Hace pocos días, el Juez Cuarto Administrativo de Bogotá declaró como nulo el Decreto 565 de 2017, un instrumento que había modificado la Política Distrital de Humedales y le dio vía libre a las obras en cemento en los 15 ecosistemas capitalinos, como la construcción de infraestructura, ciclorutas, senderos, alamedas, plazoletas, adoquinados y luminarias. 

Durante la pasada administración de Enrique Peñalosa, las obras estuvieron concentradas en dos humedales:

- Un puente elevado en el sector sur del humedal Juan Amarillo, de 1,2 kilómetros, para conectar al barrio Lisboa en Suba con el El Cortijo en Engativá

- Un sendero elevado de 5,5 kilómetros en Jaboque

Estas acciones causaron el rechazo de la ciudadanía y de los grupos ambientalistas.

Le puede interesar: Freno al cemento en los humedales de Bogotá

Según la concejal de Bogotá María Fernanda Rojas, el juez evidenció que hubo una falta de participación de la ciudadanía en el cambio de la política de humedales, mientras que el Distrito evadió su obligación de someter a consideración del Consejo Consultivo Ambiental y su Mesa de Humedales el contenido del decreto. “El trámite vulneró el derecho a la participación en materia ambiental de la ciudadanía, por lo cual se configura la causal de nulidad del acto administrativo”. 

La construcción de un puente elevado en Juan Amarillo causó el rechazo de ciudadanos y grupos ambientalistas. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Carolina Urrutia, secretaria Distrital de Ambiente, catalogó como acertada la decisión del juez e informó que va ligada al respeto de los espacios de conservación y recreación pasiva. "Este fallo le da la razón al actual Plan de Gobierno y a todo lo que estamos incluyendo en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para la protección y restauración de los humedales. Estamos a la espera de que el fallo quede en firme, con el fin de dar cumplimiento a las disposiciones legales pertinentes”.

Le puede interesar: Vertimientos tiñen de negro y amarillo al humedal El Burro

La funcionaria reveló que luego de cinco meses de diálogo con la comunidad y colectivos ambientalistas y visitas técnicas de evaluación, control y seguimiento, la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) evidenció inconsistencias e incumplimientos en la normatividad ambiental en las obras en humedal Juan Amarillo, por lo cual abrió un proceso sancionatorio en contra de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB).

La autoridad ambiental inició un proceso sancionatorio contra la Empresa de Acueducto por las obras en Juan Amarillo. Foto: SDA.

“Esta medida se toma después de que una comisión interna de la autoridad ambiental evidenciara que la EAAB y las empresas contratistas que ejecutan las obras, presuntamente no están cumpliendo con todos los permisos ambientales otorgados para el desarrollo de las actividades constructivas en Juan Amarillo, estipulados en los permisos de ocupación de cauce”, indicó Urrutia. 

Le puede interesar: Un costeño que trabaja por salvar los humedales del río Bogotá

De evidenciarse infracciones ambientales, la EAAB y los contratistas que ejecutan las obras podrían recibir multas que ascienden hasta los 5.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes diarios.

“También se pueden imponer mecanismos de reparación. Las inconsistencias evidenciadas están relacionadas con intervenciones en la Zona de Manejo y Preservación Ambiental (ZMPA), en la ronda hídrica y una posible afectación en la cobertura vegetal, suelo y subsuelo del ecosistema”, complementó la secretaria de Ambiente. 

El puente elevado el Juan Amarillo tenía en fin de comunicar a las localidades de Suba y Engativá. Foto: SDA.

La EAAB tendrá que demostrar detalladamente el cumplimiento de los lineamientos del plan de manejo ambiental, además de lo establecido y autorizado por la pasada administración en las resoluciones 2767 y 748 de los años 2017 y 2019.

“Las obras del corredor ambiental Juan Amarillo fueron aprobadas y autorizadas por la pasada administración. El inicio de este proceso sancionatorio tiene como fin establecer y determinar si hay una responsabilidad de violación de la norma ambiental por parte de la Empresa de Acueducto”, dijo Urrutia.

La secretaria de Ambiente recalca que los trabajos que se vienen adelantando en algunos humedales fueron autorizados en años anteriores. “La alcaldesa Claudia López no permitirá nuevas obras de endurecimiento en estos ecosistemas que integran la estructura ecológica principal. Cualquier intervención estará enmarcada en los principios de sostenibilidad y tendrá en cuenta el pensar de las comunidades”.La entidad lleva cinco meses realizando visitas de control ambiental en las obras dentro del humedal. Foto: SDA.

* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.