El pasado 9 de septiembre se presentó un derrame de petróleo en el Campo Moriche, operado por la empresa Mansarovar Energy. 

Vecinos del sector donde se realiza extracción y el transporte del crudo por medio de oleoducto fueron los encargados de dar a conocer el hecho a través de redes sociales.

Le sugerimos: EN IMÁGENES: El atroz derrame de crudo en el paraíso ecológico de África

En las imágenes que acompañaban las publicaciones era posible apreciar la contaminación de cuerpos de agua y el suelo. El senador Jorge Eduardo Londóño, oriundo de esa población, fue uno de los encargados de divulgar las denuncias ciudadanas para llamar la atención sobre lo que venía ocurriendo en esa región.  

Varios ambientalistas comenzaron entonces a solicitar a la autoridad ambiental y a la Agencia Nacional de Licencias Abientales (Anla) verificar situación e iniciar procesos correspondientes. 

Tras la denuncia, la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá) realizó una inspección al lugar, junto a funcionarios de Alcaldía de Puerto Boyacá y Mansarovar para constatar la afectación ambiental ocasionada. 

En el lugar se pudo evidenciar que el área impactada por el vertimiento de crudo fue de 1.200 metros cuadrados por cuenta del derrame de 100 barriles de petróleo, de los cuales 15 eran de petróleo neto y 85 de petróleo combinado con agua. 

Herman Amaya, director de Corpoboyacá, aseguró que se había producido impactos irreparables en el ecosistema. "El derrame se produjo a tres kilómetros del río Magdalena, genrando afectaciones en el suelo, cuerpos de agua, ecosistemas y claramente deteriorando, tanto la flora como la fauna, causando daños irreparables", manifestó. 

Le puede interesar: El grave derrame de petróleo en las costas de Venezuela que el mundo ignora

El informe técnico preliminar hecho por la corporación estableció que especies como el yarumo, el higuerón, los cauchos y la palma resultaron impactadas, afectando indirectamente a aves, reptiles y anfibios que se valen de estas como su refugio. 


El derrame se produjo a tres kilómetros del río Magdalena, informaron en Corpoboyacá luego de la inspección realizada. Foto: Corpoboyacá.

Desde Corpoboyacá informaron que se generará un informe técnico detallado que sería remitido a la Anla para que esa entidad tome finalmente las medidas pertinentes. 

Por medio de un comunicado la empresa Mansarovar Energy Clombia informó que una vez conocieron los daños en la tubería activaron inmediatamente el plan de contingencia, controlando el derrame y notificando a las autoridades ambientales.

La empresa reportó el daño en una tubería a la Ventanilla Integral de Trámites Ambientales (VITAL) el 10 de septiembre. Un día después informó que se trataban de 0,75 barriles.

Le recomendamos: Derrame de petróleo genera tragedia ambiental y social en Tibú

Mientras tanto, la comunidad del sector, así como líderes sociales y ambientales esperan que los daños sean compensados y la empresa reciba las sanciones a las que haya lugar.

Tras evidenciar la emergencia, Corpoboyacá solicitó a Mansarovar que se complementen acciones para la atención a la contingencia, monitoreo de la mancha, seguimiento al avance del derrame, posterior recuperación y restauración del área.