No todas las noticias frente al coronavirus son malas. La mortal epidemia que se registra ya en 60 países y que ha afectado a más de 85.000 personas en el mundo, tiene un ángulo positivo

Debido a que la producción industrial se ha estancado y por ende el consumo de energía ha disminuido, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) también se han reducido de forma considerable en China, el principal emisor de este tipo de gas efecto invernadero a nivel mundial. 

Le puede interesar: Día Mundial del pangolín: entre el exterminio y el coronavirus

Un reciente estudio realizado por Carbon Brief, una plataforma web británica especializada en cambio climático, señaló que las restricciones de viaje, las vacaciones más largas y la parálisis económica que ha generado el virus, han ocasionado también un menor uso del carbón para la generación de energía y la fabricación de acero, así como una menor producción de las refinerías de petróleo, lo que redundaría en una reducción en las emisiones de CO2 en, por lo menos, 100 millones de toneladas en comparación con el mismo período el año pasado.

Cifra que corroboran los expertos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Finlandia, que indicaron que en las dos últimas semanas (del 3 al 16 de febrero), las emisiones de CO2 se acercaron a los 300 millones de toneladas. Un dato positivo teniendo en cuenta que en las dos semanas siguientes a las vacaciones de Año Nuevo en 2019, el país había emitido 400 millones de toneladas.

Le sugerimos: El coronavirus podría ser una bendición para los animales salvajes

En este punto es importante aclarar que las vacaciones de Año Nuevo Lunar, que cayeron el 25 de enero, se prorrogaron de facto hasta el 10 de febrero. Desde entonces, debido a las drásticas medidas de contención y a las restricciones a la circulación para frenar la epidemia, muchas fábricas permanecen inactivas o funcionan a media marcha. 

El informe de Carbon Brief analizó las emisiones durante el período de dos semanas, que comienza 10 días después del inicio del festival, y lo comparó con el mismo período para cada uno de los cinco años anteriores.

La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una baja de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado, equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante el periodo", señaló el estudio.

Puede leer: Emisiones de CO2 se redujeron en China debido a la parálisis ocasionada por el coronavirus

Una caída de este tipo durante dos semanas podría representar, en sí misma, una reducción de aproximadamente el 1% de las emisiones anuales de la segunda economía mundial. Sin embargo, no hay garantía de que eso suceda ya que China tiene una gran capacidad adicional, tanto en la generación de energía como en las industrias para aumentar la producción una vez que la tasa de infección comience a disminuir. 

Por otro lado, una investigación de BloombergNEF publicada el pasado martes indicó que las emisiones de CO2 en China todavía podrían aumentar como consecuencia de que el gobierno está preparando un paquete de estímulos centrado en la infraestructura, lo cual requerirá el uso de más energía y, por tanto, una mayor quema de carbón y un aumento en el consumo de cemento y acero.

*Con información de AFP y TIME.