En un ‘ángel gurdián‘ se ha convertido la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) para varios perros abandonados en Bogotá.  

Así como San Roque, considerdado el patrono de los perros en algunos países de Europa y América Latina, al igual que de los pobres y los enfermos, la CAR optó por ayudar a los más vulnerables, a esas mascotas que indolentemente fueron abandonadas por sus dueños en los parques ecoturísticos como, por ejemplo, el Embalse del Neusa, ubicado en el municipio de Cogua.

Le sugerimos: Perros callejeros encontrarían amparo en la ley

Los visitantes a esos lugares se habían constituido en una especie ‘padrinos‘ de estos indefensos animales al darles alimento y bebida. Sin embargo, con la llegada del coronavirus y la implementación del aislamiento obligatorio por parte del gobierno, los perros quedaron nuevamente desamparados y a su suerte.  

La corporación decidió entonces, en concordancia con su compromiso ambiental y responsabilidad social, tenderles una mano amiga a partir de la implementación del programa CanisCAR, que brinda refugio, alimentación y cuidado a estos animales.


En la actualidad están siendo atendidos 16 perros en el albergue temporal de la CAR. Foto: CAR Cundinamarca. 

Andrea Real, directora Operativa de Infraestructura Ambiental de la CAR, área encargada de la coordinación de los parques, indicó que en este período de aislamiento, en el que estos lugares han estado cerrados al público, se están atendiendo 16 perros en el hogar. "Allí cuentan con toda la asistencia requerida. Además, diariamente se pone en práctica el protocolo de desinfección y atención para garantizar el bienestar de los animalitos", sostuvo la funcionaria. 

Adicionalmente, esa autoridad ambiental ha venido adelantando campañas de sensibilización con los visitantes y vecinos del parque, promoviendo la adopción y la responsabilidad frente a la tenencia de mascotas, fomentando su cuidado y respeto, al igual que recalcando la importancia de no abandonarlos.

Le recomendamos: Perros callejeros encontrarían amparo en la ley

Por ahora, CanisCAR, iniciativa que comenzó su implementación el mes de diciembre de 2019, cuenta con alimento para los perros hasta el próximo mes de agosto.

"Buscamos que quienes puedan se hagan partícipes para garantizar la continuidad de este suministro. Sin embargo, se espera que cada animalito que fue abandonado y que hoy recibe esta asistencia, encuentre una familia responsable que esté dispuesta a darle el cuidado y protección que requiere, pero sobre todo, el anhelo de las directivas de la corporación es que dicho contexto de abandono, que tristemente ya se ha vuelto habitual ver en los parques ecoturísticos, no se siga presentando", manifestó Real. 


Cachorros como este aguardan porque lguna familia responsable los adopte. Foto: CAR Cundinamarca. 

Coincidencialmente, San Roque también es considerado el santo protector ante la peste y cualquier epidemia, pues Roque era hijo de una familia aristócrata, que nació en Montpelier en 1284 y cuando sus padres murieron, teniendo solo unos 20 años, donó toda su fortuna a los pobres y viajó a Italia para atender a los enfermos de peste del tifo. 

Le puede interesar: ¿Quién piensa en los animales callejeros? El proyecto de ley que busca garantizarles atención

Prestó servicio en varios hospitales públicos y se llegó a decir que con sus manos y haciendo la señal de la cruz, lograba curarlos. Al contrarer la enfermedad optó por adentrarse en el bosque a morir para no contagiar a nadie más y así hubiera ocurrido de no haber sido por el perro de un noble que vivía cerca, pues el canino iba todos los días a llevarle un trozo de pan y le lamía sus heridas. El dueño se extrañó del comportamiento del animal y decidió siguirlo un día. Allí encontró a Roque, lo llevó a su casa y le ayudó curarse. Desde entonces, San Roque es representado con un perro a su lado, pues este se convirtió en ‘su ángel guardián de cuatro patas‘.