Poco a poco la temporada de lluvias se va extendiendo por las diferentes regiones del país. En departamentos como Antioquia, Cundinamarca, Boyacá, Santander, Tolima, Huila, Chocó, Putumayo, Caquetá, Cauca y Norte de Santander sus impactos ya han comenzado a sentirse. 

Deslizamientos de tierra, vendavales e inundaciones se han registrado en varios municipios y ciudades como, por ejemplo, en Medellín donde un aguacero de cerca de dos horas causó este lunes la caída de 18 árboles, tres postes de energía y el reporte de cerca de 300 emergencias en la línea 1-2-3, de las cuales 50 fueron priorizadas. 

El torrencial también obligó a la suspensión por más de una hora de las líneas de Metrocable, Tranvía y Metroplús, así como del Aeropuerto Olaya Herrera. En Medellín, entre tanto, se registraron 1.088 descargas eléctricas tipo nube-tierra. 

Le puede interesar: Australia no tendrá invierno en 2050

Pero la tempestad también dejó algo positivo. Según la directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Yolanda González, la nubosidad que se viene registrando en el Valle de Aburrá ha favorecido a incrementar los contenidos de humedad y, con esto, a mejorar de la calidad del aire. "La mayor presencia de precipitaciones contribuirá a limpiar la atmósfera", aseveró. 

La funcionaria informó, además, que el país ha entrado de lleno a la primera temporada de lluvias del año y esta se extenderá hasta mediados de junio. 

"Sin embargo, esperamos que las lluvias más fuertes se registren en el mes de abril; esa es la predicción que tenemos hasta ahora. Las próximas semanas aumentará la nubosidad, especialmente en la tardes y noches en la mayor parte del país. También se registrarán tormentas eléctricas", explicó.

Le recomendamos: Colombia: entre las lluvias y la sequía 

González espera que de poco aumenten las precipitaciones en la región Caribe (Sucre, Magdalena, La Guajira, Córdoba, Cesar, Bolívar y Atlántico), al igual que en departamentos como Casanare y Meta, donde el verano ha generado la mortandad de peces y animales como consecuencia la sequía de ríos, quebradas y lagos.  

El invierno podría provocar deslizamientos, lluvias torrenciales y el desbordamiento de ríos, razón por la cual el Ideam viene emitiendo alertas tempranas para que las autoridades y los habitantes del pie de monte amazónico, Antioquia y Santander estén atentos y tomen las medidas de precaución del caso. 

Puede leer: Qué es la "bomba meteorológica", la tormenta invernal que azota con violencia la costa este de EE. UU.

"Esperamos que en los ríos de cuenca de alta pendiente se presenten crecientes súbitas por cuenta eventos extremos. En los últimos días hemos tenido lluvias de 30 a 40 milímetros, entonces después de estar más de 90 días sin precipitaciones el impacto es muy fuerte. Hay que estar atentos, pues tendremos lluvias fuertes en muy pocas horas", puntualizó. 

La Directora del Ideam hizo un llamado a los alcaldes y gobernadores para que adelanten las obras necesarias que permitan mitigar los riesgos que puede traer consigo el invierno. Recomiendan limpiar alcantarillas, dragar ríos y activar los comités locales de gestión del riesgo de desastres.