En las veredas de las zonas colindantes con el Parque Nacional Natural Chingaza, ocasionalmente se registra la presencia de individuos de fauna silvestre que salen en búsqueda de alimento. Por eso es importante que las comunidades que viven cerca de estas zonas hagan un manejo adecuado de sus animales domésticos que eviten atraer a los osos andinos, pumas u otros animales que habitan en el bosque y en el páramo.

El oso de anteojos se encuentra catalogada como vulnerable a la extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) Foto: Parque Natural Chingaza

Estas especies de fauna silvestre como el oso de anteojos o andino, no pueden reconocer los límites de un parque nacional, por esto, en su búsqueda de alimento, ocasionalmente estos animales llegan a las fincas ubicadas en las zonas colindantes de las áreas protegidas.

Puede leer: Osos de anteojos deambulan por zonas rurales del Valle del Cauca

En este sentido, al momento de avistar un oso andino o identificar actividades de depredación de algún animal silvestre, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No entre en pánico, el oso por naturaleza no es un animal agresivo, por el contrario, huye ante la presencia del hombre. En lo posible haga ruidos fuertes para ahuyentarlo.
  • Evite acorralarlo, déjele una ruta de escape para evitar un ataque por sentirse amenazado.
  • No permita que perros lo ataquen, esto solo pondrá en riesgo a las dos especies.
  • Vigile diariamente su ganado, en especial terneros, hembras preñadas o animales enfermos.
  • Recuerde que mantener el ganado cercado y controlado evitará que se interne en el bosque y sea presa fácil, disminuyendo la posibilidad de ser atacado.
  • Si muere algún animal en su predio, entiérrelo adecuadamente y rocíe creolina para evitar que el oso se acerque a consumir carroña y genere el gusto por el consumo de carne.
  • No tome acciones de retaliación que pongan en peligro a la especie.

Parques Nacionales hace un llamado a las personas para que informen a las autoridades ambientales como la Corporación Autónoma Regional, el municipio, la secretaría de ambiente de la alcaldía, la Policía Nacional o los guardaparques, con el fin de recibir las recomendaciones necesarias para realizar actividades que alejen a la especie, con técnicas recomendadas por expertos, para evitar una afectación al oso, al ganado o a la comunidad.

Las autoridades recomiendan no tomar acciones de retaliación que pongan en peligro a la especie, al momento de encontrarse con los osos. Foto: Parque Natural Chingaza.

Cabe destacar que el oso andino u oso de anteojos (Tremarctos ornatus) es el único oso que habita en Suramérica, a lo largo de la cordillera de los Andes, desde Venezuela hasta Bolivia, pasando por Colombia, Ecuador y Perú.

Le sugerimos leer: Bebés de yaguarundí fueron separados de su madre en finca del Quindío

En Colombia está presente en 22 de las 63 áreas protegidas del Sistema Nacional de Áreas Protegidas ubicadas entre los 300 hasta los 4.750 metros de altura, en diversos hábitats entre los que se encuentran los páramos y los bosques andinos, así mismo, aunque no todos los individuos consumen carne, algunos ejemplares oportunistas aprovechan encontrarse con animales enfermos o en descomposición para añadir nuevos alimentos a su dieta.

La especie se encuentra catalogada como vulnerable a la extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), de allí la importancia de trabajar de manera articulada por su conservación ya que de su pervivencia depende el equilibrio ecosistémico que garantiza la provisión de servicios como el agua y el aire limpio, indispensables para la subsistencia de los seres humanos.