El país perdió casi 198.000 hectáreas de bosque en 2018. Comparado con la cifra del año anterior disminuyó un 10%. Es decir, 22.814 hectáreas se dejaron de talar.

Según el informe, se esperaba que la tendencia de crecimiento de la tasa de deforestación fuera de 240.00 hectáreas. Frente a esta proyección se evitó la tala de 40.360 hectáreas de bosque natural, lo que representaría una reducción del 17%. 

Algunas de las causas de la deforestación son la praderización orientada a la usurpación y acaparamiento de tierras, siembra de cultivos de coca, malas prácticas de ganadería extensiva, extracción ilícita de minerales y madera, construcción de vías no autorizadas por el Estado, ampliación de la frontera agrícola en áreas no permitidas, quemas e incendios provocados.

En 2017, la tasa había alcanzado casi las 220 mil hectáreas, tendencia creciente que se venía presentando desde hace una década y los motivos principales en ese momento también fueron: la usurpación de tierras, expansión de la frontera agropecuaria, cultivos de uso ilícito, minería ilegal y obras viales. La firma del acuerdo de paz con las Farc ha abierto puertas para la investigación científica, pero también para un impresionante deterioro ambiental.

Lea también: ¡Chiribiquete bajo fuego!

Según el informe presentado por el Ideam, el departamento con mayor tasa de deforestación fue Caquetá, con 46.765 hectáreas deforestadas. A este los siguen, Meta con 44.712 hectáreas, Guaviare con 34.527 hectáreas, Putumayo que alcanzó 13.903 y Antioquia con 12.820. De acuerdo con lo presentado por la entidad, la región de la Orinoquia fue la única que mostró un aumento significativo de este flagelo, Arauca incrementó su tasa de deforestación. Sin embargo, Meta fue el lugar con mayor alza en la tasa de deforestación. En este departamento se talaron cerca de 8 mil hectáreas frente a la tasa de 2017.

Por su parte, Caquetá  presentó la mayor disminución. Allí se dejaron de talar alrededor de 13 mil hectáreas de bosque. Una de cada 10 hectáreas que se deforestan en el país se da en San Vicente del Cagúan, municipio de este departamento. Sin embargo, cabe destacar que en esta población también se redujo la tala de bosques en 7.000 hectáreas, mientras que en otros municipios de la Amazonia como Puerto Guzmán, Putumayo, el aumento fue de 17%.

Según el reporte, el año pasado 644 municipios registraron al menos una hectárea deforestada, pero en la jurisdicción de 25 poblaciones se concentra el 76% de la tala de árboles nacional. 

Deforestación en la Amazonia. Foto: FCDS

En la Amazonía, región estratégica para Colombia, se redujo la deforestación en 5.971 hectáreas durante el mismo periodo. Esta región cuenta con la mayor cantidad de bosque en el país, es decir, el 17,7% de este está allí.

También le puede interesar: Deforestación: ¿una política de ocupación del territorio?

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, aseguró que "este es el comienzo de un gran esfuerzo integral del gobierno del presidente Duque en la implementación de políticas y acciones de legalidad y empredimiento para alcanzar altos estandares de equidad en los territorios más afectados por esta problemática, con la presencia intergral del estado en todas las regiones”.

El jefe de esa cartera dijo que tenía la esperanza de que con toda la gobernanza que se había estado creando, a través del Consejo Nacional de Lucha contra la Deforestación, la Operación Artemisa, las cátedras regionalizadas para los colegios, el programa de reforestación nacional y los proyectos de emprendimiento sostenibles, apalancados por la cooperación internacional en los territorios, esperaba reducir la deforestación al término de este año. 

"La meta es sembrar 180 millones de árboles nativos al 2022. Hasta ahora hemos intervenido 148 hectáreas con procesos de restauración, 153 hectáreas con regeneración natural, a través del cambio de uso de suelos, y 64 hectáreas con sistemas de producción sostenible, luego de haber concretado 365 acuerdos de conservación y restauración en los Parques Nacionales Naturales", manifestó el ministro. 

El funcionario informó, además, que en 2018 se habían adelantado nueve intervenciones operativas por parte de las autoridades y con la Operación Artemisa dos, que permitieron la recuperación de 82 y 361 hectáreas, respectivamente, en áreas de reserva.  

"Vamos a implementar un piloto de catastro multipropósito en el Amazonas para contrarrestar este flagelo. Comenzaría en unos cuatro meses", apuntó Lozano.  

En 2015, se deforestaron 124.035 hectáreas, según el Ideam. Un año después, la cifra había aumentado a 178.597 hectáreas, 44% más que el año anterior; 2017 fue devastador: 219.973 hectáreas de bosque fueron arrasadas. La Amazonía concentraba el 65% de la deforestación nacional con 144.000 hectáreas de selva en el piso; 60% del desastre fue causado por incendios provocados por colonos y campesinos movidos por la especulación de tierra, dinero y coerción de grupos al margen de ley. En Parques Nacionales, la cifra llegó a las 12.000 hectáreas destruidas.

Vea también: Más allá del sector ambiental, ¿qué pasa y a quién le importa la deforestación en la Amazonia?

¿Cómo fue la deforestación por regiones?

Región 2017 2018
Amazonia 144.147 138.176
Pacífica 13.474 7.454
Andina 36.745 28.089
Caribe 15.655 11.367
Orinoquia 9.953 12.073

La deforestación en los municipios de San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá y San José del Guaviare disminuyó en 15.915 hectáreas respecto al año 2017, lo que representa el 70% de la reducción registrada en 2018.

¿Cómo están los Parques Nacionales?

El PNN Tinigua fue el más afectado por la deforestación en 2018. Foto: Archivo Semana.

Según el informe de las entidades ambientales, para el año 2018  la deforestación en áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales representó el 10,7 % del total nacional, es decir, 21.046 hectáreas.  En la jurisdicción de 6 áreas protegidas se concentró el 92,5 % de la deforestación de Parques Nacionales. 

El PNN Tinigua sigue presentando la tasa más alta de deforestación de estas áreas protegida con 10.471 hétareas taladas. Lo sigue, la Sierra de la Macarena con 3.648 hectáreas, Serranía de Chiribiquete con 2.191 hectáreas, Cordillera de Los Picachos con 2.045 hectáreas, La Paya con 630 hectáreas y Nukak con 488 hectáreas. Todas estas áreas hacen parte de la región amazónica colombiana.