La reacción del Distrito a los duros cuestionamientos realizados por la personera de Bogotá, Carmen Teresa Castañeda, sobre las presuntas irregularidades en los procesos de socialización para adelantar la tala de árboles en la ciudad, no se hicieron esperar.

El subsecretario de Ambiente, Óscar López, fue el encargado de responder a los señalamientos hechos por la funcionaria. 


Puede leer:Deforestación ahora arremete contra el Pacífico colombiano


"Hay que dejar claro que no existe un plan de tala en la ciudad. Este es un ejercicio que se hace normalmente en el mantenimiento del arbolado urbano de la ciudad", comentó López, quien informó que en la administración de Gustavo Petro se talaron más de 14 mil árboles, mientras que en la de Samuel Moreno fueron alrededor de 8.300 plantas. 

"Nosotros vamos en 10.000, pero se han sembrado 23.000 nuevos. Estos son procesos normales de mantenimiento y renovación de los corredores de arbolado de la ciudad", manifestó. 

Los habitantes de la carrera novena de Bogotá protestaron simbólicamente por la tala realizada hace unos días. Foto: Archivo particular. 
Frente a las críticas hechas por la Personera por la aparente falta de socialización y la nula participación ciudadana en la toma de decisiones, el funcionario dijo que le enviarían una carta a este organismo de control para que les defina cuál es el protocolo que deben seguir para la divulgación del proceso de tala de árboles. 

"La idea es hacerlo entonces de acuerdo a los parámetros que ellos nos están solicitando. La Personería pide que se realice una mayor difusión a la ciudadanía, a pesar de los trabajos de sensibilización que ha venido adelantado el Jardín Botánico", recalcó. 

Ante las críticas por la supuesta falta de estudios técnicos, serios y ponderados que justifiquen la tala, López explicó que la Secretaría Distrital de Ambiente cuenta con 57 ingenieros forestales, más un completo equipo de biólogos que apoyan esta labor. 

"Ellos son los que revisan el ciento por ciento de las fichas del arbolado urbano de la ciudad. En esto no se puede generar espacios a dudas, pues la Secretaría o el Jardín Botánico cuentan con el equipo idóneo para  evaluar los árboles", apuntó. 



La Personería dijo que no conocen los documentos que soportan el otorgamiento de las licencias ambientales para el diseño paisajístico que se quería modificar.

"Yo creo que existe una desinformación al respecto, ya que el tema del aprovechamiento del arbolado urbano en la ciudad no requiere una licencia ambiental. Si se revisa la norma, dicho aprovechamiento forestal se hace a través de los soportes de los conceptos técnicos avalados por los ingenieros forestales. Hay que hacer claridad sobre eso", recalcó.
 
En lo concerniente a los rumores sobre posibles favorecimientos en el contrato de tala, Laura Mantilla, directora del Jardín Botánico, aseveró que esa había sido una licitación pública que se se adjudicó a finales del año pasado. 

"Se llevó a cabo por medio del procedimiento normal", afirmó. 

La comunidad de las zonas donde son intervenidos los árboles denuncian falta de socialización por parte de las autoridades. Foto: Archivo particular. 
En cuanto a la polémica generada por el hecho de que se está pagando por árbol talado la funcionaria advirtió que toda labor tenía un costo y una variable. 

"No vale lo mismo trabajar un árbol pequeño que uno grande, son variables", dijo. 

Entre tanto, López resaltó que la única autoridad que otorga el aval para el aprovechamiento forestal de un árbol es la Secretaría de Distrital de Ambiente. 

"Aquí no interviene ningún privado, no media nadie. El Jardín Botánico levanta los conceptos técnicos y la autoridad ambiental los aprueba, junto con un equipo técnico primer nivel", puntualizó. 

Las autoridades revelaron que la madera que se recoge hace parte del contrato. 
"Creo que en ese aspecto también hay desinformación; hay quienes dicen que esa madera sirve para fabricar mesas y muebles, pero eso no es cierto, pues si un árbol se está talando porque la madera está podrida, yo no sé qué mesa se pueda construir", aseguró el Subsecretario, quien mencionó que los árboles de alto porte son trizados. 


"El Jardín Botánico tiene además una zona de aprovechamiento en la que se tritura la madera y se reutiliza para generar fertilización, pues contamos con una planta de compostaje para volver la madera, abono para la tierra que luego utilizamos para la plantación de los árboles con los que hacemos la compensación de los talados", expresó. 

Bogotá tiene más de 1.257.000 árboles en espacio público y alrededor de 1.300.000 en terrenos privados. En lo corrido  de 2018, más de 1.000 árboles han sido atendidos por riesgo: 550 por volcamiento y otros 500 por condiciones de fractura, principalmente en su tronco. 

"En lo corrido del 2018 van más de 570 árboles volcados en toda la ciudad. Tan solo el 6 de agosto, 32 árboles se cayeron, pues ese día hubo vientos hasta de 60 nudos. Ante este panorama se hace necesario el mantenimiento, pues no hacerlo generaría riesgo para la población. Es fundamental que la gente entienda que nuestra labor es meramente preventiva", finalizó. 
Tan solo ayer se registró la caída de otro árbol en la calle 220 con Autopista Norte.