Entrenubes, la reserva natural más importante del suroriente de Bogotá ubicada entre las localidades Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal y Usme, fue víctima de un ecocidio de grandes proporciones durante los primeros días de junio.

En cerca de 18 hectáreas del Parque de Montaña fueron talados más de 80.000 árboles de especies como salvio negro, arrayán negro, encenillo, gaque, sietecueros, tuno esmeraldo, chilco, laurel, sauco, helecho arborecente y fucsia arbustiva.

Le puede interesar: EN VIDEO: ¡Aparecieron las tinguas bogotanas durante la cuarentena!

Según Carolina Urrutia, secretaria Distrital de Ambiente, este desastre ambiental es liderado por tierreros inescrupulosos que están ofreciendo suelos a las personas más vulnerables para construir dentro del áreas ambiental protegida, actividad que está totalmente prohibida. 

La reserva natural más grande del sur de Bogotá sucumbe por los tierreros. Foto: SDA.

La pérdida de cobertura vegetal corresponde a bosque altoandino, por lo que su impacto negativo es aún mayor y su recuperación completa puede tardar décadas. En el sector de la Esmeralda-Cuchilla del Gavilán identificamos cerca de 300 ocupaciones”, dijo Urrutia.

Le puede interesar: Secretaría de Ambiente denuncia nuevas quemas y talas en parque Entrenubes

Vecinos de los barrios cercanos denunciaron el ingreso de más de 400 personas luego de la identificación de la tala masiva y la captura de nueve personas. “Llegaron en varios buses y bajaron con polisombras, palos, machetes, picas y palas y comenzaron a apoderarse de este ecosistema”, indicó la funcionaria.

El fin de semana pasado, la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) volvió a prender las alarmas por nuevas afectaciones. “Alertamos nuevos intentos de invasión en Entrenubes y reiteramos el rechazo a toda acción que atente contra los pulmones y patrimonio ambiental de los bogotanos”, dijo la entidad el lunes.

La entidad recorrió la zona y dio un parte de tranquilidad. “No evidenciamos nuevas afectaciones ambientales, pero seguiremos trabajando articuladamente con las entidades distritales para prevenir una nueva ocupación ilegal y daños a nuestro ecosistema”.

Tierreros ofrecen lotes dentro de Entrenubes, un área protegida de Bogotá. Foto: SDA.

Restauración en riesgo

Más de 50 personas de la comunidad y colectivos ambientales acompañaron a la Secretaría de Ambiente para plantar 250 árboles nativos en la zona afectada, el primer paso para la restauración de Entrenubes.

Con palos, picas, azadones y material vegetal, los defensores del verde llegaron al predio La Esmeralda para devolverle a la tierra una parte de la biodiversidad que fue arrasada por ocupaciones ilegales. “El daño ecológico está hecho, pero las ganas por recuperar este pulmón del sur de la ciudad siguen siendo una prioridad para toda la comunidad”, dijo la entidad.

La comunidad aledaña a Entrenubes participó en la primera jornada de siembra. Foto: SDA.

Hayuelos, arrayán, cajeto y espino garbanzo fueron las especies que se plantaron con criterios de restauración a dos metros de distancia un individuo del otro. El material vegetal fue entregado por la Alcaldía Local de Usme y contó con la participación de integrantes de la XIII Brigada del Ejército Nacional. 

Le puede interesar: Mejoró calidad del agua en un tramo del río Bogotá durante la cuarentena

"Me da mucha tristeza lo que está pasando con el parque y no quiero que se acabe, por eso hago esta acción de corazón para que Entrenubes se mantenga, en lugar de construir casas vamos a plantar árboles para que nuestro parque se siga conservando", aseguró Cindy Castro, habitante del barrio Alfonso López. 

Profesionales de la Secretaría de Ambiente rescataron más de 160 diferentes tipos de plantas nativas de bosque alto andino como bromelias, helechos y orquídeas, que fueron afectadas por las ocupaciones informales de los últimos días.

Urrutia indicó que con estas actividades se pretende iniciar con la mitigación de los impactos ambientales tras la afectación de 18 hectáreas y la tala de 80.000 individuos vegetales. 

Estas acciones comunitarias que buscan ayudar a la naturaleza a recuperarse están en alto riesgo por la intención de tierreros de vender lotes dentro del área protegida.


Más de 250 árboles de especies nativas fueron sembrados por la comunidad. Foto: SDA.

* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.