Aunque todavía no hay cifras oficiales consolidadas, solo en Boyacá y Cundinamarca cerca de 30.000 productores se han visto afectados hasta el momento por las fuertes heladas que se vienen registrando y que han generado, además, la pérdida de más de 67.000 hectáreas de pastos y cultivos.

De las 150.000 hectáreas que tiene Boyacá para la producción de alimentos, ya son 43.000 las afectadas por las bajas temperaturas que se vienen presentando y que han alcanzado hasta los -6,8 grados centígrados, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

Esta cifra, sumada a los 12.500 productores que se han visto perjudicados por este fenómeno natural en ese departamento, llevaron al gobernador Ramiro Barragán, a solicitarle al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres el aval para poder declarar la calamidad pública por heladas en 57 municipios, siendo Sogamoso, Sotaquirá, Belén, Cerinza, Floresta, Tuta, Siachoque, Caldas, Firavitoba, Toca, Motavita, Paipa, Cómbita, San Miguel de Sema, Tunja y Gámeza los más afectados.


Pequeños bloques de hielo como estos se pueden observar en las madrugadas en los campos cundiboyacenses. Foto: Tomada de Twitter. 

"El objetivo con esta medida es que las gestiones en recursos económicos y tecnológicos para brindar ayudas a los campesinos que tienen sus cultivos destruidos, lleguen en el momento preciso de la crisis y no cuando las afectaciones sean más graves o cuando ya haya poco que salvar de lo que el fenómeno climático destruyó", afirmó el madantario. Para Barragan es fundamental ayudar a mitigar las heladas para que las pérdidas financieras no se incrementen.

Le sugerimos: Las lluvias registradas en Bogotá ayudan a mejorar la calidad del aire

"Debemos evitar que los productores vayan a la quiebra por este panorama", dijo el gobernador, quien sostuvo que esta temporada de heladas ha sido mucho más intensa que las registradas en otras ocasiones. Según Luis Gerardo Arias, secretario de Agricultura de Boyacá, los pastizales son los cultivos más afectados (82%), seguidos por papa, cebolla, leguminosas, hortalizas, cereales y frutales. Adicionalmente, la producción de leche se ha reducido en cerca del 45% en esa región.

El funcionario informó que hasta el momento para apaciguar la emergencia han entregado insumos para cultivar, así como alimento para el ganado a cerca de 2.000 campesinos, en 20 municipios. Sin embargo, resaltó que áun quedan 10.000 por atender.

El panorama en Cundinamarca no es menor. Nicolás García, gobernador de ese departamento, señaló que ya se registran 19.000 hectáreas de pastos afectadas, así como 5.400 hectáreas de cultivos, situación que ha damnificado a, más o menos, 17.900 personas y 52.000 bovinos. Esto quiere decir que cerca del 2% del área productiva que tiene esta región del país se ha visto afetcada. 

La puede interesar: Clima extremo en Colombia: entre heladas e incendios forestales

“No puede decir un Ministro que porque en Corabastos se sigue vendiendo la misma cantidad de alimentos es que no está pasando nada en Cundinamarca, por algo es que envían ayudas, pequeñas, pero por alguna razón las están enviando, estos datos son alarmantes ”, comentó el mandatario en Caracol Radio.

La provincia del Valle de Ubaté es la más perjudicada, pese a que se han entregado hasta ahora 6.000 toneladas de alimentos para ganado.

En algunos municipios de Santander también se registran daños por las heladas, como es el caso de Tona, donde las temperaturas han alcanzado los -4°C.

Desde la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres infomaron que tienen registros de 25 municipios, en tres departamentos (20 en Cundinamarca, cuatro en Cauca y uno en Norte de Santander) en donde se han presentado heladas. Solo en Cauca, 391 familias y 1.867 hectárea han resultado afectadas.  


Los ganaderos han sido los más afectados por la quema de los pastos. Foto: tomada de Twitter.

Daniel Useche, director de Pronósticos y Alertas del Ideam, dijo que en departamentos como Boyacá y Cundinamarca continuará presentándose este fenómeno climático, pues habrá poca nubosidad y seguirán los descensos significativos de las temperaturas del aire. Por esa razón, en municipios como Sogamoso, Toca y Cerinza los niveles de frío se pueden mantener bajo cero en los próximos días.

