza técnica con miras a promover el desarrollo armónico e integrado de la cuenca, como base de sustentación de un modelo de complementación económica regional que contemple el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes y la conservación y utilización racional de sus recursos.

Vea también: ¿Cuál es la relación entre cambio climático, paz y deforestación en Colombia?

El Tratado prevé la colaboración entre los países miembros para promover la investigación científica y tecnológica y el intercambio de información; la utilización racional de los recursos naturales; la libertad de navegación de los ríos amazónicos; la protección de la navegación y del comercio; la preservación del patrimonio cultural; los cuidados con la salud; la creación y operación de centros de investigación; el establecimiento de una adecuada infraestructura de transportes y comunicaciones; el incremento del turismo y el comercio fronterizo. Todas estas medidas deben desarrollarse mediante acciones bilaterales o de grupos de países, con el objetivo de promover el desarrollo armónico de los respectivos territorios.

Con esto en contexto, tal vez más que crear un nuevo pacto se debería evaluar y relamente poner en marcha este tratado firmado hace más de cuatro décadas.