Inspirar, ese ha sido uno de los principales objetivos del Festival Detonante en las cinco ediciones que ha desarrollado. Y lo ha logrado.

A partir de esta iniciativa muchos jóvenes se han atrevido a emprender y explotar lo mejor de su talento para salir adelante. Los ejemplos y conocimientos que han encontrado y adquirido a lo largo de estos cinco años, les han valido para empoderarse y creer en sus potencialidades.

Las oportunidades que se han abierto para todos estos soñadores son, quizás, uno de los grandes aportes que Detonante ha dejado en el territorio. Esta versión no fue la excepción. Les presentamos los cinco legados que deja el festival este año en pro del desarrollo de Quibdó, el Chocó y el Pacífico.

1. Segunda fase de la planta de biotransformación

En Quibdó se producen diariamente ocho toneladas de basura. Actualmente en la Planta de Biotransformación solo se procesa el 10 de los residuos orgánicos de la ciudad, a partir de los desechos que se recogen de la plaza de mercado, las legumbrerías y los restaurantes. Estos son dispuestos en camas para ser transformados por lombrices en abonos que, posteriormente, son comercializados.

En la quinta edición de Detonante se anunció la construcción de la segunda fase de esta planta. Tendrá un espacio adecuado para el procesamiento de plástico, cartón, vidrio y latas. María López, cofundadora de Detonante, indicó que la empresa Coca-Cola financiará la construcción de esta estructura.

Le sugerimos: Detonante impulsa el talento de los jóvenes del Pacífico

“El sueño que tiene Detonante es que Quibdó sea la primera ciudad del país en economía circular, en términos de desechos.  Siendo la capital de la biodiversidad del planeta, Quibdó ha demostrado que puede recoger todos estos residuos y reciclarlos”, comentó.


María López, cofundadora de Detonante, dio a conocer la noticia sobre la segunda fase de la Planta de Biotransformación de Quibdó. Foto: Detonante.

López explicó que Detonante asumió el compromiso de crear diez plantas de biotransformación y llegar, en cinco años, a transformar la totalidad de la basura de la capital de Chocó. “Eso requiere inversiones importantes, alianzas público-privadas, pero sobre todo compromiso de la comunidad”, dijo López, quien agregó que era necesario dejar de ver a las grandes compañías como enemigas y más bien llamarlas a mitigar sus impactos invirtiendo en este tipo de proyectos. 

La meta es que el próximo año comience a ejecutarse este proyecto.

2. Crearán fábrica de software


Carlos Mario Estrada, director General del Sena, informó que en Quibdó se pretende abrir la primera fábrica de software del Pacífico colombiano en 2020. Foto: Detonante.

El director General del Sena, Carlos Mario Estrada, anunció que en Quibdó se abrirá la primera fábrica de software del Pacífico colombiano en 2020. Para lograrlo, dijo que se adelantará una serie de bootcamps en habilidades digitales, programación y conocimientos tecnológicos durante el primer trimestre del próximo año. Estos campos de entrenamiento o cursos intensivos serán impartidos por representantes de multinacionales como Amazon, Microsoft, Oracle, Google, entre otras. “La idea es que, posteriormente, esas grandes compañías que los van a capacitar, los empleen”, explicó el funcionario.

Estrada indicó que el reto era preparar a 200 jóvenes de Chocó (100 mujeres y 100 hombres) antes de haber finalizado el año para que se pudieran insertar laboralmente en el mundo de la cuarta revolución industrial. “En esta edición de Detonante realizamos dos bootcamps para ambientar en temas digitales a 50 jóvenes. La idea es empezar con ellos y, paulatinamente, ir sumando más”, explicó el Director del Sena.

3. El Pacífico tendrá su propio mercado cultural

Con el fin de visibilizar, potencializar y apalancar los talentos de la región, se planteó la creación del Mercado Cultural del Pacífico (Mekupa). La meta es apoyar los procesos existentes e impulsar otros que estén en etapa temprana, a partir del relacionamiento, la realización de alianzas estratégicas, la capacitación y el desarrollo de ruedas de negocios, entre otras tácticas, que permitan la generación de oportunidades para el sector artístico y cultural de la región.

“Los mercados culturales permiten que los artistas estallen, exploten y se disparen”, comentó Juancho Valencia, director y fundador de la empresa de producción musical Merlín Producciones.


Con el mercado cultural se buscará visibilizar los emprendimientos de la región. Foto: Mauricio Ochoa Suárez.

4. Jóvenes creadores del Chocó tendrían nueva sede

La Corporación Jóvenes Creadores del Chocó aprovechó la presencia de la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, así como de la ministra de Cultura, Carmen Vásquez, para solicitarles su ayuda para la construcción de una sede propia.

Al término de la Bakanaka realizada en la Institución Educativa Isaac Rodríguez Martínez, situada en el barrio El Reposo 3, de Quibdó, ambas se comprometieron a gestionar recursos para poder cumplirles el sueño a los cerca de 200 integrantes de esta organización que, durante sus 11 años de funcionamiento, ha logrado arrebatarles a las calles cerca de 500 jóvenes del Chocó, a través de la enseñanza de la danza urbana y tradicional, así como del teatro.  


La Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, compartió con los integrantes de la Corporación Jóvenes Creadores del Chocó. Foto: Mauricio Ochoa Suárez.

La Corporación cuenta con un terreno que fue adquirido con los ahorros de las presentaciones que han hecho los jóvenes en diferentes partes de Colombia, así como en Brasil, Alemania y España, países  a los que han viajado a mostrar su talento.

Le recomendamos: Chocó, el territorio donde detonan las buenas ideas

“Hemos descubierto el poder de la cultura para generar protección, resistencia, pero también transformación. El Pacífico se está moviendo a través de las organizaciones sociales, pero la institucionalidad debe articularse más con esas organizaciones de base para poder reducir el desempleo y la violencia en esta región. Necesitamos protección y más respaldo, porque estamos impactando, pero no es suficiente”, Katherin García, directora la Corporación.

5. Generación de oportunidades

El relacionamiento e intercambio de experiencias al que tuvieron acceso los emprendedores chocoanos que participaron en Detonante, les permitió generar contactos y alianzas para potencializar sus modelos de negocio y abrir nuevos nichos de mercado.

De igual forma, varias de las empresas y proyectos productivos participantes encontraron en Quibdó oportunidades para ampliar sus mercados, incursionar en otros modelos e incluso establecer sedes o proyectos en esta región del país.

Martín Ramírez, fundador y director de Cáscara Tech, mostró, por ejemplo, su intención de donar su conocimiento y experticia, a partir de la apertura de un taller para la elaboración de platos hechos con base en cartón y cáscaras de frutas, verduras, hortalizas y cereales, entre otros elementos.   

Puede leer: “Detonante debe replicarse en otras regiones del país”: Ministra de Cultura

“Empecé esta iniciativa prensando cartón corrugado y hojas de cualquier tipo. Inicié con uchuvas, cascarilla de arroz, maíz, plátano, yuca y todo lo que fuera económico y estuviera disponible. Para mí eso era suficiente. Se elaboran a mano y tienen diseños únicos, ahí está su valor agregado”, afirmó.

Ramírez, al percatarse que su iniciativa gustaba y que los empezaron a comprar chef y restaurantes de alta categoría, decidió continuar. “Apenas me di cuenta de que sí había un mercado que estaba buscando platos reciclados y con diseños exclusivos, decidí avanzar en una segunda fase, más compleja y a gran escala, para hacer productos como platos, vasos y recipientes de modo masivo, pero más económicos para poder competir directamente con el plástico, pues la idea es reemplazar este último con utensilios hechos con bagazo de caña”, manifestó.


Los emprendedores de Chocó encuentran en Detonante una posibilidad de capacitarse y realacionarse. Foto: Detonante. 

La idea de Martín y Detonante es que en la Planta de Biotransformación de Quibdó se abra un espacio para montar un taller en donde, inicialmente, se elaboren los platos hechos en cartón y cáscaras, cuyo precio por unidad oscila en 3.000 pesos. Sin embargo, Ramírez asegura que en internacionalmente se pueden comercializar hasta en 6.000 pesos.

Lea también: La cultura y el emprendimiento detonaron en Quibdó

Mi sueño en Chocó es que esta línea manual, que requiere mano de obra local, sea implementada acá. Solo es necesario invertir en maquinaria (prensa e impresora 3D) y contar con un espacio para sacar productos que están a buen precio, se pueden vender en buen volumen y generar rentabilidad, pues no concibo un negocio que no dé ganancias, por pequeño que sea”, apuntó.  

Según Ramírez existen personas que apetecen y están comprando este tipo de productos. “Son utensilios de alta calidad y valor estético. Para la planta de biotransformación sería, además, un espacio de creación que entraría complementar lo que ya existe. Mi objetivo es donar el conocimiento y la tecnología. Yo aprendí que era rentable y si quieren replicar este modelo acá por mí no hay problema, por el contrario, me sentiría orgulloso”, expresó.  

La ñapa 

El rescate de las tradiciones, oficios, saberes y ritmos ancestrales de la región ha sido otra línea que desde Detonante se ha querido fortalecer. En esta ocasión, por ejemplo, se quiso rendir tributo a la música del Pacífico y a uno de sus artistas más emblemáticos: Jairo Varela. Para tal fin fueron invitadas agrupaciones como el Grupo Niche, la Pacífican Power, Son y Sabor y su Malandraye, Crudo Means Raw y Son Bacosó, que se encargaron de deleitar a miles de sistentes que se dieron en el Malecón de Quibdó en el concierto de cierre del festival. 


El Grupo Niche rindió tributo a Jairo Varela, oriundo de Quibdó y fundador de esa agrupación. Fotos: Detonante.


Miles de personas se dieron cita en el Malecón de Quibdó en el concierto de cierre del Festival Detonante 2019. Foto: Detonante. 


Los asistentes al concierto disfrutaron con las cinco agrupaciones que se presentaron en el escenario. Foto: Detonante.