La crisis producida por el coronavirus se ha convertido, paradójicamente, en una oportunidad para muchos animales. Varios han podido regresar a sus hábitat naturales y otros han sido trasladados a lugares donde podrán vivir en mejores condiciones. 

Es el caso de algunas especies de fauna silvestre que vivían en el zooparque Los Caimanes, ubicado en el municipio de Buenavista (Córdoba), las cuales, según la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), se encontraban confinados y en circunstancias poco aptas.

Le sugerimos: De vuelta a casa: 270 reptiles, aves y anfibios regresaron a su hábitat natural

Por esa razón, la autoridad ambiental decidió trasladarlos a varias reservas forestales. Hace unos días fueron liberados en una reserva boscosa de propiedad de un hacendado de la región, 22 especímenes de fauna silvestre. Se trató de tres zainos (Pecari tajacu), 14 tortugas morrocoy (Chelonoides carbonaria) y cinco boas constrictor.


A finales de abril, esa corporación también había trasladado otros 40 animales de ese zooparque hacia las reservas forestales de la hacienda Villa Paula y AICA-Betancí Las Guacamayas. En esa oportunidad fueron dejados en libertad dos tayra (Eira barbara), tres zainos (Pecari tajacus) y 35 tortugas morrocoy (Chelonoydes carbonaria), luego de habérseles practicado las respectivas valoraciones médicas, biológicas y de comportamiento, y tras no mostrar patologías o taras que impidieran su reubicación en un hábitat natural.

En ambas liberaciones los funcionarios de la corporación estuvieron acompañados por representantes de la Fundación Omacha y la Policía Ambiental de Córdoba. 

Desde la CVS indicaron que de esta manera estaban dando cumplimiento a lo establecido por el Ministerio de Ambiente y la Procuraduría General de la Nacional con relación al tratamiento de la fauna silvestre durante la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus. 

Le recomendamos: ¡56 animales silvestres ahora son libres!

A su turno, la Corporación Autónoma Regional del Cesar (Corpocesar) adelantó el pasado sábado, en el marco de la realización del Global Big Day, la liberación de varias aves que fueron entregadas de manera voluntaria a esa autoridad ambiental en el barrio Altos de Selena en el municipio de Bosconia. Entre las especies entregadas se encontraban guacamayas, loros y pericos, entre otras. 

Lograron recuperarse 

Por otro lado, esta época se ha convertido en el momento propicio para liberar a especies que se encontraban en proceso de recuperación en centros de atención y valoración de fauna silvestre. 

La Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare) liberó, por ejemplo, hace unos días a 12 zarigüeyas, un ave caracara y un búho en diferentes bosques de su jurisdicción, luego de haber sorteado un complejo, pero exitoso, proceso de recuperación en su hogar de paso. 

Entre tanto, desde la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) informaron que la osa hormiguera Greta, llamada así en honor a la joven activista sueca, fue liberada y ya se encuentra en su hábitat natural, tras a los cuidados que recibió por parte de los veterinarios de la CAS, quienes  lograron su recuperación, luego de haber sido golpeada severamente en su cabeza.

Greta fue encontrada por la Policía Ambiental a comienzos de marzo. "La cicatrización fue lenta, pero con paciencia pudimos lograr que ella recuperará su pelo y que la herida cerrara definitivamente. En ese momento consideramos que Greta estaba lista para irse. Ya tenía mucho movimiento y actividad cuando la sacábamos y poníamos en los prados y los árboles. Damos un parte de victoria, satisfacción y tranquilidad. Estamos muy contentos como corporación de haber podido salvar la vida de esta especie", indicaron Luis Emilio Atuesta y Jesús Tibaduiza, veterinarios que atendieron al animal. 

De esta manera, varios animales han encontrado en la pandemia una manera para poder retornar a la libertad.