Con 1.999 especies registradas, Colombia es el país líder en aves en todo el planeta. Según el Instituto Humboldt, de este total 158  son migratorias y 82 son endémicas, es decir, que no habitan en ningún otro lugar del globo terráqueo.

Un artículo publicado en la revista científica Zootaxa, acaba de revelar una nueva especie de ave en el territorio nacional, la número 2.000, y que además es única del territorio nacional, lo que indica que ahora la cifra de aves endémicas llega a 83.

Le puede interesar: Vuelve a aparecer rara ave de plumaje rojo en Bogotá

Se trata de chamí antpitta (Grallaria alvarezi), un ave con plumaje de color marrón rojizo profundo de mayor intesidad en la garganta y partes inferiores, que sólo habita en el territorio de los indígenas embera chamí de la cordillera occidental, desde el Parque Nacional Natural Paramillo, el noroeste de Antioquia y el sur y noroeste del Cauca, en zonas con alturas entre los 2.350 y 3.650 metros sobre el nivel del mar.

Chamí antpitta habita en territorios de los embera chamí distribuidos en la cordillera occidental. Foto: Eddie Álvarez.  

Así lo identificaron los científicos Andrés Cuervo, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional; Carlos Cadena, de la Universidad de los Andes; Morton Isler, del Smithsonian Institution de Estados Unidos; y Terry Chesser, del Centro de Investigación de Vida Silvestre Patuxent.

Le puede interesar: Regresó el cangrejo sabanero a Tocancipá

El nombre científico de esta ave, Grallaria alvarezi, honra al ornitólogo colombiano Mauricio Álvarez Rebolledo, que dirigió varias expediciones biológicas durante el pico de inestabilidad política de la década de 1990 y principios de la década de 2000 en Colombia.

La zona de color verde es el hábitat de esta nueva especie de ave. Mapa revelado por Andrés Cuervo.

“Mauricio fue pionero en la grabación de sonido aviar en el país, estableciendo la Colección de Sonidos Ambientales en el Instituto Humboldt. El nombre inglés honra a la gente de las montañas, la comunidad indígena emberá chamí que habita en las laderas del norte occidental de los Andes de Colombia. Chamí significa montaña y Tatamá, el nombre de la localidad tipo, significa el abuelo de los ríos en idioma emberá”, cita el artículo científico.

Según los científicos, las vocalizaciones del chamí antpitta se distinguen de las de todos los otros taxones, una canción corta que consiste en una sola nota, seguida de un intervalo más largo y terminando con un trino. 

La longitud del pico es de 23 milímetros. Sus alas miden 81,2 milímetros, el tarso 43,2 y la cola 37,08. La mayoría de los especímenes muestran rayas pálidas en el centro de algunas plumas de contorno y en algunos la intensidad de las plumas del seno sugiere una banda difusa”, revela la publicación.