Abrigo, bufanda y sombrilla serán tres elementos que no podrán faltar en el vestuario de los habitantes del altiplano cundiboyacense durante lo que resta de agosto y hasta mediados de septiembre, aproximadamente. 

Las lluvias y los fuertes vientos serán constantes en esta y otras regiones del país, según informó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam. El intenso frío que por estos días se ha sentido en departamentos como Cundinamarca y Boyacá, se mantendrá hasta el inicio de la segunda temporada de lluvias en octubre. 

Yolanda González, directora del Ideam, informó que para esta época del año (entre julio y agosto) predominan los vientos alisios del sureste que provienen del hemisferio sur y cruzan la cordillera Oriental aumentando la sensación térmica con predominio de frío no solo en Bogotá, sino en gran parte de los municipios cundinamarqueses y boyacenses. 

La funcionaria explicó, además, que las intensas lluvias que se vienen registrando en los Llanos Orientales han sido otro factor determinante en la reducción de las temperaturas.

Le puede interesar: 

"Esas precipitaciones han traspasado la cordillera Oriental y nos han traído más aguaceros a Bogotá y el altiplano cundiboyacense que nos dejan cielos encapotados que nos impiden el paso de los rayos de sol por muchas horas, razón por la cual la humedad en la atmósfera se satura y la sensación de frío es mucho más fuerte", comentó González, quien afirmó además que al hacer parte del trópico, la gente de esta sección del país se acostumbró a tener, por lo menos, entre cuatro y cinco horas de sol al día y ahora "existen días en que no tenemos más de una hora".  

La directora del Ideam señaló que en los últimos días se han registrado en el altiplano cundiboyacense temperaturas mínimas que han oscilado entre 4 y 5 grados centígrados y máximas de 15,5 grados. "Normalmente en Bogotá para esta época tenemos 19 grados centígrados. Las temperaturas han estado un poco más bajas de lo normal sobre el mediodía", apuntó. 

Entre el calor y la lluvia 

Mientras que en algunas regiones del país se mantienen las condiciones de invierno como, por ejemplo, en los Llanos Orientales, la Orinoquia, el sur de la región Caribe, el norte de la región Andina, el golfo de Urabá, el sur de Sucre y Bolívar, algunos sectores del Cesar, Santander, Antioquia, Norte de Santander y Chocó, en otras el verano predomina.  

Es el caso del centro y sur de la región Andina, más exactamente en el valle interandino del río Magdalena, como en Tolima, Huila y el occidente de Cundinamarca, donde las temperaturas han llegado hasta los 40 grados centígrados y hay alerta roja por incendios de cobertura vegetal, al igual que en sectores de La Guajira, Valle del Cauca, Nariño, Quindío, Cauca y Boyacá. 

"En cuanto a deslizamientos de tierra por lluvias están vigentes alertas rojas en algunas zonas de Antioquia, Boyacá, Cundinamarca y Meta. Entre tanto, los ríos de la Orinoquia son los que registran los niveles más altos en sus cuencas media y baja, con especial atención en Guayuriba, Meta, Orinoco e Inírida", dijo González.

Le sugerimos: Radar de alta tecnología en el Meta pronosticará con precisión avalanchas, tornados o lluvias extremas

La directora del Ideam aseguró que el país afronta una variabilidad climática que genera cambios abruptos en las temperaturas de un día para otro. "Esta clase de fenómenos en el país dependen de los océanos, bien sea el Pacífico o el Atlántico, la atmósfera y el acople de los dos. El que más impacta en las condiciones de temperatura colombiana es el océano pacífico tropical. Sin embargo, este mes hemos tenido activos los dos. El Pacífico nos afecta la humedad en el Chocó y el Atlántico nos genera ondas tropicales que han venido muy activas, aunque no están generando huracanes ni ciclones, pero sí nos dejan lluvias", comentó. 

La funcionaria agregó que este era un fenómeno de El Niño de categoría débil, que registraba intermitencias e impactaba con diferentes  variables. 

"Diciembre, enero y febrero fueron meses bastantes secos en la región Caribe y Andina, mientras en la Pacífica y el piedemonte amazónico fueron muy lluviosos, eso es lo típico de un fenómeno de El Niño impactando el territorio nacional", puntualizó.