El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cumple 15 días como primer mandatario de este país suramericano. Sus anuncios frente a la política medioambiental que implentaría han levantado comentarios en el mundo entero. Sin embargo, el ministro de medioambiente, Ricardo Salles, afirmó esta semana que "por ahora" se mantendrán dentre del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. 

"Por ahora, la participación de Brasil se mantiene ", sostuvo Salles en un acto público en Sao Paulo."Hay puntos importantes en el acuerdo que queremos valorar, como aquellos que pueden traer recursos financieros al país", señaló Salles en declaraciones reproducidas por la estatal Agencia Brasil.

Le puede interesar: Bolsonaro: ¿un riesgo para el medioambiente colombiano?

Bolsonaro, que asumió el poder el 1 de enero, fue electo con un discurso ‘antiglobalista‘ y con una voluntad de alineamiento con el estadounidense Donald Trump, un ‘climato-escéptico‘ que retiró a su país del Acuerdo de París. 

Durante su campaña electoral, Bolsonaro, también cuestionó la existencia del Cambio Climático y puso en duda la permanencia de Brasil en esta iniciativa mundial que busca reducir las emisiones de gases efecto invernadero, específicamente dióxido de carbono, antes de 2030.

A comienzos de septiembre del año pasado, cuando aún no era presidente, Jair Bolsonaro amenazó con apartarse del acuerdo, si la "soberanía nacional" se veía comprometida. Pero semanas después reculó y prometió buscar cambios en el texto.

Las dudas volvieron a acentuarse cuando, en diciembre de 2018, el gobierno brasileño, todavía presidido por el conservador Michel Temer, desistió de albergar, en 2019, la cumbre mundial del clima COP25, a petición del propio Bolsonaro.

Puede leer: Amazonia colombiana, la víctima silenciosa de la política antiambiental de Bolsonaro

Según el mandatario, en el Acuerdo está "en juego" el control brasileño de una región de 136 millones de hectáreas denominada "Triple A", que va desde Los Andes al océano Atlántico, atravesando la Amazonía.

Una iniciativa planteada por una organización de defensa del medioambiente y apoyada durante su mandato por el ex presidente colombiano, Juan Manuel Santos, proponía crear en esos territorios una amplia zona de protección ambiental con parques naturales, reservas indígenas y espacios con alto índice de biodiversidad.

Salles no detalló qué cambios podría proponer el gobierno de Bolsonaro en el texto, pero afirmó que va a "fijarse con mucha atención" en que el acuerdo no restrinja, por ejemplo, "la gestión del territorio".

Le sugerimos: Brasil rechazó ser sede de la cumbre del clima y algunos dicen que es por Bolsonaro

"Brasil tiene autonomía, como todo país, y debe conseguir controlar su territorio en función de sus intereses y prioridades", agregó.

Esta "gestión del territorio" y la preocupación de manterner la soberanía de su país, se cree, va de la mano con otra intención planteada por Bolsonaro en campaña, que corresponde a la industrialización de la Amazonía. Hecho que inminentemente aceleraría el calentamiento global.  

Proyectos como abrir una carretera a través del Amazonas y concesionar nuevos actividades de explotación solo aumentarían la emisión de CO2 y pondrían en jaque la sostenibilidad no solo de Brasil, sino del mundo. 

*Con información de AFP.