De patas y manos fue amarrada a dos palos una zarigüeya en un municipio del Pacífico aún por identificar. En el video publicado en redes sociales, aparece un joven con una chancla en la mano pegándole en su hocico en repetidas ocasiones. 

Mientras la golpea, le recrimina al animal por comerse unos pollos. Entre tanto, quien graba el video y las demás personas que lo acompañan a realizar este bárbaro hecho, ríen a carcajadas y no hacen nada para impedir el maltrato de animal. 

Le sugerimos: Crueldad sin límite: Pandebono, una nueva víctima del maltrato animal

De un momento a otro, el victimario decide abofetear al indefenso mamífero con la mano, generándole un dolor aún mayor. Las expresiones del pequeño animal así lo demuestran. 


Advertencia: este video puede contener imágenes susceptibles. 

El audovisual despertó una ola de indignación en redes sociales. Los usuarios exigían a las autoridades ubicar y judicializar a los implicados en este atroz hecho. 

Varios animalistas difundieron el video que pronto se hizo viral. La concejal de Bogotá, Andrea Padilla, fue una de ellas. "¿Qué será de esos niños que ven en la violencia física y en la humillación de un ser frágil e indefenso una conducta normal?. Aquí todo está mal: niños brutales y un animal torturado. No me quiero imaginar la suerte de esa zarigüeya. Espero que Fiscalía investigue y sancione", señaló a través de su cuenta de Twitter. 

Al percatarse del hecho, desde la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) rechazaron el hecho y le soliciaron a las autoridades y a la ciudadanía a que les ayudaran a identificar a los responsables. 

Le puede interesar: Investigan a soldado por lanzar un perro al vacío desde varios metros de altura

"Las zarigüeyas, al igual que las demás especies, ayudan al equilibrio de la naturaleza. #NuestraFaunaSeRespeta", indicaron. 

Marco Antonio Suárez, director de la CVC, invitó a los vallecaucanos a identificar dónde habrían ocurrido los hechos y qué personas están detrás de este acto. "Inmediatamente los voy a judicializar. Le he dado las intrucciones a mis técnicos en Buenaventura y en toda la zona que me investiguen dónde es esto. No odemos permitor que nos afecten de esta manera nuestra fauna, esto es tortura, es un delito penal y estoy dispuesto a ir hasta las últmas instancias", manifestó.  

Entre tanto, el Coronel Diego Hernán Rosero, director de Protección y Sevicios Especiales de la Policía, manifestó que tras conocer denuncias realizadas a través de redes sociales, esa institución se encuentra adelantando actividades de investigación para dar con los responsables del repudiable hecho.

Informó que están rastreando para ver en qué parte del Pacífico se produjo el acto. "Debemos determinar si fue en el Valle o el Chocó. Ya tenemos a la gente desplegada, verificando el tema", dijo. 

Las zarigüeyas tienen una gran importancia ecológica porque dispersan semillas, contribuyendo a la reforestación, además ayudan a  controlar plagas de insectos y roedores, y son fuente de alimento para águilas y grandes carnívoros como felinos y zorros.

De acuerdo con la Red Colombiana de Seguimiento de la Fauna Atropellada (Recosfa), una iniciativa ciudadana que desde el 2014, identifica y realiza el inventario de los puntos donde más se registra este fenómeno en el país, las zarigüeyas son la especie con mayor registro de atropellamiento en Colombia, con un 63,1 por ciento, seguido por la ardilla de cola con 6,9 por ciento y el oso melero con 3,2 por ciento.

Este mamífero, que se encuentra en peligro de extinción, se alimenta de frutas, gusanos, insectos, lagartos, anfibios, aves, roedores, conejos, cereales y granos.