Para Useche, si bien se hacen los planes para enfrentar estos fenómenos climatológicos, que son usuales por esta época del año, la naturaleza es impredecible y por eso las recomendaciones apuntan a realizar las coberturas plásticas de los cultivos para tratar de mitigar los efectos causados por las bajas temperaturas.


Cultivos de cebolla, papa, leguminosas, hortalizas, cereales y frutales también han resultado perjudicados. Foto: tomada de Twitter. 

La respuesta

Para contrarrestar esta situación el Gobierno nacional dio a conocer que adicionará 5.000 millones de pesos para atender la emergencia e informó que realizará un censo de afectados. Estos recursos se suman a los 16.000 millones que ya habían sido destinados para la comrpa de alimentación bovina. 

Por su parte, el Banco Agrario redujo la tasa de interés de la tarjeta de crédito de agroinsumos del 14 al 11% y viene adelantando un refinanciación de los créditos adquiridos por los campesinos con esa entidad credicticia. Adicionalmente, desde el Ministerio de Agricultura se ha dispuesto la distribución de 52.000 toneladas de alimentos ensilado a base de maíz, panela y sorgo en 22 departamentos para ganaderos con menos de 50 reses y se firmó un convenio con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres pro 5.000 millones de pesos para atender las calamidades. 

Incendios tampoco dan tregua

En contraste, en el día se vienen registrando altas temperaturas en una gran parte del territorio nacional, al punto que en este momento existen 828 municipios que tienen algún nivel de alerta de que presenten incendios de cobertura vegetal, de los cuales 457 están en alerta roja. De estos últimos, 19 están ubicados en el departamento de Cundinamarca", explicó Useche.

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres informó que entre el 16 de diciembre de 2019 al 10 de febrero de 2020, se han registrado 374 incendios de cobertura vegetal en 226 municipios, la mayor parte de estos en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Santander, Tolima, Antioquia, Huila, Meta, Cesar, Norte de Santander y Casanare.
 
Del total de eventos registrados, 363 han sido liquidados en su totalidad, 10 se encuentran activos en Cundinamarca (Soacha (2) y La Mesa), Tolima (Carmen de Apicalá y Anzoátegui), Arauca: (Tame), La Guajira (San Juan del Cesar y Dibulla) y Boyacá (Chiquinquirá, Sutamarchán y Saboyá). 

El Ministerio de Vivienda informó, entre tanto, que 55 municipios tienen problemas en el suministro de agua potable al reportar desabastecimiento, en 10 departamentos. Se trata de Sucre (10 poblaciones), Boyacá (11), Córdoba (6), Cesar (5), Santander (5), La Guajira (4), Cundinamarca (4), Atlántico (3), Tolima (3), Antioquia (3) y Magdalena (1). De estos 55, seis (Arboletes, Antioquia; Los Santos, Aratoca y Barichara, Santander; Sincelejo, Sucre, y Santa Marta, Magdalena) han hecho la declaratoria de calamidad pública.

Le recomendamos: Bogotá tendrá seis nuevas estaciones de medición de aire

Para mitigar las emergencias el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres ha activado sus planes de respuesta para subsidiar y complementar el trabajo desplegado por los territorios, coordinando a 1.185 Unidades de las entidades operativas, disponiendo de 980 kits de herramienta manual, trabajando con 44 máquinas extintoras, poniendo 12,9 horas de vuelo de la Fuerza Aérea en donde se han descargado 24.200 galones de agua con líquido retardante. Se han entregado, además, 2.241.000 litros de agua en Arboletes, Antioquia (8.000 Cruz Roja Colombiana, 2.233.000 UNGRD) y 4.489.000 litros de agua en Córdoba a través de la UNGRD, así mismo se han dispuesto 50 tanques de almacenamiento con capacidad de 5.000 litros en las zonas necesitadas.

Desde el Ideam señalaron que las heladas se mantendrán durante febrero y es posible que se extiendan hasta mediados de marzo, cuando inicie la temporada de lluvias.

"Marzo se caracteriza por ser el mes de transición entre la temporada seca y la primera temporada de lluvias en el país, la cual se acentúa especialmente en abril y mayo en los departamentos andinos", recalcaron en el Instituto.

Yolanda González, directora del Ideam, sostuvo que en esa transición se pueden registrar granizadas, vendavales o aguaceros fuertes, así como días completamente secos.