La tortuga verde (Chelonia mydas) es una de las especies más impactadas por la caza indiscriminada. Los huevos, juveniles y adultos son aprovechados para el consumo humano, mientras que el caparazón es utilizado como ornamento.

Según el Instituto Humboldt, 400 reptiles de esta especie fueron sacrificados para consumo en un solo año en Riohacha, capital de La Guajira. “Actualmente, de todas las tortugas marinas que habitan en el Caribe colombiano, la verde es probablemente la más explotada y comercializada para el consumo humano”.

Le puede interesar: ESPECIAL: Ojos indígenas velan por la tortuga charapa en la Amazonia

Debido a la alta demanda de sus huevos y carne, la tortuga verde está catalogada como una especie en peligro de extinción, tanto a nivel nacional como global. Sus subpoblaciones han disminuido a menos de 250 individuos maduros. 

Dos tortugas verdes fueron econtradas por la Policía en una lancha anclada en una de las playas de Manaure Foto: Corpoguajira.   

“Las pesquerías del Pacífico colombiano atrapan y dan muerte cada año a más de 50 individuos de tortugas marinas, siendo la verde la que es capturada con más frecuencia”, informa el Libro Rojo de Reptiles de Colombia elaborado por el Humboldt.

Le puede interesar: ¡Llegaron las tortugas marinas a anidar en el Tayrona!

Hace pocos días, la Policía Nacional encontró dos tortugas verdes de gran tamaño en una lancha anclada en una de las playas del municipio de Manaure, en La Guajira. Probablemente, los reptiles fueron sacados de las aguas del océano Atlántico por pescadores para ser comercializadas o consumidas.

Las tortugas fueron llevadas a la Corporación Autónoma Regional de La Guajira (Corpoguajira), donde expertos evidenciaron que se trataba de dos hembras, una adulta y otra juvenil, con 60 y 40 kilogramos respectivamente.

Las tortugas verdes regresaron a su hábitat natural: el oceáno Atlántico. Foto: Corpoguajira.

“En el momento de la valoración, los profesionales concluyeron que estaban en buenas condiciones físicas y sin traumas ni heridas aparentes, por lo que tomamos la decisión de liberarlas inmediatamente en un lugar apto para su supervivencia”, informó Corpoguajira.

Las playas de Manaure le dieron la bienvenida a las dos imponentes tortugas, animales que esperan no volver a caer en las redes de los pescadores. “Esta especie está en peligro. Su población se ha reducido en un porcentaje mayor a 50 por ciento en vida silvestre”, informó la autoridad ambiental.

Le puede interesar: Tras las huellas de la tortuga sabanera del Casanare

Según la corporación, a las playas de La Guajira llegan otras especies de tortugas determinantes para el equilibrio ecológico de los mares, como las tortuga caguama, cabezona o gogo (Caretta caretta), carey (Eretmochelys imbricata) y canal o laúd (Dermochelys coriacea).

“Le hacemos un llamado a la comunidad para que cambie los hábitos alimenticios, es decir, no consumir carne de tortuga. La caza y comercialización de estos animales son un delito tipificado por la normatividad colombiana”, advirtió Corpoguajira.

El consumo de carne y huevos de tortuga no ha podido ser controlado en el Caribe colombiano. Foto: Corpoguajira.

Insignia colombiana

La tortuga verde hace presencia en los mares tropicales y subtropicales del planeta. En Colombia es posible verla en las playas del Caribe y Pacífico, en departamentos como Atlántico, Bolívar, Cauca, Chocó, Córdoba, La Guajira, Magdalena, Nariño, Sucre, Valle del Cauca y el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Las más jóvenes se encuentran en la zona oceánica, es decir, en mar abierto con una profundidad del agua mayor a 200 metros. Al alcanzar tamaños cercanos a los 25 centímetros, se desplazan a hábitats marinos costeros. Los adultos se dispersan de las zonas de forrajeo hacia corredores oceánicos para el apareamiento”, menciona el Humboldt en el libro rojo.

Las tortugas verdes abundan en las playas de La Guajira. Foto: Corpoguajira. 

Chelonia mydas se reproduce cada dos o cuatro años. En el Caribe colombiano la estación de anidación se extiende desde julio hasta noviembre y  las playas de anidación se encuentran en la península de La Guajira, islas del Rosario, golfo de Morrosquillo, Archipiélago de San Andrés y Providencia, Isla Gorgona, y playa El Valle en Chocó.

Según el Libro Rojo de reptiles en Colombia, las posturas varían entre 85 y 150 huevos. "Hoy en día sólo permanecen pequeños grupos de adultos reproductivos en los cayos del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. En el Pacífico oriental la reducción en los últimos 20 años ha sido superior a 95 por ciento”.

Le puede interesar: Red de tráfico internacional pone en riesgo a extraña especie de tortuga de la Orinoquia

Además de la caza indiscriminada, la tortuga verde está amenazada por la alteración de las costas (erosión, contaminación, urbanización y turismo).

 Esto hace a los adultos vulnerables al acercarse a las costas para completar su ciclo reproductivo, donde son cazados por los pescadores locales. El calentamiento global causa la pérdida de playas para anidar, incremento de la muerte embrionaria por alteraciones en los regímenes hidrológicos y aumento en las temperaturas de incubación”.