A partir de hoy y hasta el 13 de diciembre se reunirán en Madrid, España, delegaciones de alrededor de 200 países para participar de la COP25 en donde se deben definir acciones tendientes a frenar los implacables efectos que el cambio climático está generando en el planeta. 

Hoy el mundo ya es 1,1 °C más cálido que al inicio de la revolución industrial. Si la actual tendencia persiste, la proyección de los expertos es que las temperaturas globales aumenten entre 3,4 y 3,9°C en lo que queda del presente siglo, lo que traería impactos climáticos destructivos y de gran alcance.

Hace apenas una semana, un informe de la Organización Meteorológica Mundial indicó que las concentraciones de gases de efecto invernadero aumentaron nuevamente en 2018, con niveles de dióxido de carbono que alcanzaron las 407.8 partes por millón, un nuevo récord en la historia humana.

La COP25 comienza días después de que la Unión Europea declarara colectivamente una emergencia climática que pone en evidencia la necesidad urgente de tomar acciones que permitan mitigar esta problemática. 

Le recomendamos: "El mundo debe incrementar las metas de reducción de gases contaminantes": Manuel Rodríguez

Frente a esta compleja realidad, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que la humanidad debe poner fin a su guerra contra la naturaleza. "Desde hace décadas la especie humana está en guerra contra el planeta, y ahora el planeta está contraatacando", manifestó a la vez que lamentó que los esfuerzos de la comunidad internacional sean totalmente insuficientes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Anticipando un informe de la Organización Meteorológica, que debe ser publicado esta semana, dijo que este año debe ubicarse como uno de los cinco años más calientes registrados en los últimos tiempos. 

"Los cinco años pasados fueron los más calientes jamás registrados", agregó Guterres, enumerando efectos devastadores cada vez más "mortíferos" del calentamiento el planeta: elevación del nivel de los océanos, derretimiento de casquetes polares y sequías, entre otros.  

Los polos son uno de los lugares más afectados por el cambio climático. 

"En resumen, el cambio climático no es un problema a largo plazo, ya enfrentamos una crisis climática. El punto de no retorno no está lejos en el horizonte, está a la vista y se nos acerca a toda velocidad", señaló el secretario de la ONU.

Ante este panorama, no es poco lo que está en juego en la COP, que se llevará a cabo en España y que reúne a miles de científicos, empresarios, representantes institucionales, organizaciones no gubernamentales y gobiernos de todo el mundo, pues las decisiones que allí se tomen serán determinantes en el logro de los objetivos del Acuerdo de París, firmado en 2015 y que ha sido ratificado por 197 países.

Durante la primera semana del evento, el espacio y el tiempo están reservados para el desarrollo de temas técnicos, mientras que los últimos días están dirigidos a los jefes de estado y sus representantes y es allí en donde se espera que realmente se tomen las decisiones. Esta segunda etapa se conoce como “tramo ministerial”.

Estas son algunas de las claves para entender lo que está en juego en esta COP y cuál es su verdadera importancia.

1. ¿Qué es la COP?

Es la Conferencia de las Partes (COP) y es la máxima autoridad con capacidad de decisión de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático. Se trata, a su vez, de una asociación de todos los países miembros, cuyos representantes toman decisiones para intentar mitigar los efectos generados por la crisis climática derivada de la acción humana.

2. ¿Por qué es la COP25  y qué está en juego?

Es la reunión número 25 de la Conferencia de las Partes. La COP que se lleva a cabo a partir de hoy en Madrid, es un encuentro en el que se toman decisiones políticas con miras a combatir el cambio climático o disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. De igual forma, allí se abordan otros temas relacionados con esta problemática, como las pérdidas y daños derivados de los impactos del cambio climático, la adaptación al mismo, el apoyo financiero y la transferencia tecnológica que se requieren para hacerle frente; así como el análisis de la situación de los países más vulnerables a esta realidad. 

Sembrar árboles, una de las fórmulas para mitigar los efectos de los gases contaminantes.

