Retirar más de 200.000 metros cúbicos de material vegetal por un término de dos años es el objetivo que persigue el convenio  interadministrativo que firmó la Gobernación de Boyacá y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) denominado ‘Recuperación hidráulica y ambiental del complejo lagunar Fúquene, sector Quicagota, del municipio de Ráquira‘. 

Para este proyecto serán invertidos 5.305 millones de pesos, provenientes de regalías de Cundinamarca y Boyacá. 

Le puede interesar: Laguna de Guatavita podrá ser visitada de nuevo

“Es pertinente reconocer el trabajo del Consejo Directivo de la Corporación, quien apoyo la aprobación del empréstito para hacer la inversión de 180 mil millones de pesos en esta laguna, es decir, son cerca de 215.000 millones de pesos en total, una inversión que nunca se había hecho. Como nos comprometimos en Chiquinquirá vamos a revivir esta laguna, que es trascendental no solo para los campesinos, sino para los chiquinquireños, que tienen una tremenda dificultad de agua, esto sumado a los recursos del pozo profundo que sin duda nos ayudarán a solucionar un problema histórico de 50 años”, indicó Carlos Amaya, gobernador de Boyacá.  

César Pachón, representante a la Cámara por Boyacá, se hizo presente durante en la firma del convenio y destacó la importancia de esta iniciativa para Colombia. 

Le sugerimos: Postales de Tota: así es el tercer mejor destino de naturaleza de Las Américas

“Es un día muy importante para el país, para la vida y para los sectores políticos, que hoy por fin toman un buen direccionamiento y se ve el trabajo articulado, la voluntad de los gobernadores de Cundinamarca y Boyacá, así como de la CAR. Por nuestra parte, desde la Comisión Quinta estamos comprometidos en citar este debate de control político y buscar asegurar recursos del gobierno Nacional para nuestra Laguna de Fúquene, al igual que para las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR), de los pueblos que rodean este cuerpo de agua, pues desde allí llega la mayor parte de la contaminación”, aseveró Pachón.

El retiro de maleza vegetal se verá reflejado en una mayor capacidad hidráulica en la laguna, teniendo a disposición más recurso hídrico. Así mismo servirá para recuperar el hábitat de varias especies de fauna y flora. 

La Laguna de Fúquene es en extensión la segunda más grande de Colombia, con un área superficial de 3.138 hectáreas. Es considerada como un ecosistema estratégico no solo para el soporte de la biodiversidad, sino porque de este dependen diferentes actividades económicas.