El manto de corrupción que se posa sobre las Corporaciones Autónomas Regionales es uno de los principales temas sobre los que deberán trabajar los nuevos directores de las 33 autoridades ambientales regionales existentes en el país.  

Solo en la Procuraduría General de la Nación se vienen adelantando actualmente 698 procesos contra las CAR, de los cuales 396 están en fase preliminar y 184 en investigación disciplinaria. Además, fueron reportadas 73 quejas y 45 intervenciones preventivas. 

Adicionalmente, ese organismo investiga denuncias de participación política, contratación irregular, nóminas paralelas, corrupción en el otorgamiento de licencias ambientales, concesiones o permisos e indebido manejo de recursos como la sobretasa ambiental. 

Le puede interesar: Reforma a las CAR: dos propuestas para que dejen de ser fortines políticos

Por otro lado, la Contraloría  General de la República documentó, luego de una auditoría adelantada en el primer semestre de 2019, en 16 de las 33 CAR, 364 irregularidades administrativas; 206 disciplinarias; 33 penales; y 46 hallazgos fiscales por casi 88.000 millones de pesos. El más recurrente fue el desvío de recursos hacia asuntos diferentes a la protección del medioambiente.  

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) es la segunda autoridad ambiental que más suma investigaciones de la Procuraduría, con 41 casos.

Ante este panorama, Fernando Sanabria, director electo de la CAR, afirmó que con tecnología y fiscalización pretende despejar dicho manto y combatir la corrupción.  

Semana Sostenible: De las CAR se dicen que son focos de corrupción y entidades politizadas. ¿Desde su administración cómo pretende mejorar la transparencia y cambiar esa imagen?

Fernando Sanabria: Buscaré de manera pública reunirme con los representantes de la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría para que de manera permanente tengan una comisión dentro de la CAR que se encargará de vigilar los procesos y procedimientos que se adelanten desde la entidad. Queremos ser lo más transparentes posibles y por eso llegamos al punto de solicitarle a los entes de control que tengan equipos de trabajo al interior.

Le sugerimos: Expertos proponen reformar elección de directores de corporaciones autónomas regionales

Se fortalecerá, además, la tecnología para hacer más eficaces los controles, ya que los seres humanos somos vulnerables y podemos equivocarnos, pero cuando hay una tecnología de por medio el rango de error es menor. Se va a hacer una fuerte inversión en este aspecto para mejorar con transparencia los diferentes procesos y evitar los actos de corrupción. 

Semana Sostenible: La elección de los representantes a la junta directiva de la CAR siempre genera críticas y termina afectando reputacionalmente a la institución. ¿Qué hacer frente a eso?

F.S.: Es importante aclarar que la CAR como tal no tiene ninguna competencia para elegir a los representantes. La CAR es simplemente un facilitador, por ejemplo, del escenario físico donde se reunien. De mi parte, si yo pudiera proponer algo, sería que la elección de esos consejeros se adelante en un lugar totalmente ajeno de instalaciones de la corporación, porque la CAR no es quien elige a los consejeros, el solo hecho de hacerlo en su sede se presta para malos entendidos.  

Semana Sostenible: Varios miembros de la junta directiva de la CAR han sido cuestionados y sujeto de investigaciones. ¿Qué opina de esa situación?

F.S.: En lo visto en estos años y como compañero que fui de ellos (consejeros) en 2010 y 2011, noté comportamientos coherentes con la ley y la norma. 


Reserva Forestal Thomas van der Hammen. Foto: archivo/Semana.

Semana Sostenible: ¿Qué piensa hacer frente a la Reserva Forestal Thomas van der Hammen?

F.S.: La CAR identifica como prioridad el medioambiente, pero sin oponernos al desarrollo de las ciudades y la movilidad. El tema de las vías que se pretendían abrir por parte de la administración distrital no me corresponde resolverlo a mí, sino al actual director, así como también lo fue la negativa de los permisos en la reserva por parte del consejo directivo. 

Semana Sostenible: ¿Pero desde su administración se permitiría o no la intervención de la Van der Hammen?

