El hundimiento de una draga en el río Magdalena, cerca de la bocatoma del acueducto de Barranquilla, generó el derrame de 200 galones de combustible tipo ACPM.

Este incidente, ocurrido a un kilómetro del Puente Pumarejo, encendió las alarmas por las repercusiones ambientales y a la salud humana que podría acarrear.

Para contrarrestar su impacto se diseñó un plan de reflotamiento de la draga con el fin de prevenir que cualquier residuo pudiera llegar a afectar la bocatoma de la capital de Atlántico. 

“Con el acompañamiento técnico de la Armada y de expertos se está adelantando el proceso para determinar la flotación de los equipos, su recuperación y lo relacionado con la contención de cualquier derrame potencial derivado de ese proceso de remoción", indicó Alberto Escolar, director de la Corporación Autónoma Regional del Caribe, quien afirmó que la emergencia se originó debido a que la maquina tenía una fisura. 


Le puede interesar: ¡Nutrias en Cundinamarca!

"La empresa de adoquímicos que tiene un vertimiento regulado y contrató a un tercero para hacer una relimpieza de esos contaminantes, es uno de los implicados en este caso, así como el contratista que debió garantizar que la maquinaria estuviera en buen estado", apuntó.
 
El Funcionario señaló además que una de las medidas adoptadas consiste en que la empresa se someta a lo establecido por los comités departamental y distrital de gestión del riesgo.

Entre tanto, el ministro Ricardo Lozano Picón recalcó que lo importante era no quedarse solo en el punto específico, sino ir más allá de Barranquillla, del municipio de Soledad y del departamento del Atlántico. 

"Tenemos que  ajustar y fortalecer las medidas para que esto no siga sucediendo y además, mirar qué pasa a lo largo del río", manifestó Lozano. 

Los trabajos de rescate de la draga sumergida en el Río Magdalena se encuentran suspendidos porque los planes de contingencia y de seguridad para retirar la barcanza no han sido aplicados. Foto cortesía: Ministerio de Ambiente. 
El jefe de esa cartera aseveró que en lo referente al derrame de petróleo ocurrido en el Parque Nacional Natural Vía Parque Isla de Salamanca la situación era mucho más delicada, pese a que la mancha de crudo ya había sido confinada en un área de 200 x 10 metros y estaba siendo extraída con una maquinaria especial. 

"Es necesario comprender que al viajar entre Barranquilla y Santa Marta se atraviesa por una zona de altísima sensibilidad con un ecosistema único", recalcó el Ministro. 

El Funcionario recomendó además señalizar mejor la zona para que los visitantes sean conscientes del lugar donde se encontraban. 

"Debemos hacer un pacto en la región entre las diferentes autoridades locales, regionales y departamentales, junto con Parques Nacionales para recordarles a los ciudadanos que este es un santuario de fauna y flora recuperado, que tiene un alto valor ecológico”, expresó Lozano. 

El volcamiento del camión se registró el pasado sábado, en el kilómetro 22,5 de la vía Ciénaga-Barranquilla, a la orilla del Parque Nacional Natural. 

A su turno, Luz Elvira Angarita, directora de Parques Nacionales Naturales, terriotorial Caribe, aseguró que en esa área se irrespetan a diario las velocidades permitidas.  

“Allí el límite es de 80 kilómetros por hora, pero se presenta atropello de fauna y accidentes porque los conductores no cumplen las normas", comentó la funcionaria.
 
Por su parte, Eduardo Verano de La Rosa, gobernador de Atlántico, propuso disminuir la velocidad en esta vía, por medio de un pacto colectivo del que no especificó detalles.