Miles de perros y gatos que deambulan en las calles y solo viven de lo que algunas personas les dan de comer, quedaron a la deriva durante estos meses de cuarentena. Otros, terminaron viviendo en la calle pues sus amos, en medio de la situación, los abandonaron a su suerte. 

Le puede interesar: Los perros, protagonistas por un día de las redes de los famosos

En la región del Valle de Aburrá, por ejemplo, las cifras son desalentadoras. Estiman que hay 3.582 perros y gatos en situación de calle, que en medio de esta crisis no tenían nada que comer. Es por eso que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Universidad CES decidieron unirse en un convenio suscrito en mayo para ayudarlos.

Le sugerimos: EN VIDEO: Los ángeles de los animales de la calle

Desde el inicio de la cuarentena una de nuestras principales preocupaciones como entidad era cómo fortalecer la gestión de los municipios del Valle de Aburrá para atender la fauna doméstica que se encuentra en situación de calle. 1.044 millones de pesos en un convenio de asociación con la Universidad CES nos han permitido hacer presencia en los 10 municipios del Valle de Aburrá”, explicó Juan David Palacio Cardona, director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Hasta el momento han entregado 79.248 kilos de concentrado para perros y gatos en estos municipios propuestos. Han hecho dos de las seis entregas que están programadas y que se hacen a través de 10 administraciones municipales. Cada alcalde recorre el territorio para identificar sectores y familias que necesiten la ayuda.

Puede leer: Adopción de perros y gatos se disparó durante la cuarentena

En estas condiciones actuales de pandemia, muchos de los animales que la gente alimentaba cotidianamente en sus barrios no están siendo atendidos. Entonces, con este programa, buscamos proteger a esta fauna. Hace parte de la filosofía institucional, atender, a través de nuestros diferentes recursos, estos animales en pro de su beneficio”, dijo John Didier Ruiz Buitrago, decano de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES.

Las ayudas, sin embargo, no son únicamente para los animales domésticos que habitan en las calles. Muchos hogares han tomado la decisión de deshacerse de sus mascotas pues a raíz de la crisis económica no tienen los recursos suficientes para alimentarlos. Para evitar que esto pase, el programa también tiene como objetivo apoyar a familias que están presentando dificultades económicas y necesitan alimentar a sus animales.

Le recomendamos: ¿Qué implica para los animales en Colombia el fallo a favor del perro Clifor?

A su vez, el alimento puede llegar a los albergues de los municipios que han pedido con anticipación este apoyo, o a los programas de alimentación de perros y gatos en situación de calle que tiene cada una de las localidades.

Por otro lado, gracias a este convenio han logrado fortalecer los programas municipales de atención para perros y gatos abandonados. Destinaron cerca de 600 millones del presupuesto total al programa de apoyo alimentario y lo demás a la Unidad Móvil de Bienestar Animal. Esta presta atención veterinaria básica, vacunas y hasta servicio de peluquería en las jornadas que se llevan a cabo en cada municipio.

La facultad de Medicina Veterinaria y Zootencia de la Universidad CES, por su parte, también tiene un proyecto independiente que se llama Ellos también nos necesitan. Y lo que busca es vincular a la comunidad, que puede ayudar a través de donaciones en efectivo o en especie, para que logren atender a más animales en condición de calle. Han logrado ayudar a animales de Itagüí, Medellín y Envigado, y su objetivo es dar un aporte adicional al trabajo de las autoridades locales, según explicó Ruiz Buitrago