Su corazón latía a un ritmo acelerado, respiraba con dificultad y apenas podía abrir los ojos. Era evidente que no podía moverse. Al rededor, unas cuantas personas intentaban resguardarle para que otros carros no le fuesen a causar más daño. Luego de una breve revisión, los veterinarios del servicio de urgencias que arribaron al lugar, tras el llamado de la comunidad, consideraron que era necesario trasladarlo para poder brindarle una mejor atención. 

Con cuidado lo levantaron del asfalto y lo subieron al carro que lo conduciría a una clínica veterinaria. Finalmente, gracias a la oportuna atención que recibió, este perro de la calle logró sobrevivir. 

Casos como este son atendidos constantemente por el Instituto de Protección y Bienestar Animal de Bogotá, a través de su servicio de urgencias veterinarias. Las cifras dan cuenta del positivo impacto que ha tenido este programa, pues desde su creación esa entidad ha logrado salvar a 1.097 animales en la calle y en peligro de muerte. De igual manera, ha brindado atención veterinaria a 14.783 animales vulnerables por medio de brigadas médicas. 

Le puede interesar: El hospital de emergencias de la fauna silvestre

Este es uno de los más de 11 programas para la atención y protección de animales que tiene el instituto, entidad que además cuenta con el Centro de Fauna Silvestre, el cual se encuentra en proceso de reconstrucción en las mismas instalaciones donde se ubicaba el antiguo en la localidad de Engativá. 

"El centro se recibió muy deteriorado y con muchas dificultades para atender a los animales, por eso iniciamos la construcción de uno nuevo en ese mismo sitio", indicó Francisco Cruz, secretario de Ambiente de la Alcaldía de Bogotá. 

Serpientes como estas fueron incautadas por las autoridades y trasladadas al Centro de Fauna Silvestre para su recuperación. Foto: Instituto de Protección Animal de Bogotá.

El funcionario señaló que mientras se terminaban de ejecutar las obras de ese proyecto, se optó por construir un centro temporal que cuenta con la infraestructura necesaria para evaluar e iniciar el proceso de recuperación de los animales.

"En equipo con la Universidad de Ciencias Aplicadas Ambientales adecuamos de manera transitoria este lugar para que los animales silvestres que son recuperados del tráfico y las ventas ilegales sean atendidos. Gracias al trabajo que hacemos, ya logramos devolver a su hábitat natural a miles de animales”, comentó Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá. 

Le sugerimos: Experimentos en animales podrían ser prohibidos en Colombia

En este espacio de 6.518 metros cuadrados, serán atendidos más de 500 animales al mes. El lugar fue dotado con más de 20 calentadores ambientales con tecnología infrarroja, que permitirán garantizar temperaturas entre 15 y 18 grados centígrados, dependiendo de las necesidades de cada especie. 

“Estamos felices de que Bogotá sea la primera ciudad del país que cuente con un instituto de protección y bienestar animal que es ejemplo para Colombia, pero también para Latinoamérica. En solo el primer año este proyecto ha beneficiado a más de 150.000 animales. Tenemos además,  más de 11 programas que ya están funcionando y llegamos todos los fines de semana a miles de personas en diferentes rincones de la ciudad con campañas de sensibilización”, apuntó Clara Lucía Sandoval, directora del instituto. 

Puede leer: Lo que hay detrás de la foto viral del niño que juega con jaguares en Brasil

La funcionaria destacó también la labor adelantada hasta ahora por el Escuadrón Anticrueldad que ha logrado atender a 4.329 animales víctimas del maltrato en un año, así como la esterilización de más de 50.000 perros y gatos, y la adopción de más de 1.100 animales, que se ha hecho por medio del instituto. 

Hasta noviembre de 2018, las autoridades habían incautado y recuperado 2.624 animales, de los cuales 1.049 han sido liberados. En los últimos tres años han sido recuperados 6.769 animales en el Centro de Fauna, tras la realización de 50 operativos de control.