Solo en siete playas de todo el planeta se dan el lujo de albergar uno de los espectáculos naturales más hermosos del mundo: la llegada masiva de tortugas marinas. 

Le sugerimos: Tras las huellas de la tortuga sabanera del Casanare

Colombia tiene la fortuna de albergar una. Se ubica en el Parque Nacional Natural Tayrona a donde arriban cuatro de las de las ocho especies de tortugas marinas que existen. Estas arman sus nidos en varios sectores como, por ejemplo,  Cañaveral, San Felipe, Castilletes, Arrecifes, Boca del Saco y Playa Brava. 

Uno de estos maravillosos reptiles es la tortuga Caretta carettatambién es conocida como tortuga "boba" porque es común verla flotar sobre el mar, dejándose observar por los pescadores. También se le denomina "cabezona" por el tamaño de la misma, que oscila entre 20 y 25 centímetros.

Le recomendamos: Hallan tortuga emparentada con la especie del solitario George

Esta tortuga, que se encuentra categorizada como en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, es protegida por los guardaparques de Parques Nacionales, quienes vigilan desde el arribo de las madres hasta el ingreso de los neonatos al mar. Este proceso también incluye el cuidado de las nidadas y la protección de las crías durante el proceso de eclosión de los huevos.

 

"Los invito a estar cada día más compenetrados con la naturaleza, porque realmente el poder observar el nacimiento de una tortuga es un privilegio que Dios nos da", indicó uno de los guardaparques del Parque Tayrona.  

Le puede interesar: El crítico estado de la especie más bella del mundo

El funcionario indicó que esta especie de reptil hace recorridos de 10 y 12 kilómetros para llegar a desovar en esa área protegida. Adicionalmente, señaló que en su edad adulta esta tortuga podía alcanzar un tamaño entre 70 y 150 centímetros. "Es mucho más larga que ancha", dijo. 

Agregó que su peso puede oscilar entre 150 y 200 kilos y que es principipalmente carnívora, pues se alimenta de camarones, crustáceos, pequeños peces, medusas y algunas plantas.

Según Parques Nacionales, la anidación y el nacimiento de tortugas en el Tayrona evidencian el buen estado de conservación de las playas del área protegida. "Destacamos, además, la conservación de los ecosistemas terrestres, como el bosque seco tropical y el matorral espinoso, los bosques nublado y húmedo y los ecosistemas marino-costeros como manglares, playas, litoral rocoso, arrecifes de coral y pastos marinos, en los que habitan diversas especies", sostuvo parques. 

Puede leer: Tortuga gigante que se consideraba extinta hace 100 años fue encontrada en Ecuador

En Colombia anidan, además, las tortugas caná (Dermochelys coriacea), carey (Eretmochelys imbricata), y con menor frecuencia, la tortuga verde (Chelonia mydas).

Las tortugas tienen una importancia vital para el mantenimiento de los ecosistemas marinos costeros. Son transportadoras biológicas de nutrientes desde los ecosistemas marinos a los terrestres. 

Cada nidada de tortuga aporta materia orgánica a las playas, un elemento necesario para la salubridad del ecosistema. Las tortugas contribuyen también directamente al control de los sistemas naturales como el de los corales o los pastos marinos, por este motivo la pérdida de los quelonios afectaría gravemente al ecosistema marino y, en definitiva, a los humanos.