F.S.: Siempre y cuando prevalezca la protección al medioambiente y haya unas compensaciones que a la sociedad civil y a las autoridades nos garanticen que va a ser retribuido el impacto de una gran manera. Cualquier proyecto sería respaldado por nosotros, eso sí con las condiciones y las claridades que provengan desde el sector ambientalista.  

Semana Sostenible: ¿Qué piensa hacer durante su administración en lo referente a la descontaminación del río Bogotá?

F.S.: El tema de la descontaminación del río involucra varios factores. Uno el que tiene que ver con las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales  (PTAR) que deben ser construidas a lo largo y ancho de la cuenca alta alta, media y baja del río Bogotá. Se han construido algunas, otras están pendientes como, por ejemplo, la de Girardot. Y falta ampliar y modernizar algunas ya existentes porque se construyeron hace 15 o 20 años.

Semana Sostenible: ¿Qué va a pasar con la PTAR Salitre?

F.S.: Se terminará el tramo faltante de esa planta que es hoy por hoy una de las más grandes que está en construcción en Latinoamérica. Es una PTAR que tiene un costo cercano a los 500 millones de dólares y que está en un porcentaje de de ejecución de un 85 por ciento. El 15 por ciento restante es quizá el más exigente porque a partir de este se verificará su funcionalidad. Es posible que la terminemos a mediados de mayo para ser entregada a la empresa de acueducto de Bogotá, que será la entidad que la operará. 

Semana Sostenible: ¿Y con la PTAR Canoas? 

F.S.: Estamos hablando de una planta de más de 2.000 millones de dólares, de los cuales la CAR pone 500. Esta PTAR ha registrado algunas complejidades técnicas y jurídicas, pero ya todas han sido solucionadas. Además, ya cuenta con cierre financiero, lo que permitirá garantizar su funcionamiento. Esos recursos serán girados al acueducto, pues la CAR no contratará. Nosotros solo haremos seguimiento para que la ejecución esté sujeta a la norma. Estamos seguros que este proyecto será culminado. 


Planta de tratamiento de aguas residuales Canoas. Foto: archivo.

Semana Sostenible: ¿En cuanto a movilidad en el río qué se tiene proyectado?

F.S.: Queremos en todo el trayecto que comprende el río Bogotá hacer el sendero o parque lineal más largo de Latinoamérica, que servirá para desplazarse desde Chía hasta Soacha. Hoy las personas pueden transportarse desde la Calle 80 hasta la entrada del río Fucha y ya hay una empresa que quiere operar las patinetas o scooters por ese sector. Hablamos de una movilidad limpia y un ahorro tiempo para los ciudadanos. El proyecto final que me corresponde terminar se concentrará entre la Calle 80 y Soacha. 

Lea también: Tatequieto a las mansiones ilegales en los Cerros Orientales de Bogotá

Adicionalmente, hoy el río es navegable y nosotros queremos que haya transporte fluvial, para ello vamos a construir unos muelles, de hecho, algunos ya se están edificando y otros se van a hacer en nuestro periodo. La idea es construir en el sector de Chía uno, en la Calle 80 otro, así como en Soacha con la finalidad de que vía lancha las personas se puedan transportar desde el Puente del Común hasta Soacha. Hoy en día se puede hacer pero solo para funcionarios de la CAR.

También debemos tramitar los permisos ante el Ministerio de Transporte, conseguir una empresa que opere las lanchas y, por supuesto, seguir trabajando en una mayor descontaminación del río. 


Navegabilidad en el río Bogotá. Foto: CAR.

Semana Sostenible: ¿Qué va a pasar con los grandes contaminantes? 

F.S.: Existe una sentencia que nos obliga a todos a vincularnos, pero vamos  a ir más allá, a los grandes contaminadores de la cuenca desde Villapinzón hasta Girardot, porque a veces la gente piensa que el trayecto del río Bogotá termina en el Salto de Tequendama. En ese inmenso recorrido, de aproximadamente 110 kilómetros, nosotros tenemos empresas e industrias que están vertiendo sus aguas contaminadas al río y es nuestra responsabilidad como autoridad ambiental colocar en cintura a estas entidades para que construyan sistemas de tratamiento.