3. ¿Qué importancia tiene esta COP?

Es clave porque tiene la tarea de validar que la Convención y el Acuerdo de París de 2015 se esté implementando, en línea con los compromisos asumidos por cada uno de los países que hacen parte del mismo. A través de este convenio, todos los países se comprometieron a intensificar los esfuerzos para limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de las temperaturas preindustriales y a impulsar el financiamiento de acciones tendientes a mitigar el cambio climático. También es determinante porque es la última reunión que se realiza antes de entrar al año 2020, período en el que las naciones deben presentar nuevos planes de acción climática. Esto significa que las discusiones y decisiones tomadas en la COP25 tendrán un gran impacto en los planes climáticos mundiales para los años siguientes.

4. ¿Qué se espera de esta reunión?

En esta COP los estados deben cerrar el libro de reglas del Acuerdo de París, trabajado en la COP24 para sentar unas bases claras de qué y cómo harán para cumplir sus compromisos de no superar 1,5 ºC el aumento de temperaturas globales y de alcanzar un balance neto cero de las emisiones de gases de efecto invernadero en la segunda mitad del siglo. Cada uno de los países debe terminar esta cumbre mostrando un claro compromiso de que aumentarán su ambición climática, pues con los compromisos actuales la temperatura podría aumentar  3 ºC, al final del siglo. Los países deben asumir su responsabilidad en temas como la aceleración de la transición energética hacia un modelo renovable, además de conservar y restaurar ecosistemas indispensables como, por ejemplo, la selva amazónica. 

Le sugerimos: Las economías no pueden seguir dependiendo de la explotación de recursos naturales

5. ¿Cuál es el papel de los países más vulnerables?

El papel de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático debe ser presionar a las naciones industrializadas no solo a que tomen acciones, sino a que apoyen con recursos, pues son estas las que más contaminan y generan gases de efecto invernadero. Según el propio secretario general de la ONU, Antonio Guterres, si los países industrializados no colaboran, el objetivo será muy difícil de alcanzar.

6. ¿Por qué todas las miradas están puestas en esta COP?

Porque cada vez es mayor la evidencia de los impactos del cambio climático, los cuales se ven reflejados especialmente en eventos meteorológicos extremos. Además, la ciencia ha demostrado que las emisiones de gases causantes del efecto invernadero en cambio de disminuir, van en aumento.  Según el Boletín de gases de efecto invernadero de la Organización Meteorológica Mundial de 2019, los niveles de estos gases que atrapan el calor en la atmósfera han alcanzado de nuevo un nivel récord. De continuar esta tendencia, las generaciones futuras se enfrentarían a impactos cada vez más severos del cambio climático, como la elevación de las temperaturas, más olas de calor, el estrés hídrico, el aumento del nivel del mar y la destrucción de ecosistemas marinos y terrestres.

Una mujer exhibe un cartel en el que le pide a los dirigentes del mundo que no nieguen el cambio climático. 

7. ¿Qué sucede si no se logran resultados?

Actualmente no se está haciendo lo suficiente para cumplir los tres objetivos climáticos: reducir las emisiones en un 45 por ciento para 2030; lograr la neutralidad climática para 2050 (lo que significa una huella de carbono neta cero) y estabilizar el aumento de la temperatura global a 1.5 ° C para fines de siglo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente advirtió en su Informe de Brecha de Emisiones de 2019 que se necesitan reducciones de las emisiones del 7,6% anual desde 2020 hasta 2030 para cumplir el objetivo acordado internacionalmente de limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 ° C en comparación con niveles preindustriales. Los científicos coinciden en que es una tarea difícil y que la ventana de oportunidad se está cerrando.

El panorama no es nada claro y por eso los avances que se logren en el marco de la COP son determinantes para el futuro de la humanidad y del planeta, pues el tiempo corre y el cambio climático avanza y el mundo no puede darse el lujo de retrasar más la toma de decisiones, pues los ecosistemas y la misma humanidad están en juego.