La estrategia pionera en el país, permite aprovechar las coberturas de fragmentos de bosque y árboles aislados para instalar los refugios y acelerar la sucesión ecológica y la restauración de bosques.

La dinámica de sucesión de bosques se estudió en las reservas naturales de Las Unamas y Rey Zamuro, en el municipio de San Martín, en el Meta. Allí, se evidenció la llegada de semillas dispersadas por los murciélagos y aves frugívoros lo que ha sido importante para la reconstrucción autónoma de los ecosistemas. 

Le puede interesar: Cerca de 2.500 animales silvestren volverán a la libertad hoy en Colombia

El doctor en Ciencias de la Universidad Nacional, Diego Casallas afirmó a Unimedios que: “en nuestro país la reconstrucción de la armonía entre el hombre y la naturaleza implica empezar por conocer las peculiaridades del medio en el cual nos corresponde vivir”. También explicó que los murciélagos transportan propágulos (gérmenes) y direccionan la lluvia de semillas hacia los diferentes puntos de interés para la restauración, lo que aporta a la reforestación de hábitats.

El proceso de restauración evaluó tres tipos de coberturas vegetales: bosque, árbol aislado y mata de monte. De esta manera obtuvieron datos básicos de comportamiento de los patrones de lluvia de semillas en el bosque y las compararon con los dos últimos. Así, identificaron a el yarumo (Cecropia engleriana) como una de las especies de importancia para la alimentación de varias especies de murciélagos frugívoros.

Le sugerimos: EN VIDEO: Liberan a 43 aves después de dos años de cautiverio

Instalaron refugios artificiales para murciélagos, que según Casallas, se pueden emplear a la par con la comunidad para generar y hacer seguimiento de programas locales de conservación de esta especie, con el fin de eliminar los prejuicios que siguen determinando su relación con los seres humanos. Además el investigador agregó en la publicación de Unimedios que: "en las poblaciones tanto rural como urbana es fundamental generar apropiación de la biodiversidad, pues la mayor barrera ecológica son las decisiones de las comunidades y las voluntades políticas sobre el manejo de los territorios y ecosistemas”.

Refugio artíficial para murciélagos. Foto: Diego Casallas.

El estudio estableció que es posible aprovechar la vegetación como arbustos o matas de monte para instalar los refugios de murciélagos y fomentar el crecimiento de estos núcleos o puntos a través de la llegada de abundantes semillas a los alrededores, asegurando bajas remociones de estas y una alta supervivencia de las plantas en sus primeras fases de crecimiento.

El investigador Casallas recomienda a las personas que quieran implementar estos refugios artificiales “ubicarlos en fragmentos de bosque (matas o monte) nos muy distantes de bosques fuente de semillas, pero utilizando nuestra propuesta de diseño con acceso lateral, el cual se debe instalar en la periferia de los fragmentos pequeños, a manera de borde de bosque”.

El método abordado por el investigador trata no solo de la conservación de los murciélagos, sino de una visión ecosistémica más completa en la que se puedan identificar mecanismos sencillos (Tipo de suelos, época climática de siembra) o complejos, como la implementación de refugios artificiales para murciélagos, temperatura y humedad de estos, además del sitio de instalación.

Le puede interesar: El mundo perdió 68 por ciento de los animales en menos de 50 años

En el país la situación ambiental es preocupante debido a la expansión de la frontera agrícola por causa de la deforestación, la pérdida de la calidad de los suelos y los incendios forestales, que acaban con los ecosistemas de bosque y sabana en el que viven cientos de especies vegetales y animales.

*Con información de Unimedios.