Le recomendamos: Laguna de Fúquene volvió a recibir veleros en sus aguas después de 40 años

En sectores como Villapinzón, por ejemplo, donde están las curtiembres tenemos que hacer un centro de acopio para evitar que existan 20 o 30 cuertiembreros botando el agua residual de su trabajo a las fuentes hídricas, de lo contrario el control va a ser imposible. La idea es que todas las aguas vayan a una planta de tratamiento que se debe construir porque ese el primer municipio aguas abajo que empieza a contaminar. 

La misma Gobernación de Cundinamarca ha ofrecido un predio para efectos de que en ese lugar se edifique un centro de acopio y poder, de esta manera, identificar las aguas contaminadas y tratalas. Nuestro interés es hacerlo.

Semana Sostenible: ¿Qué va a pasar con los municipios que aún no tienen PTAR?

F.S.: Hay algunos tabú o preocupaciones de los mandatarios municipales que se preguntan:  ¿después de terminadas las plantas quién las operará?, ¿quién pagará la seguridad, los químicos y los funcionarios? Ese tipo de interrogantes los lleva, de una manera equivocada, a quedarse quietos. Nos reuniremos con los nuevos alcaldes para que miren estas obras desde un punto de vista amigable con el medioambiente, pero además para recordarles que es una obligación, pues nunca podrá sopesarse la contaminación con un mayor gasto público. Lo primero debe ser la normatividad frente al tema ambiental. 

Semana Sostenible: ¿Frente a la minería en páramos y áreas protegidas qué se pretende hacer para que no afecten esos ecosistemas?

F.S.: Seguir ejerciendo autoridad ambiental, pero algo que vamos a implementar y que será nuestro sello es la tecnología. Queremos controlar todo el territorio CAR en lo que tiene que ver particularmente con deforestación y minería ilegal. Con satélites vamos a evidenciar si en alguna parte alguien excava o genera daño al medioambiente o inicia minería no permitida. 

Semana Sostenible: Obtener información satelital o georeferenciación en sí es muy costoso. ¿Cómo se haría? 

F.S.: Al funcionario como tal le queda imposible estar en todo el territorio, así como el Ejército no alcanza a controlar todas regiones por más recursos que tenga. Nosotros contamos con 200 personas para controlar 104 municipios, pero tenemos la capacidad para adquirir un sistema de monitoreo. No con un satélite que compremos, pero sí conectados a uno como lo hace el Ideam, para estar atentos a alguna cicatriz que se le esté haciendo al terreno por minería o deforestación. De esta manera y conectados con los organismos de control, podremos evitar la corrupción, porque ya no sería un ser humano el que maneja los informes, sino sería un sistema que podrá ser observado por todos. 


Terrenos aledaños a la Laguna de Fúquene. Foto: archivo/Semana

Semana Sostenible: ¿Cómo piensa seguir trabajando en la recuperación de la Laguna de Fúquene?

F.S.: Para seguir recuperando ese complejo lagunar se pretende realizar una resiembra  o arbolización de las partes altas que lo rodean, ya que al no haber árboles la erosión es permanente y todos los sedimentos terminan siendo vertidos. Pero la intervención debe ser integral y por eso para recuperar el espejo de agua tenemos un parque de maquinaria importante y otro que vamos a adquirir a mediano plazo para seguir sacando los sedimentos y recuperar la capacidad de almacenamiento de la laguna. Nuestro propósito en estos cuatro años es sacar entre 12 y 15 mil millones de metros cúbicos de sedimento. Adicionalmente, continuaremos impulsando la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales en los municipios que tienen injerencia directa con la laguna como, por ejemplo, Susa, Lenguazaque y Simijaca. 

Semana Sostenible: ¿Y qué va a pasar con la maleza acuática?

F.S.: Esa maleza no está flotando sino que está enterrada en bloques de hasta 1,50 metros de la superficie hacia abajo, lo que hace demasiado costoso y lenta la limpieza, por esa razón, la mejor solución es la extracción de los sedimentos con maquinaria.  

Semana Sostenible: ¿Qué se piensa hacer desde la corporación para que particulares no se sigan apropiando de los terrenos de la laguna?

