Tendido sobre hojas secas yace su cadáver. Boca abajo y con las manos extendidas fue hallado por campesinos. La falta de alimento e deshidratación eran evidentes en su cuerpo extremadamente delgado. Este mono aullador es una víctima de la intensa sequía que por estos días se registra en el departamento de Córdoba.  

Como este primate, clasificado dentro de la subfamilia Alouattinae, han sido encontrados en zona rural del municipio de Lorica, decenas ejemplares de estos mamíferos que se encuentran en peligro de extinción, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

Para los habitantes de la vereda Providencia, del corregimiento de Villa Concepción, donde se registró el último avistamiento de monos muertos, la intensa sequía podría ser la principal causa de este fenómeno, pues los reservorios y pozos de los que se abastecen de agua las comunidades y los animales, se han ido secando por cuenta del constante registro de temperaturas que alcanzan hasta los 38 grados centígrados. 


Los monos aulladores han aparecido muertos en el piso en varios sectores de Lorica. Foto: archivo particular.  

Albeiro Arrieta, sudirector de Gestión de Riesgo de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS), sostuvo que habitualmente las afectaciones en la fauna silvestre se presentan por falta de alimentos (futas). A esto hay que sumarle la escasez de agua que les puede llegar a generar estrés hídrico y deshidratación. 

El funcionario mencionó que aunque lo ocurrido es materia de investigación, es problable que esta situación esté ligada a la intensa temporada seca que atraviesa ese departamento, en el que existen sectores en los que no llueve desde hace 14 meses. De hecho, en esa sección del país se declaró la calamidad pública a finales de enero para poder atender de manera urgente a las comunidades afectadas y actualmente 17 de los 30 municipios que lo conforman registran desabastecimiento de agua, entre estos, Lorica.  

Le puede interesar: Fauna acuática: otra víctima del fenómeno de El Niño

Arrieta sostuvo que esta era una problemática que se venía presentando en la margen izquierda de esa población y no solo estaba afectando a los monos aulladores, sino también a las ardillas, armadillos y aves (guacharacas), entre otras especies de fauna silvestre propias de los ecosistemas del Bajo Sinú cordobés. "Estamos verificando con veterinarios y biólogos expertos que se encuentran en la zona. Con la Junta de Acción Comunal hemos coordinado para hacer un barrido y poder determinar si esta mortandad se debió a la falta de alimentos o de agua, o fue producto de enfermedades de los animales o atropellamientos. Todo eso se debe descartar”, explicó. 

Para el funcionario la emergencia que vive en este momento más del 50% de las poblaciones de Córdoba se debe a la falta de preparación de los alcaldes para afrontar estas contingencias. No tenemos una cultura de la prevención del riesgo", aseguró. 

Para mitigar el impacto en la fauna silvestre que todavía permanece en la zona, la CVS informó que implementará un programa de instalación de estanques provisionales con agua para que los animales que aún circulan puedan abastecerse.  

Le sugerimos: La sequía está provocando comportamientos extraños en animales

El gremio ganadero de esa región también reporta pérdidas por la baja producción de carne y leche como consecuencia de la falta de pastizales. "El año pasado fue catastrófico. Se reportaron algo más de 50.000 bovinos muertos por la ola de sequía”, manifestó Alfredo García, presidente de la Federación Ganadera de Córdoba (Ganacor) en Noticias Caracol. 

Datos oficiales de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) dan cuenta que en dos meses murieron alrededor de 35.000 semovientes en todo el país. El gremio confirmó que entre el 30 de noviembre del año pasado y el 25 de enero de este año la cifra de animales muertos por cuenta de los efectos de la sequía se ubicó en 34.925 bovinos, en tanto que otros 742.000 semovientes debieron se desplazados a otras zonas para evitar que tuvieran el mismo final.


La escasez de alimento ha generado la muerte de miles de cabezas de ganado en varias regiones del país. Foto: archivo/Semana.  

Las fuertes olas de calor, la falta de lluvias y las heladas han secado los pastos y generado desabastecimiento de agua y alimento para los semovientes. Magdalena es el departamento en el que más afectación se ha registrado. Allí un total de 8.369 animales bovinos murieron en el periodo analizado por Fedegán. En la lista también se encuentran Sucre (5.693), Bolívar (4.277), Arauca (3.565), Casanare (3.295), La Guajira (2.732), Tolima (2496) y Cesar (2.147).

Le recomendamos: 55 municipios registran desabastecimiento de agua potable por sequía

Según el Ideam, la temporada seca podría extenderse hasta mediados de marzo, razón por la cual se recomienda a los alcaldes activar sus planes de contingencia y adelantar camapañas para el adecuado uso del recurso hídrico.  

En su último reporte, correspondiente al 10 de febrero de 2020, el Ministerio de Vivienda registró, entre tanto, 55 municipios afectados por desabastecimiento de agua.