Mantener una dieta sana en época de cuarentena no es tarea fácil. La ansiedad que genera estar de forma permanente cerca de la comida puede motivar, por un lado, el consumo excesivo de alimentos y, por otro, comer productos que no necesariamente son los más saludables y que tampoco pueden ser tan amigables con el ambiente.

Ante esta realidad, dicen los expertos, es importante realizar una planeación para establecer una dieta que sea saludable y variada, pero que también sea sostenible. 

La Organización Mundial de la Salud ha insistido en la necesidad de alimentarse bien, pues las deficiencias nutricionales son la causa de sistemas inmunes débiles y, por lo tanto, aumentan el riesgo de contraer enfermedades y en momentos en que el mundo se enfrenta a esta pandemia es importante tener buenos hábitos alimenticios.

Según un informe publicado en la revista científica The Lancet, es determinante no solo preservar la salud humana sino la planetaria y por ello, a través de la misma publicación, un grupo de científicios urge a un cambio en la alimentación y la agricultura para evitar millones de muertes prematuras en el mundo y de paso sortear la catástrofe ambiental que los malos hábitos pueden generar.

Le recomendamos: El número de adultos obesos en el mundo superaría el de personas con hambre

Una de las grandes problemáticas es la generación de desperdicios y por esa razón el llamado en esta época de confinamiento es adquirir solo lo necesario. No se requiere almacenar grandes volúmenes de producto que luego pueden terminar en la basura. Solo en Colombia, por ejemplo, según datos del Departamento Nacional de Planeación, se pierden o desperdician anualmente 9,76 millones toneladas de alimentos, que equivale al 34 por ciento de la producción total. 

En el mundo, de acuerdo con estadísticas de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se calcula que un tercio de todos los alimentos que se produ­cen en el planeta cada año, es decir, unas 1.300 millones de toneladas, se desechan. Esto equivale, según el organismo multiateral a un billón de dólares en costos económicos, cerca de 700.000 mi­llones de dólares en ambientales y al­rededor de 900.000 millones de dólares en costos sociales.

Es importante tener claro que con los restos de comida desperdiciados se pierden también el valor de la mano de obra, agua, energía y todo lo que se emplea en su producción o elaboración. 

Ante esta realidad, las recomendaciones apuntan no solo a consumir lo que resulta saludable y amigable con el planeta, sino a comprar en los volúmenes adecuados con el fin de evitar la cantidad de desperdicios. Por eso, para esta época de cuarentena, tenga en cuenta estos tips que resultan importantes. 

Foto: Getty Images

1. Modere el consumo de carne y azúcar. La carne es el grupo de alimentos con mayor impacto medioambiental, además de ser uno de los de mayor huella hídrica. El azúcar, por su parte, es un producto que puede tener muchos impactos negativos en el organismo. 

2. Consuma pescado y evitar especies en peligro de extinción. Es importante ser muy cuidadoso para preservar al máximo las poblaciones marinas que están en riesgo. El tiempo en casa puede ayudar para ilustrarse sobre el tema y tomar las mejores decisiones en el momento de realizar las compras. 

3. Aumente el consumo de cereales y derivados. Este grupo de alimentos tiene un impacto ambiental sensiblemente menor que la carne y el pescado, al igual que una menor huella hídrica. Se trata de alimentos saludables y adecuados para lla ingesta de toda la familia. 

4. Cocine con aceites vegetales y no con mantequilla. Los aceites vegetales y derivados tienen un menor impacto que las grasas de origen animal como la mantequilla. En esta época de confinamiento y cuando el volumen de alimentos producidos en casa aumenta, es importante atender esta recomendación. 

5. Incentive el consumo de frutas y verduras en cantidades adecuadas. Cada tipo de fruta, verdura o legumbre tiene un impacto ambiental diferente, pero lo que es claro es que este siempre será menor que el de los alimentos de origen animal.

Lea también: Inocuidad alimentaria, una prioridad para el planeta

6. Consuma menos alimentos procesados.  Para la elaboración de este tipo de alimentos se requieren mayores recursos y, por ende, suponen un mayor impacto ambiental al utilizar embalajes y envases para su distribución a granel. Adicionalmente, para la salud también el impacto es negativo al contener mayores niveles de sal, grasa, preservativos y elementos que terminan afectando el organismo. 

7. Reduzca el uso de agua en la cocina. Es importante hacer un uso adecuado del agua en el momento de preparar los alimentos. El ahorro de este preciado líquido es clave en la protección del ambiente. 

8. Compre solo lo necesario. Las tiendas y supermercados no se cierran en cuarentena, así que adquiera solo lo necesario. Haga un listado de lo urgente e inclínese por los productos naturales. No es necesario comprar grandes volúmenes de alimentos procesados.