F.S.: Continuaremos  haciendo la delimitación de la laguna. Pensamos, además, construir unos jarillones para generar un límite jurídico, pero también físico, para que quienes tienen tierras o fincas alrededor de este ecosistema, en el verano no aprovechen para ampliar su frontera. Se haría una especie de aro en todo el entorno de la laguna y de esa manera evitaríamos también, que en temporada de lluvias se desborde y genere inundaciones como las registradas entre 2010 y 2011. 

Semana Sostenible: ¿Cuánto costaría ese proyecto y de dónde saldrán los recursos?  

F.S.: No sabemos si lo terminaríamos o no durante mi administración, pero lo importante es comenzar. Lo haremos hasta donde las circunstancias y los recursos financieros nos alcancen. La laguna en su momento era de 12.000 hectáreas y hoy puede tener 3.000, pero si logramos hacer aunque sea 200 hectáreas ya sería un gran avance. 

Semana Sostenible: ¿En que se va invertir el presupuesto de la CAR?

F.S.: Tenemos un presupuesto de entre 700 y 800 mil millones de peso para el próximo año. La gente puede decir que esa es una inmensa riqueza, pero la CAR así mismo tiene millonarias deudas que debe pagar cada mes. Recordemos que la descontaminación del río Bogotá es financiada con recursos de un préstamo por 250 millones de dólares del Banco Mundial, de los cuales quedan por cancelar entre 148 y 150 millones de dólares. Además, para la recuperación de la Laguna de Fúquene se hizo un préstamo con la banca privada por 90 mil millones de pesos, de los cuales se debe todo y se deben pagar en un lapso de 10 años. Mientras en gastos de funcionamiento se invierte el 17 por ciento del presupuesto para pagarles a los cerca de 2.000 funcionarios que tiene la entidad

Pese a esto, se destinarán importantes recursos para inversión, en especial, para la protección de humedales, cuencas hídricas (quebradas, y ríos), dragados y tecnología para controlar el territorio, contrarrestar la corrupción y mejorar y optimizar los procesos para hacer más rápida la respuesta al usuario. 


Humedales de Bogotá serán protegidos en la nueva administración de la CAR. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz

Semana Sostenible: ¿Qué piensa sobre los proyectos de ley que trámitan en el Congreso y que pretenden reformar las CAR. Creen que son necesarios?

F.S.: Todo lo que sea para controlar y acabar la corrupción debe tenerse en cuenta. Si en el saber y entender de los congresistas es necesario, se deben tomar las medidas. Ahora más que cambiarles el nombre, debe cambiarse la mentalidad de quienes están allí dirigiéndolas, pues de nada sirve reformarlas si no se controlan bien, ya este tipo de entidades siempre serán gobernadas por seres humanos.

Semana Sostenible: Uno de los proyectos pretende pasar de 33 a 7 CAR en el país. ¿Qué piensa de eso?

F.S.: Son iniciativas muy respetuosas, pero hagamos una reflexión, si así como están es muy complejo controlar todo el territorio, mucho más difícil será si las suprimimos. Tendrían menos dientes para adelantar esos controles. Sin embargo, nosotros seremos absolutamente respetuosos de lo que el Congreso, la ley y la norma nos indique; siempre estaremos atentos a atender los llamados. 


Construcciones en cerros orientales de Bogotá. Foto: archivo/Semana.

Semana Sostenible: ¿Qué va a pasar con los bienes muebles que se encuentren ubicados irregularmente en los cerros orientales de Bogotá o en zonas protegidas?

F.S.: Todo lo que la norma nos permita, lo vamos a hacer. He querido soportarme en la norma y dentro de ella procederemos con lo que nos ordenen los jueces. 

Semana Sostenible: ¿Los controles seguirán?

F.S.: Sin lugar a dudas. Los controles serán muy radicales, vastos y cada vez más eficientes. La idea es tener unos cerros sagrados. El ciudadano debe entender que nosotros como autoridad ambiental estaremos controlando para que no haya absolutamente nada fuera de la ley, llámese construcciones o cultivos, entre otras cosas porque es una prioridad de la alcaldesa electa Claudia López. Con ella hemos tenido algunas reuniones en las que hemos coincidido en que ese es un tema sagrado para los capitalinos.