;
DW

A bordo de un barco en la región indonesia de Papúa, varias decenas de cotorras fueron encontradas atrapadas dentro de botellas de plástico

La tripulación informó a la policía de la ciudad de Fakfak que había oído ruidos provenientes de una gran caja. Al abrirla descubrieron 64 loris multicolor vivos y otros 10 muertos.

"Los miembros de la tripulación nos dijeron que sospechaban que había animales dentro de la caja porque escuchaban ruidos extraños", explicó el portavoz de la policía local, Dodik Junaidi.

Le sugerimos: EN IMÁGENES: Un ocelote sin colmillos, la cara del tráfico ilegal de fauna

El lori tricolor, o lori de capa negra, es un pájaro colorido perteneciente a la familia de las cotorras, muy común en la isla de Nueva Guinea y en las islas circundantes.

Hasta el momento, la policía no ha efectuado ningún arresto y no ha logrado determinar el destino de las aves.

De los lori tricolor se conocen siete subespecies reconocidas. Se trata de Lorius lory cyanauchen (1841); Lorius lory erythrothorax (1877); Lorius lory jobiensis (1874); Lorius lory lory (1758); Lorius lory salvadorii (1891); Lorius lory somu (1967), y Lorius lory viridicrissalis (1909). 

Entre sus principales características se destaca su extraordinaria gama de colores y su lengua, que finaliza en unos tubitos para absorber el alimento. Es una de las aves exóticas más apreciadas por los amantes de los pájaros. Tiene un tamaño promedio de hasta 31 centímetros de longitud y un peso  que oscila entre 200 y 300 gramos. 

Presenta muy poco dimorfismo sexual, es decir, la hembra no se distingue del macho en cuanto a su aspecto exterior.

Le puede interesar: Pidieron un gato y recibieron un tigre: tráfico de fauna crece por Internet

Las vastas selvas de Indonesia albergan unas 130 especies de aves amenazadas, más que cualquier otro país del mundo excepto Brasil, según la ONG Traffic, que vigila los canales de tráfico ilegal de animales.

La adquisición clandestina de aves en grandes mercados es común para los clientes indonesios, que las aprecian como animales de compañía y señal de riqueza, así como el contrabando hacia el extranjero.

Lea también: Tráfico de fauna silvestre, principal detonante de enfermedades zoonóticas

Ciertas especies, como la cacatúa negra, pueden venderse hasta por 30.000 dólares en el mercado negro, de ahí los altos índices de táfico. 

En 2017, las autoridades indonesias encontraron unas 125 aves escondidas en tuberías durante una operación policial, situación que demuestra que el tráfico de fauna sigue siendo uno de los delitos más potentes a nivel muncial.