El fenómeno de El Niño no da tregua. En varias regiones del país la reducción de los caudales de los ríos y sus afluentes vienen ocasionando la mortandad de peces y otras especies que viven o dependen de estos ecosistemas. 

En los caños del municipio de Sabanagrande (Atlántico), por ejemplo, en las últimas horas fueron encontrados centenares de peces muertos flotando en el agua en la zona de humedales del río Magdalena.

La falta de oxígeno y el calentamiento del agua, producto de la intensa sequía, pudieron haber sido la causa de esta emergencia. Sin embargo, las autoridades indagan si hubo otros factores para que se presentara este fenómeno. Una situación similar ya se había repetido hace menos de un mes en el Lago de El Cisne (Atlántico). 

Le puede interesar: 48 municipios se declararon en calamidad pública por desabastecimiento de agua

Alberto Escolar, director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), aseguró que "el evento de la muerte de algunos individuos se puede dar por condiciones naturales si se tiene en cuenta que, además de la resuspensión de los sedimentos que contienen materia orgánica, se encuentra gran cantidad de vegetación en las orilla, que se encuentran sumergidas y descomponiéndose, incrementando los niveles de materia orgánica, así como el follaje del manglar que está soltando las hojas como respuesta al inicio del periodo seco, más lo acumulado en años, situación que es natural y se presenta en todos los humedales del Caribe colombiano”.

Ayari Rojano, bióloga de la CRA, señaló, a su turno, que la época de sequía se caracterizaba no solo por la ausencia de lluvias, sino por el aumento de la evaporación y evapotranspiración de los cuerpos de agua, así como la desconexión de los humedales de las fuentes principales como el río Magdalena y el Canal del Dique, "lo que generaba la concentración de contaminantes en el agua", dijo. 

Para contrarrestar este problema los pescadores, la Policía Ambiental y la CRA se dieron a la tarea de extraer del cauce las especies muertas y luego armar talanqueras para intentar de salvar la mayor cantidad de especies posibles. 

Le sugerimos: ‘Tatequieto‘ a los derrochadores de agua en Colombia

En la Ciénaga Grande de Santa Marta (Magdalena) también han sido reportados centenares de peces muertos, al igual que un manatí, debido a la falta de oxígeno en el agua. Algunas autoridades de esa región atribuyen el bajo nivel de este ecosistema al desvío de los ríos Aracataca y Fundación para el cultivo de palma y banano. Además del fuerte impacto ambiental y los problemas a la salud pública que acarrea un hecho como este, la economía y la seguridad alimentaria de la zona, de igual forma, se ven seriamente afectadas, pues los pescadores no logran proveer el alimento ni conseguir los recursos suficientes para sostener a sus familias. 

El verano, igualmente, ha generado que el caudal del agua en la Ciénaga la Olla, en el corregimiento de Campo Amalia, jurisdicción de Aguachica (Cesar), haya disminuido notoriamente, al punto que el pasado fin de semana cuatro manatíes (tres hembras y una cría macho) tuvieron que ser rescatados por funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, el Ministerio de Ambiente Sostenible y la Fundación Omacha, luego de haber quedado atrapados en un área que presentaba poca profundidad. 

Julio Suárez Luna, director de Corpocesar, destacó el liderazgo de la comunidad, no solo por haber alertado sobre la emergencia, sino por el masivo apoyo brindado a las autoridades durante el proceso de rescate de esta especie, considerada en vía de extinción y vital para los ecosistemas de la cuenca del Magdalena, debido a que los movimientos de su aleta caudal y la dispersión de los sedimentos ayudan a mantener la profundidad en las ciénagas y la calidad del agua. Adicionalemente, porque sus excrementos sirven de alimento para los peces. 

Trasmallos, colchonetas y camillas fueron los elementos utilizados para el rescate de estos mamíferos que, posteriormente, quedaron el libertad en aguas más profundas y de menor riesgo.

Cuatro manatíes que se encontraban atrapados en la ciénaga la Olla, en Aguachica, fueron rescatados. El apoyo de la comunidad fue clave. Foto: Corpocesar. 

Otro departamento que ha reportado la muerte de varios animales ha sido Casanare como consecuencia de la intensa sequía. En esa región, varios municipios ya presentan afectación por el suministro de agua.

En Colombia ya son 108 las poblaciones que vienen afrontando problemas de abastecimiento de líquido, según el noveno reporte de afectación por el fenómeno de El Niño que dio a conocer el Viceministerio de Agua Potable y Saneamiento Básico. 

El Ideam viene haciendo desde hace varios meses un llamado a ahorrar agua y energía, pues existe la posibilidad de que el verano se extienda hasta finales de marzo y comienzos de abril.