Un nuevo caso de maltrato animal estremece al país. Esta vez las víctimas fueron dos perros a los que les fue arrojado aceite hirviendo. 

Luego de provocarles graves quemaduras en todo el cuerpo, los caninos fueron abandonados frente a una ONG que se dedica al rescate de animales en peligro, ubicada en el barrio El Polo de Bogotá. 

Esta trágica historia comenzó el pasado miércoles entre las 6 y las 7 de la noche. Andrea Díaz, integrante de esa ONG, indicó que se encontraba descansado cuando sintió el timbre. De inmediato salió por la ventana del segundo piso y tras observar un paquete extraño en la puerta, decidió bajar a abrir, pero este proceso se hizo más engorroso de lo normal porque un peso inusual frenaba la entrada. Un costal estaba amarrado a la chapa y dentro de éste yacía un perro herido. 

Le sugerimos: Investigan a soldado por lanzar un perro al vacío desde varios metros de altura

Luego de revisarlo, se dio cuenta de la aberrante situación: todo su cuerpo estaba quemado, con muchas llagas y sin una parte de su piel. Adicionalmente tenía untada una sustancia negra parecida al aceite mezclada con engrudo.

Decidieron, junto entonces con una compañero, traslarlo a una veterinaria cercana para atenderlo mejor, pero el perrito no aguantó: convulsionó, derramó mucha sangre, entró en paro cardíaco y finalmente murió.  

Desconsolada por la brutal agresión, la mujer volvió a su casa, ubicada en la misma sede de la fundación. A los 30 minutos de nuevo escuchó el timbre. Apresurada salió por la ventana. Una situación casi que calcada se registraba pero en esta oportunidad, Andrea asegura que vio huir por la calle a una persona luego de haber dejado otro costal en la entrada de la vivienda.

Rápidamente bajó y encontró a otro perro quemado y lleno de aceite. Ella pensó que estaba muerto. Luego de sacarlo del costal se dio cuenta de que estaba un poco mejor que el anterior. Procedieron a trasladarlo a una clínica veterinaria en el norte de la ciudad, donde permanece hospitalizado y sigue luchando por mantenerse con vida. 

Le recomendamos: Sigue la crueldad: mujer decapitó una lechuza y subió fotos a redes sociales

"Nos da mucha tristeza porque nos dimos cuenta que eran hermanos por el tamaño, la cara y el mismo proceso de maltrato (...). Hacemos un llamado a nuestra comunidad y a las autoridades ya que esto no puede pasar ", dijo la rescatista en Noctámbulo del canal City TV.

La situación ya fue puesta en conocimiento de las autoridades para intentar dar con el paradero de quien arrojó a los animales en la calle, así como con los responsables de este aterrador hecho de maltrato animal. 

El Instituto de Protección y Bienestar Animal de Bogotá rechazó esta actuacion e informó que la Policía ya hizo presencia en el lugar donde se encuentra internado el perro que logró sobrevivir y trasladó el caso al Grupo Especial contra el Maltrato Animal (GELMA) de la Fiscalía General de la Nación. 

Esa dependencia hizo énfasis en que este caso no fue reportado a ninguno de los canales de atención de las entidades relevantes ni al 123. "Hacemos un llamado a la solidaridad ciudadana para que se formalicen los reportes y se entregue información clara y detallada para una atención efectiva de los casos", señaló el instituto en su cuenta de Twitter.  

La comunidad solo aguarda ahora porque se dé con el paradero de quienes cometieron este repudiable suceso